Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

miércoles, 25 de enero de 2012

Quiero, quiero...


Desde siempre hemos oído que lo más difícil de este mundo es ser padres. Más que difícil, yo diría que es cansino. Es que si uno no tiene un carácter tenaz, persistente y cabezota, lo puede ir dando todo por perdido porque para pesados y tercos, los hijos. Ellos machacan con sus demandas: que si quiero esta pelota, quiero un triciclo, una bicicleta, unos patines... un móvil pero con wifi, un Ipod y, por supuesto, una cuenta de "Tuenti".

Ahí te ves tú, luchando interiormente,
pensando en todos los propósitos que te hiciste cuando, recién nacido, lo tuviste entre tus brazos. No voy a transigir, mis hijos no tendrán ese tipo de caprichos de niñatos pijos. Nosotros somos "diferentes" y por ahí no cedemos. ¡Pero qué ignorancia la nuestra! No contamos con el entorno y lo que esta sociedad inculca, quieras tú o no quieras. Eso manda más que tú, por mucho que te lo propongas.

Llegan a los 7 años y empieza el soniquete: "quiero una Game Boy, como tiene Fulanito". Y tú te obcecas en seguir con tus valores y te niegas a transigir. Tú no, tú eres anti Game Boy,  pro-balones, anti pantallas y pro-parques. ¡Donde esté una buena bici que se quiten estas mandangas!

Poco a poco ves cómo van cayendo todos: Fulanito, Citanita, Menganito y el único que queda es tu hijo que, sintiéndose marginado, te echa en cara día sí, día también que él no está en la misma tesitura que sus amigos: "Quiero una Game Boy, quiero una DS, y una PSP, y también una WII". "¡Soy el único en toda mi clase que no tiene eso!

Después vendrá la tarifa plana conectándose a las redes sociales las 24 horas porque el padre de Fulano (el que antes era Fulanito) ha consentido en abrir la veda. Y tras él, vamos el resto. Por su culpa. Por su puta culpa.

Es más fácil hacerse el sueco alegando no entender nada de estas nuevas tecnologías y poner el ordenador en su habitación, autoconvenciéndose de que lo necesitan "para estudiar". ¡Y una mierda! Lo cansado, lo difícil, la hartura y, posteriormente la desesperación, llega día a día, cuando tienes que pelearte por cortar, capar, restringir e instalar el control parental, la contraseña en el router y asesorarte de todo aquel que sabe cómo poner una valla en un campo abierto y libre. Y después, las eternas discusiones que no acaban nunca. Es más fácil dejarle, que así no dé el coñazo, mientras tú, tranquilo, escuchas el silencio de tu hogar o ves la tele (y todavía algunos se quejan de qué difícil es ser padre).

No logro entenderlo. No son capaces de darle 400 euros a un chaval de 14 años para que los lleve tan alegremente por la calle, pero sí les dotan de iPhones, Blackberrys y demás "Smartphones", que casi equivalen al salario mínimo interprofesional y además, se lo llevan al instituto.

- Es que lo regalan -. Me dijo un compañero alegando que había "conseguido" una Blackberry para su hija de 11 años (con dos cojones).

- Como si lo donan  - (que además no es cierto. Ni regalan, ni dan nada gratis)
Y por tanto, llega la nueva moda de chatear a todas horas: Por la noche en vez de dormir, por la mañana, según se levantan, y en los colegios a través de WhatsApp, Tuenti, Twitter, Facebook, cuando Fulano (ese mismo del padre "enrollao" por el que hemos pringado todos) está en clase de matemáticas chateando con Citana, que está en clase de sociales.

Sí, por supuesto, no hay otra: La culpa es de los padres, que los vestimos como "frutas"

8 comentarios:

  1. PRESIDENTA!!! PRESIDENTA!!! PRESIDENTA!!!... jajajajajaja llevas toda la razón, opino igual que tú, toda la culpa de los padres, quiero decir, de nosotros vamos.

    ResponderEliminar
  2. Juas! Po zi. Yo al menos tengo uno. Como no lo vista de "giggoló"... jajaja

    ResponderEliminar
  3. Buena descripción de la evolución de los chavales del s.xxI.

    Nosotros los padres y madres también vamos a la par que ellos en el tema del conocimiento de los nuevos "aparatos" tecnológicos por lo que ¿quien educa a quien?.

    Ahora en serio, creo que la base para ser buenos padres está en "quitar" los miedos a nuestros pequeños, que todos en nuestra infancia y adolescencia hemos tenido.

    Saludos.

    Manu.

    ResponderEliminar
  4. Sí, Manu, o lo que es lo mismo, poner límites.

    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. Muy divertido tu texto y es que si quieres ser un buen padre acabas extenuado. Pero ya sabes que para sobrevivir tienes que adaptarte al medio, aunque a veces dan ganas de irse a vivir a una cueva. Salud!

    ResponderEliminar
  6. Pufff... es un tema verdaderamente complicado. Recuerdo que hace ya un par de años, cerca de las navidades, un grupo de pedagogos denunciaba que estábamos convirtiendo a nuestros pequeños en auténticos consumidores compulsivos. Y, además, el no dotarles de ciertos objetos es un auténtico motivo de marginación.

    Sin ir más lejos una compañera me comentaba que a su prima de 9 años le daban de lado en el colegio por no tener perfil en Tuenti.

    Yo no tengo hijos, aunque por mi trabajo sé que el papel de la palabra LÍMITES es fundamental en la educación.

    A decir verdad, muchos de sus comportamientos y argumentos (quiero esto porque lo tienen todos menos yo) me suenan familiares de mi propia generación, pero indudablemente los tiempos cambian y los riesgos aumentan.

    No sé si será cierto aquello de cuando seas padre comerás huevos, pero no deja de sorprenderme que tantísima gente acceda a darle a sus hijos un Iphone, por ejemplo. Y ya no por el dinero, sino por los innumerables peligros a los que les están exponiendo. Podría llegar a entenderlo si estuvieran encima de las criaturas, pero es que luego encima se desentienden.

    Supongo que es más fácil echarle la culpa a las grandes marcas o a las empresas de teléfonia que molestarse en controlar a sus hijos.

    (Menudo rollo te he soltado, por cierto).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. yo estoy en esa etapa que pienso " yo no haré esto" pero tb me he planteado, y será mi hijo el único que no tenga? complicate!!!
    y sí, que fácil es ser padres para algunos,y estoy convencida que les dejan para vivir ellos más tranquilos.
    y totalmente de acuerdo, me parece una barbaridad que niños tengan, ya no blackberry, sino móvil!!!
    y que se lo lleven a clase etc
    desde que salieron los moviles hemos pasado de , " lo llevo pq lo necesito para el trabajo" a los niños todos tienen movil!!! es una aberración la verdad........ como nos han comido la cabeza.
    hoy en dia puedes estar en el paro, pero nadie deja de tener móvil, se ha convertido en una necesidad!
    yo intenté quitarmelo y estuve en la gloria y por la presión de los demás tuve que volver a tener movil!!!

    ResponderEliminar
  8. jejejejeje...que voy a añadir yo, que no hallamos hablado ya!

    Bss.

    ResponderEliminar