Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

miércoles, 5 de octubre de 2011

El lenguaje delator



Ayer volví a sorprenderme en la reunión anual de padres de cada inicio de curso. Éramos cuatro gatos pelados y por si fuera poco, mal educados. No sé cómo pretendemos que los hijos se comporten en condiciones, cuando las primeras que molestan, murmurando sin cortarse y no dejando oír al resto, son algunas madres. Eso, por no hablar de la cantidad de politonos que fui capaz de contar, ya que lo de poner el móvil en silencio es una práctica bastante poco común en estos casos. Será que lo han dejado para hacerlo justo antes de los anuncios de Movierecord en el cine. El caso es que me faltó chistarlas, en plan bibliotecaria amargada (non-stop working girl), contagiada por ambiente del recinto.

Una vez acabamos, y tras varias tandas de ruegos y preguntas, una de las oyentes madre-coraje, de esas que pasan más tiempo en el colegio que en su propia casa y habla de tú a tú a los profesores,. argumentó que ella no había podido conseguir el libro de oraciones.

- ¿Libro de oraciones?- le susurré entre aterrada y extrañada a mi compañera de atrás-. Juraría que no se me ha pasado comprar ningún material. ¿Qué libro de oraciones?
- Sí, uno pequeño, tamaño agenda.
- No caigo, de verdad. El único libro al respecto es el de Lengua ¿No será un anexo?
- No, es uno que pone "Oremos".
- ¡Joder! ¡que no es de oraciones gramaticales!

Fue entonces cuando percibí una toba en la rodilla por parte de mi ex-marido:
- Serás atea...
- No, no, hombre, no: académica.

6 comentarios:

  1. Jajaja. Jolín... pues sí que vamos bien... ayer le solté una frase a unos compañeros que se burlaron en clase DELANTE DE LA PROFESORA (y esta no hizo nada más que decir una vez "Parad, Fulanito y menganito...") de una compañera sin compasión alguna. Me decía a mí misma que si no lo decía, reventaba. Y me planté delante y les solté:

    -Perdonad, os puedo decir una cosa? Que no sé que tipo de personas os creéis que sois haciendole ese tipo de cosas a alguien que no os ha hecho nada. Y no me interesan vuestros problemas privados por lo que lo hayáis hecho. Simplemente me parece mal, y aunque se lo hubiéseis hecho a alguien que no conozco, seguiría pensando lo mismo. Gracias y hasta luego.

    Lo dije con toda la rabia del mundo, me di la vuelta y me fui.

    Me revienta que la gente no tenga ningún tipo de empatía. Tal vez la mía sea exagerada (ya me lo han dicho varias veces, y eso no es muy bueno tampoco. Ni tanto, ni tan calvo), pero no me parece bien cómo piensa la mayoría de gente de ahora.

    Un besazo

    Cali

    ResponderEliminar
  2. Imagino que es complicado en el caso de un colegio privado (creo que el tuyo lo era, ¿no?) porque los padres son los clientes. Pero yo de todas formas siempre he trabajado con jefes que tenían la firme convicción de que al cliente se le educa en las normas y haceres de la empresa. Digo todo esto porque yo no me habría cortado de ser pedagógico como mínimo, autoritario de último. Si a un cojunto de adultos X hay que tratarlo como si fueran niños, sea; se les ponen bozal si ladran y listo.

    Ya sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero por aportar una idea xD

    ResponderEliminar
  3. No era mi cole, era el de mi hijo que tampoco es privado, así que me da igual. Era cuestión de respeto...

    ResponderEliminar
  4. Ah, los politonos... ¿Qué sería de la vida sin ellos? La enriquecen, la colorean, le dan sabor. Nada como un buen politono, como el de la Macarena, para dejar constancia de nuestra presencia en cualquier lugar, eso como mínimo. Los homónimos también dan mucho juego. Percibo aquí una Analogías ensayando avatares en los albores de Analogías. ¿Esto no es una anáfora?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja...habrás dormido bien para soltar lo que acabas de decir, no?

      Los avatares sí, me canso de mí misma...Soy así de "cansina".

      :-)

      Eliminar