Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

jueves, 31 de mayo de 2012

Blancanieves, 2012.

Imagen de Flickr
Blancanieves salió de casa dando un portazo. No soportaba más la presión, se encaró a su familia y decidió que ya era hora de tomar las riendas de su vida.

Llegó hasta el centro de la ciudad, se hizo un piercing en el labio (que más tarde todos confundirían con un lunar) y, divagando por las afueras, llegó hasta un descampado donde encontró una chabola (graffiteada), alojando a  siete adolescentes, que por tanta litrona y tanto fumeque se habían estancado en su crecimiento.

"La Blanqui" tiñó su melena rubia de negro azabache, haciéndose una rasta que utilizaría a modo de diadema.

Fue su madrastra (esa gran y bella mujer que ella se empeñaba en tachar de narcisista y egocéntrica), la que desesperada, le envió a su abuela, intentando que la convenciera para volver a casa, atrayéndola con comida de buena calidad: frutas y manjares naturales, pues la niña estaba desnutrida y muerta de hambre.

Como aquella visita fue en vano, la pobre madrastra no cesó en su intento,y esta vez optó por mandarle a un policía nacional (vestido de azul) que al verla tirada y con un gran "colocón", tendida sobre un colchón piojoso y lleno de mugre,  intentó reanimarla haciéndole el boca a boca.

La subió en su (también azul) policial moto, ingresándola, más tarde, en un centro de desintoxicación para menores.

Fue allí dónde escribió la historia que nos han contado durante años. Y, obviamente, iba puesta hasta las cejas de ansiolíticos. Sin embargo, todo el mundo la creyó.

17 comentarios:

  1. Ana por Dios!!! vaya "la Blanqui" (eso me ha hecho mucha gracia)... uffffff... pero es super duro este cuento!!! mira que a mí me gusta cargarme los mitos... pues tu me has ganado por goleada jajajaja.
    Estás como una cabra...jarta de papeles...

    ResponderEliminar
  2. Transformando historias:

    Practicamente describes el esquema del viejo entretenimiento del escritor, que puede surgir en cualquier momento.
    Se trata de algo más serio de lo que parece a simple vista. Y tú la has escrito en el momento justo. El lector, cualquier lector, en cuanto a historias se refiere, es en buena medida conservador. Las quiere volver a escuchar con las mismas palabras de la primera vez, por el placer de reconocerlas, de aprenderlas de arriba a abajo en la justa secuencia, de volver a experimentar las mismas emociones del primer encuentro, en el mismo orden: sorpresa, preocupación o miedo, satisfacción. Tiene necesidad de orden, pero a veces el mundo de la literatura necesita salirse bruscamente de los carriles por los que, con mucho esfuerzo, se lo ha encauzado y mostrar así - aunque irrite - la realidad...

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Muy, muy bueno. Linda manera de recrear eso que llamamos "realidad".

    ResponderEliminar
  4. Triste pasado el de blancanives!!... pero parece que le sirvió de lección (como a muchos), porque de los errores y tropezones que nos vamos dando a lo largo de nuestra particular vida, debemos o deberíamos de aprender y levantarnos... más que nada para seguir caminando.

    Buen texto, Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, como cambia el cuento en el S.XXI.

    ResponderEliminar
  6. Es lo que tiene el abuso de tanta "nieve"...juasssssssssss
    Oye, una buena versión del cuento,eh??...además esta de actualidad, que ahora estrenan peli sobre la chica esta (bueno, esta no...la otra)
    Me has hecho reir,amiga.

    ResponderEliminar
  7. "Blanca de nieve"..pobrecilla...
    coqueteando entre el drama y la comedia,va este relato,que es una especie de road-movie,escrita.

    ResponderEliminar
  8. Por Dios, tocaya!!! Esta versión es demasiado heavy, más vale que no la conozcan mis pupilos, (3-6 años)jajajaj. Pero a mí que ya se me pasó esa cifra me ha hecho pasar un buen rato. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Gran forma de convertir un cuento en un micro cómico sobre "la blanqui" real.
    Me ha hecho mucha gracia.
    Quien iba a decir que blancanieves podia ser una rastas.

    ResponderEliminar
  10. Justo ayer fui con mi niña a ver la peli al cine. Bueno, ya sabéis, todo fueron fuegos artificiales. Es entretenida, y la fotografía es estupenda, es una versión más del cuento. Pero chica la tuya es estupenda, realista y dura.
    Blanca nieves, nieve blanca, polvo blanco, colocón.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Ahora comprendo por qué el príncipe llegaba siempre montado a "caballo": es que era un "crack".
    Desconocía el origen real de la historia, pero ahora que la sé, voy a demandar a la Disney por la incitación al consumo de drogas que están haciendo entre los menores.
    Un texto genial. Enhorabuena.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  13. Ja,ja,ja...No está tan reabilitada...la he visto hoy y piensa pedirte los "royaltis"...ja,ja,ja
    Gracioso giro.
    Paz

    ResponderEliminar
  14. ¿Esto es la nueva versión del cuento o un capítulo de Hermano Mayor? xD

    Mucho más adaptada a la triste (y actual) realidad, desde luego jaja.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  15. Buena historia, donde las madrastras no son tan malas, y buen reflejo de los centros de menores, donde la falta de cariño se trata con ansiolíticos. Espero que alguno de estos centros sirva para algo.

    ResponderEliminar
  16. Valuable information. Fortunate me I found your web site by accident, and I am shocked why this twist of fate did not came about earlier!
    I bookmarked it.
    Feel free to visit my weblog ... pizza games online

    ResponderEliminar