Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

viernes, 23 de marzo de 2012

No, sin mi música.


imagenes para Hi5


Lo reconozco. Soy demasiado melómana. Quizás la educación que recibí (que me hizo pasar por el conservatorio durante muchos años) o mis genes más directos, tengan algo que ver.

Sé que estar 24 horas conmigo implica empalagarse de notas, de ritmos que van de acuerdo a mi estado de ánimo, percibiéndo cómo me cambia el carácter según lo que suene. Me altera, me enciende, me hace vibrar, me duerme.

Es como una droga que necesito para pensar, para conducir, para escribir. Siempre pienso en la sensación de percibir que las notas entran por mis oídos y, al pasar por mi cuerpo, salen a través de mis dedos convertidas en letras.

Lo mío es de órdago, en serio. Por no decir que intento ajustarla para que sea apropiada hasta para el móvil. ¡Ahí están esos maravillosos politonos indicando una canción para cada grupo de personas que los defina! Sí, suena frívolo pero a mí me parece muy útil. Está claro que si escucho a Paquita la del Barrio cantando “Rata de dos patas”, es que algún indeseable me está llamando y no merece la pena mi carrera a contestar el teléfono. Es que no me molesto en mirar quién es.

Y lo mismo me pasa con el resto: Una melodía de flauta y piano para mi familia, “How deep is your love” para mi hijo, “Me equivocaría otra vez”, para mi chico y un “Wonderful life” para cada vez que llama mi ex marido.

Lo sé, lo sé, soy una cínica, sí.

6 comentarios:

  1. A mí me pasa lo mismo, en mi reproductor llevo desde música instrumental hasta heavy y dependiendo de como esté o como yo quiera que esté mi estado de ánimo, me "enchufo" uno u otro estilo de música.

    Aaaah! Y no te taches de cínica, simplemente eres mujer :)

    ResponderEliminar
  2. ¿Cínica? ¿Por qué? No sólo no me lo parece, aunque tal vez sea porque compartimos varias cosillas de las que describes en esta entrada.

    Cambiando arcialmente de tema, no entiendo que haya religiones (o estilos de vida, llámalo como quieras) que prohiban la música.

    ¡Más notas y menos balas!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, yo tengo muchos relatos inspirados en canciones. Si son cañeras me salen barbaridades paranoicas, si son tristes, pues me salen esos poemas empalagosos que os cansan hasta aburriros jaja
    la música es parte de nosotros. Bueno, ya dicen que la música amansa a las fieras, por algo será jaja

    ResponderEliminar
  4. Yo me paso todo el día oyendo música, depende del estado de ánimo que tenga pongo una u otra canción. También me inspiro para escribir en algunos temas.Me encanta, como leerte, como ser tu amiga... se nota que estoy hoy de buen humor eh? ¿por qué será...? jajajaja...
    Por cierto, qué melodía me tienes puesta a mí cuando te llamo???

    ResponderEliminar
  5. Está claro que la escritura y la música van unidas de la mano... Saludos a todos mis melómanos!

    ResponderEliminar
  6. Un grato hallazgo el conocer tu blog.La sensibilidad y la magia están instalados en él.T sigo.T invito a seguir mi blog.Saludos poéticos.

    ResponderEliminar