Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

jueves, 8 de mayo de 2014

¿Y ahora qué? (reedición 2014)


Váis a decir que ando de refritos últimamente, pero al hilo de un comentario de Jorge, he recordado esta entrada del Pleistoceno y no he podido esbozar una ligera sonrisa al volverla a leer: aquí os la dejo de nuevo, esta vez editada, que no hay nada mejor que pase el tiempo para corregir tus propios escritos.



- ¿Y ahora qué? – preguntó el Presidente de Rusia.
- Ahora ya nada – contestó el israelí.
- ¿Cómo es posible que hayamos caído en semejante trampa? Los chinos, esos que parecían tan trabajadores, tan independientes, tan inofensivos… y nos han engañado como a un «ídem» -intervino sarcástico el presidente de Francia.
- Se han quedado con todo – confirmó la Presidenta de Emiratos Árabes, cabizbaja.
- ¿Cómo es que ninguno de nosotros ha visto la trampa? - se encolerizó el estadounidense – ¿Con los gabinetes de inteligencia que tenemos? ¡No doy crédito!
- Pues al parecer, sí y mucho me temo que hasta aquí hemos llegado - replicó tristemente el alemán.

Estaban todos reunidos: los doce presidentes de los doce países con más poder del planeta sentados en la misma mesa. Todos pálidos, lívidos, desencajados y mareados.

- ¡Es indignante! ¡Cómo hemos picado! Prometieron firmar aquel acuerdo con la industria petrolífera y al final sacaron toneladas de coches eléctricos que se recargan por pura fricción - volvió a tomar la palabra el norteamericano muy enfadado.
- Sí, claro y subscribieron el contrato con las farmacéuticas para seguir con las patentes para la OMS; vacunas, curas contra el cáncer y un sinfín de enfermedades mortales para luego sacar al mercado aquella hierba homeopática que regenera las células del cuerpo humano -confirmó el argelino.
- Han tomado el mando de las telecomunicaciones, dando rienda suelta a toda esa información dejándola a disposición de la población mundial. Eso, más todo lo que hemos estado ocultando durante años. Para colmo, esos vendidos, esos ricachones, magnates del oro, han dado su consentimiento a toda la gestión oriental – concluyó el presidente de Venezuela.
- Sí - contestó el alto mandatario británico -, nos han engañado, lo que queráis, pero lo peor ha sido la manera de embaucarnos para meternos a todos aquí, con ese cuento de que había una bomba nuclear y debíamos ponernos a salvo en este artefacto.
- ¡Vamos a morir todos! – gritó la Presidenta de Brasil a punto de llorar. – ¡Yo no quiero morir y menos de esta manera!
- Tranquila, nos han dejado doce pastillas de cianuro por si queremos acelerar la agonía y no esperar a irnos quemando mientras nos acercamos al sol - asumió el japonés, haciendo apología al harakiri.
- ¿Pero no hay manera de controlar la nave? - especuló el italiano.
- No, todo está programado desde Pekín – contestó el coreano –. Yo opto por el cianuro. Prefiero una muerte rápida y no agonizando lentamente, mientras esta nave se va desintegrando rumbo al Sol.

Se miraron trágicamente, esbozando sus últimos pensamientos para sí y, sin mediar palabra, fueron pasándose el bote de pastillas con el veneno, concentrando sus miradas en los vasos de agua. Uno por uno fueron tomando aquella pastilla resolutiva mientras la temperatura subía por momentos en la nave espacial que se acercaba cada vez más al astro rey. Fue una lástima que no supieran esperar, pues la nave estaba programada para volver a Pekín cuarenta y ocho horas más tarde. Eso es lo que suele llamarse... humor amarillo.

30 comentarios:

  1. SAYONARA BABYS!!!!!!!!!


    Paz.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Quien les mandaría 2Parla!! (chuparla, para los que no sepan inglés)
    Ejem ejem XDDD
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, eso por giles. Qué poca paciencia...

      Besos!

      Eliminar
  3. Deberíamos hablar con los chinos a ver si nos hacen un precio por los que tenemos por aquí y de paso hacemos limpieza. Digo yo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los chinos de allí porque los de aquí sacan tajada de esta panda de hijos de...

      Besos orientales.

      Eliminar
  4. jajajajajaj a veces, cuando la situación me condiciona al terror más implacable digo: No hay que ensuciar las bragas antes de tiempo...

    en fin... Me ha encantado!!!!!
    te dejo un enlace, ya sabes de que va :D http://veritasissimplice.blogspot.com.es/

    Besotes guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, me ha encantado. Hoy entre Inma con su frase de "bragas de goma floja" y lo tuyo parece que os habéis puesto de acuerdo.

      Gracias por la lectura y el comentario y cuenta conmigo allí también! Ya me he subscrito.

      Besos!

      Eliminar
  5. Ayyy, qué miedooooo. Me recuerda a aquella tira de Mafalda donde al principio se reían de que si todos los chinos dieran una patada al tiempo lo notaríamos todos y luego, al reflexionar, ya no les hace tanta gracia. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miedo? Se lo tienen más que merecido!!! Anda y que les den!

      Un beso!

      Eliminar
  6. Les hubiera pasado lo mismo en el simulador del parque de atracciones. .. Nuestros políticos son así de inteligentes. ..no es mala idea esa, pero en una nave más grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate tú cómo se ha puesto el tema con algunas del PP... Buf! Ni que hubieran leído esto...

      Besos!

      Eliminar
  7. jajajajjajajajaja pues me gusta que andes de refritos, porque a esta entrada no llegué yo :)
    Qué imaginación Ana, y lo mejor es que ¡los he visto en el cohete ese, jejeje!
    Poca imaginación tenían los pobres...
    Besos, muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también los veía con la pastillita de turno...jajaja. Besos!

      Eliminar
  8. Jajaja, estos chinos, no se porque no me ha extrañado leer esto jaja el día que se levanten ya estarán esparcidos por todo el planeta para conquistarlo en cuestión de segundos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, si, fíajte de los ojos rasgados que mira la que están montando. De aquí a nada todos comiendo con palillos.

      Eliminar
  9. ¡Muy pero que muy bueno! Un relato futurista con sorpresa final y políticos que la pringan, ¿qué más se puede pedir?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ves como es casi como el tuyo? jejeje.

      Besotes.

      Eliminar
  10. Para mí fue como nueva, pues no la había leído. No sé cuánto hace que lo escribiste, pero es indudable que no perdió actualidad.
    Por aquí hay muchos chinos, pero no sacan tajada, simplemente se matan entre ellos para ver quién manda en la mafia de los supermercados.
    Un beso grande.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí están todos organizados y no sabes los beneficios que tienen (impuestos mínimos y permisos para abrir hasta tarde. Están los comerciantes españoles que trinan!)

      Eliminar
  11. Yo juraría que no la había leído tampoco, pero me apunto al bando chino ya! No caerá esa breva, relato futurista pero con final feliz jeje.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, futurista pero en la mente de todos...jejejej. Ves como esto no es nada sin tu comentario de turno????

      Besossssss

      Eliminar
  12. Este magnífico relato me ha recordado algo que dijo Sephen Hawking y que servirá para mi próximo post, gracias a tu inspiración.
    Un beso, atractiva Ana C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte inspirado (lo de atractiva es por la foto? Te advierto que tengo la cara de la mujer elefante...jajajaja)

      Eliminar
    2. A mí me pareces una mujer muy atractiva.

      Eliminar
    3. Pues gracias por los halagos, Pitt. Un beso.

      Eliminar
  13. Como lo lea el ministro del interior te mete en la cárcel por apología del suicidio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Los diálogos son una denuncia social en toda regla y el final sorprendente y tragicómico, :)
    Me quedé con el deseo de que ojalá pudiera hacerse algo así en la vida real.
    Lo disfruté, Ana.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos mentalmente...que no nos quiten los sueños, jaja. Besos.

      Eliminar