Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

viernes, 14 de octubre de 2011

El concurso.

 
El presentador la miraba fijamente mientras arqueaba una ceja. El plató de televisión estaba completamente a oscuras y sólo uno de los focos se centraba en ella. 

-          Dígame María, las siguientes respuestas en menos de un minuto:
-          ¿Qué término usaría para definir la sombra débil que hay entre la luz y la oscuridad?
-          ¡Penuria!

-          ¿Y el líquido transparente para desinfectar las heridas?
-          Agua exagerada.

-          ¿Cómo definiría la autopista que bordea las ciudades para no tener que atravesarlas?
-          Circuncisión.

-          ¿Verbo que se utiliza para definir la mezcla de aceite, vinagre y sal para echarle a las ensaladas?
-          Enderezar.

-         ¿ Cuando algo es aburrido y sin alteraciones se le denomina...?
-          Monógamo. 

-          ¡Muy bien! Nos lavamos los dientes con…
-          Pasta centrífuga.

-         ¿Qué término recibe la irritación ocular que escuece y pica?
-          Cojontivitis.

- ¡Tiempo!  

(Sirena estridente en el plató y aplausos del público)
 
- Vaya, María, me ha dejado usted fumigado completamente. No salgo de mi apoteosis...

(Más aplausos)

      - Dígame una cosa, si continuamos en el siguiente nivel, juega usted por 10.000 leuros… ¿seguimos o se planta?

-    Pues me pone usted entre la espalda y la pared, luego lo mismo me toca rascarme las vestiduras. Tendré que preguntarle a mi Fermín, ¿sabe usted?, que es la hormona de mi zapato. Es Guarda Civil, más guapo él, con su uniforme y su trípoli y todo... Y es que, si luego fallo, se me va a poner hecho un obelisco-. Dijo temblorosa sudando.

- Tranquila, María, tranquila. Si nota usted aquí mucho soborno, le traemos un vaso de agua ¿o prefiere mejor otra cosa?

- ¡Ay, pues gracias! Prefiero mejor una confusión de té, sí, es que esto de la minipausia te deja peor que un cólico frenético.    

-    ¡Por supuesto! Pero no le pida usted peras al horno, no vayamos a dispersarnos con el tiempo. 

-    ¡Ay, no me hable usted de tiempo que casi salgo volando viniendo hacia aquí! ¡Menudas garrafas de viento que hay hoy en la calle!

- Ni que lo diga, María, yo no lo habría definido mejor. Es que por lo visto, se prevé una tormenta que ni el danubio universal.

- Ya, pues mire, Sr. Paco, que yo creo que me voy a casa, que más vale pájaro en mano, que siento bonitos. Quiero volver refollante de felicidad, no vaya a ser que por decidir mal se me queden espuelas y me dé un simposium.

5 comentarios:

  1. ¡Es genial!
    Que risa... si es que la gente tiene un vocabulario... jajajja

    sigue así!!

    Cali

    ResponderEliminar
  2. Divertidísimo! Y pensar que hay gente que se creé genial usando esta terminología! Un humor sutil, divertido,irónico,inteligente

    ResponderEliminar
  3. Al fin pude publicar el comentario!Pardiez! Vive Dios! Me encanta tu sentido del humor

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ;-) Jajaj, vive Dios, sí...en lontanaaaaaaaanza. Gracias por tus comentarios!

    ResponderEliminar
  5. Y ahora que por fin encontré en dónde hacer comentarios en tu blog, no encuentro como seleccionar mi perfil.

    Soy Legendario.

    Ya había comentado este cuento en GB, pero lo repito aquí: es muy bueno.

    ResponderEliminar