Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

miércoles, 25 de abril de 2012

Porque yo sí soy tonta.




photo credit: <a href="http://www.flickr.com/photos/pablovenegas/2636751391/">pablovenegas</a> via <a href="http://photopin.com">photo pin</a> <a href="http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/">cc</a>


Sandra Z. había conseguido casi todos sus propósitos: ser jefa de departamento, ser la dueña de su casa, tener un marido calzonazos que cuide de sus hijos y ser el foco de atención de todo el género masculino. Aquella rubia llevaba toda la vida haciendo musculación para que su esculpido cuerpo no decayese cediendo a la fuerza de la gravedad y el paso del tiempo. Se puso tetas a los cuarenta y tantos para rematar la faena y terminar de sentirse completamente segura. 

Sandra ascendió haciendo méritos (o vete tú a saber qué) y llegó a posicionarse como un pilar medianamente importante dentro de la empresa. Tomaba café con los jefes y se hizo íntima de las jefas (que al fin y al cabo son las más peligrosas) poniendo en boca de todos lo liada que estaba y lo mucho que se esforzaba por la compañía. Hacía horas los fines de semana mientras su marido atendía a la familia y siempre daba la impresión de hacer más de lo que hacía.


Hace un mes Sandra vino a pedirme ayuda. Ella, que apenas había hablado conmigo durante años (pues cualquiera luciendo tacones era sometida a su descarado escáner visual sopesando si era una rival o no). Ella, que nada tenía que ver con mi departamento, vino a intentar enterarse cómo gestionar un proyecto similar al mío. Ella, siendo siempre tan autosuficiente y altiva, ahora necesitaba mi punto de vista,  pedirme una reunión, asesoramiento, pues le habían encomendado la ardua tarea de organizar un proyecto similar al que yo esperaba que me aprobasen desde hacía más de un año.

Y yo, que soy tonta, boba, incauta y demasiado bien pensada, le dije a Sandra Z. dónde podía encontrar mis proveedores, cómo gestionar el tema y mis contactos pertinentes. Al fin y al cabo, pertenecemos a diferentes partes de la empresa y no rivalizamos.

Ayer a Sandra le aprobaron el proyecto (el mío aún está por ver), y he aquí mi sorpresa cuando me entero de que como Sandra tiene una agenda muy apretada, mis jefes han decidido que la organización de su departamento (aunque nada tenga que ver con  el mío) lo voy a hacer yo. Es decir: yo hago la tarea dura y ella disfruta del proyecto ya asentado. Claro que además, a Sandra le pagan por ese trabajo, pues está incluido dentro de su ascenso como responsable (a mí me lo agradecerán con unas cuantas palmaditas en la espalda, si llega).

¡Qué lista es Sandra Z! Tendré que pedirle otra reunión y que me expliqué qué es lo que ha hecho para que le salgan así las cosas. No sé si empezar por el gimnasio, operarme las tetas o teñirme el pelo. 

¿Quién dijo que las rubias son tontas?

16 comentarios:

  1. Siento mucho lo que te ha sucedido. En ese aspecto a mí no me la han dado (todavía), pero sí que me la han clavado en muchos otros; el mundo es así, depredadores y presas, y parece que algunos no asumimos bien el primer rol :(
    Suerte aguantando todo esto.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, es lo que hay. De ahí la foto (son lentejas...)

    Gracias por tu comentario y los ánimos!

    ResponderEliminar
  3. Es lo que hay, salvo en política que casi no hay uno "bien parecido", salvo rodeando a Berlusconi, en la empresa privada prima el aspecto, así nos va.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, quiéres decir que es porque ella está más buena que yo??? ;-( (jajaja!).

    En este caso no es el aspecto, sino más bien, el puro peloteo (y no sé si algo más)

    ResponderEliminar
  5. Al menos te habrá resultado liberador escribir esta anécdota.
    ¡Animo! porque por lo que he "sacado" de tu escrito... ¡¡Tu no eres como ella!!. ;)

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, es el recurso de la "pataleta". Supongo que algún compañero que curra conmigo estará totalmente de acuerdo. Gracias, Manu, por tu comentario.

    ResponderEliminar
  7. Di que sí, en algún sitio hemos de desahogarnos para no reventar. Tener un blog anónimo hoy en día es casi como que aquellos librillos que se usaban de diario hace décadas pudieran darnos su opinión sobre lo que escribíamos.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, aunque es una mala pasada, de todo se aprende...
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  9. He estado hablando con Sandra (¿la "z" es de "zorra"?) y me ha dicho que no lo ha hecho a propósito. Simplemente, las cosas le salen así, que es sólo suerte, y que no tienen nada que ver sus tetas bien puestas ni su pelo Pantene, ni los tacones que le estilizan las piernas hasta el infinito y más allá de su culo prieto en su minifalda. Seguramente será porqueyolovalgo.
    Hay que seguir esperando, porque seguramente los tontos tendremos nuestro premio en el paraíso. ;)

    ResponderEliminar
  10. Madre mía!! que hija la gran p... ¿pero esto es ficción o te ha pasado en verdad?? hija no me cuentas ná...

    ResponderEliminar
  11. Pero si es que no te veo nunca!!! Verdad, verdad...como la vida misma. Contentita estoy!

    ResponderEliminar
  12. De tonto a tonta...mira, a cada "listo" le llega el momento, y llegado dicho momento, la cara que les queda no es de tontos, no...es de gilipollas. Nosotros, como ya estamos acostumbrados, nunca llegamos al extremo "gili"; ¿capito?
    Besotes.

    ResponderEliminar
  13. Si y a cada cerda su SanMartina...jajaja Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Alguien dijo alguna vez que a los inútiles les dan puestos de responsabilidad para que no estorben...Creo que se cumple 9 de cada 10 veces...

    En fin...

    Al menos queda la satisfacción de saber que si te usan de currito es porque lo vales :-)

    Un saludo.

    Oski.

    ResponderEliminar
  15. ¿Recuerdas un capítulo de Los simpson en el que un tío, sobradamente preparado, va a trabajar a la central, y el pobre se tira de los pelos cuando es testigo de lo cazurro e inútil que es Homer y de la suerte que tiene encima?
    Pues de estos o estas, me refiero a Homer, yo conozco a muchos. Y de trepas está el mundo lleno, así que..., fíjate como está el tema.
    Perdona la tardanza, es que he estado metida en un concurso de relatos y no he tenido tiempo de nada. Guapa.:)

    ResponderEliminar
  16. Ángela, viendo cómo escribes seguro que lo has ganado.

    ResponderEliminar