Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

domingo, 4 de marzo de 2012

El fondo del pozo.

Imagen de Photo Pin
Llegó al fondo del pozo, por fin. Fue ese mismo agujero por el que se había ido escurriendo desde hacía ya un tiempo. Había ido agarrándose a las ramas, a las raíces de esos árboles que se colaban por el hoyo. Pero una por una se fueron rompiendo hasta hacerla caer en lo más profundo de aquel agujero. 

Al menos, el golpe no fue tan duro. Lo había previsto y, cuando llegó el momento, no había casi distancia entre el último soporte y el final.

Y ahora, que ya está abajo, no siente pánico. Tampoco miedo. Lo peor han sido las magulladuras del camino de esa espiral que le absorbía al fondo, poquito a poco, cada vez más abajo. Pero ahora ya pisa tierra firme, se acabó.

Me dijo que en parte, se sentía liberada.- No me extraña – Pensé -.
Lo peor no es caer: es no saber en qué momento lo vas a hacer. Cuándo se va a soltar el último enganche que te tiene en vilo, en el aire.

Ya da igual. Sólo necesita saltar hacia arriba, con fuerza, impulsiva, directa, firme, y lo hará. Lo hará mejor de lo que ella misma espera.

Sólo cuando esté arriba y vea la distancia recorrida, sabrá que han merecido la pena los cortes, los moratones y los golpes. Aquello deja cicatrices de las que se aprende dónde no volver a rozarte.

Y yo estaré pegada a la boca de ese pozo, lanzando cuerda y resorte, por ese mismo agujero en el que, años atrás, caí yo, pero era ella la que me lanzaba soga y poleas dándome impulso para subir.


7 comentarios:

  1. Muy buena y sentimental entrada.
    Todos y todas sufrimos, la 'clave' está en la manera en como "gestionamos" a nuestro sufrimiento.

    Según la tradición Tibetana, existen dos caminos para aprender a caminar por la vida:
    1-El camino de la comprensión. (aceptar)
    2-El camino del dolor. (sufrir)

    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  2. Ana!!!! me ha encantado este pozo!!! ufffffffffff... sin comentarios... bueno ya este vale por uno no??.

    ResponderEliminar
  3. Mil gracias a los dos!! Manu seguiré tu consejo a pies juntillas. Maitechu... qué decir? Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Bonita entrada.

    Alguna vez todos nos hemos visto ahí abajo y, en efecto, a pesar de la oscuridad y puede que la incertidumbre, uno es conciente de que a partir de entonces sólo se puede ir hacia arriba.

    Parece estúpido, pero eso ayuda a coger impulso.

    ResponderEliminar
  5. Es más fácil si hay alguien arriba lanzándote cuerda, verdad? Gracias por leer.

    ResponderEliminar
  6. Pues fíjate que yo creo que de esa caída al fondo se pueden sacar cosas buenas. Como te han comentado por ahí detrás, una vez en el fondo sólo cabe subir hacia arriba. La vida enseña, del dolor se aprende, y éste nos hace fuertes y sabios.
    Me gusta tu relato, Analogias, por todo lo que hay detrás.

    ResponderEliminar
  7. De todo se aprende y de las caídas aún más, está claro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar