Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

martes, 28 de febrero de 2012

Placeres simples.


 Hoy es un día corriente de acuerdo a la cronología que tenemos todos alojada en nuestro organismo.

Son simplemente 24 horas más, pero a alguno de nuestros ancestros se le ocurrió un buen día hacer un homenaje para festejar los aniversarios de los nobles varones y de ahí hasta ahora. Fue en Egipto, por lo visto. A las femeninas no, ya sabéis lo que era aquella época para la feminidad. Sólo la Reina era digna de tal acto. Y como Reina me he sentido yo hoy  cuando, al desayunar un martes cualquiera (que ya podrían dar libre el día en el trabajo), mi “polluelo” me ha preparado el desayuno con deliciosos manjares que, para muchos de vosotros no serán nada del otro mundo, pero para mí es gloria bendita. Es lo que tiene llevar una dieta estricta por problemas de salud, que te tienes que cohibir de comer cosas cotidianas que el resto de los mortales no reparan en su su magnífico sabor.

Así he empezado el día hoy: Soplando una vela (no se ajustaba a la realidad, si no hubiese sido una misa negra) sobre unas riquísimas tostadas de pan de soja, aderezadas de mantequilla y mermelada (la soja sí, el trigo no). Tan simple y tan exquisito. Tan común para muchos y tan poco frecuente para otros y,  para mí, esos diez minutos, han sido una fiesta.

Con qué poco se conforma una cuando le suprimen las cosas básicas: Pan tostado con  mantequilla y mermelada. El mejor manjar después de unos huevos fritos con patatas (¡ole!)

Como placer es común, como detalle, único.  Y después concluyes que quizá sí merezca la pena ser madre.


6 comentarios:

  1. Muy bonita anécdota.

    Nunca dudes de que en lo "simple" y cotidiano habita la belleza.

    Soy padre y aunque no tenemos la misma sensibilidad que vosotras las madres, creo que siempre merece la pena ser padre... Ellos nos aportan muchas alegrías y otras tantas tristezas, como en todo, porque en este mundo estamos "metidos" en el juego de la dualidad, así que, tenemos continuar "jugando" :)

    Saludos!.

    ResponderEliminar
  2. Hay tantas interferencias alrededor nuestro que demasiadas veces no nos damos cuenta de que saber valorar estos pequeños momentos y gozar con las cosas más simples de la vida es lo que realmente nos enriquece.
    Feliz cumpleaños!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los dos por vuestros comentarios y las felicitaciones!

    ResponderEliminar
  4. Feliz cumpleaños, Ana!!
    sí, la vida está llena de esos pequeños momentos en los que a veces no reparamos. Importantísimos momentos compartidos con esos polluelos, atesorados en la memoria, para degustarlos más tarde.
    Instantes que se olvidarían, si no fuese porque los inmortalizamos nosotros, bien en una foto, bien en un relato, precioso, como éste.
    Un abrazo.¡que rica las tostadas con mermelada!!

    ResponderEliminar
  5. Fue un buen empiece de día. Lo malo fue cómo lo acabamos...jajaja. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Felicidades.. con retraso. Deberiamos volver a las cosas simples y no centrar nuestra vida en los grandes proyectos.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar