Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

miércoles, 23 de mayo de 2012

Me caes mal.



- Yo creo que me estoy haciendo mayor -. Dijo la mujer.

- ¿Por qué? -. Contesté sorprendida de que se diera cuenta de la cruda realidad.

- Porque me cae mal todo el mundo.

- Si es por eso - repliqué - yo debo de estar a punto de jubilarme  (es más, tampoco te soporto a ti) -, me hubiera gustado decirle, pero callé y seguí masticando aquel mejunje de pescado que no era pescado ni era mejunje.

Y es que, si se inventaron los términos "políticamente correcto" y "ser  educado",  se debió de hacer para que tuviésemos que distinguirnos de nuestros ancestros los neardentales (o vete tú a saber), porque de verdad, ¡qué ganas de no tener que ocultar mis antipatías por ciertos personajes con los que tengo que convivir a diario!


Qué estupendo sería cruzarte con alguno que te cae mal (o tú a el), y que no haga el intento de saludar, ni esbozar una sonrisa, como si no pasaras a su lado, como si no lo hubieses visto. Sin tener que forzar una estúpida e hipócrita mueca de falso agrado (a mí es que a estas alturas me salen arrugas irrecuperables cada vez que lo intento y además, estoy en modo "no envejecer más de la cuenta"). ¿Para qué disimular si ya sabemos de qué pie cojeamos cada uno?

Hay días en los que pienso (cada vez más a menudo) que voy a ser víctima de mi propio subconsciente y que éste toma las riendas de mi voluntad (sobre todo de mi palabra) sin poder evitarlo, porque juro que hay veces que durante milésimas de segundos hay un ápice de intento de levantarme, apuntarles con un dedo, y gritarles a la cara: -¡Me caes mal! ¡Eres un gañán! ¡Y tú también! ¡Hay gente como tú porque tiene que haber de todo! ¡So jeta! ¡Gualtrapa! ¡Fuera de mi espacio vital! (y como diría en gran Fernán Gómez: ¡A la mierda!).

Es casi como si mi otro yo viviese en un plano paralelo y aquello estuviese ocurriendo en otra dimensión, pero...

Después, vuelvo a la realidad y sigo escuchándolos decir estupideces mientras sonrío y levanto la cabeza como un signo de saludo, estirando mis músculos faciales para sacar mi "yo gentil" y seguir, día a día, hipócritamente, con los mismos plastas, carroñeros sociales y jetas diversos que me rodean.

Se me pasará. Sí. Es sólo el final de curso.

23 comentarios:

  1. Siempre he identificado ambos términos con significados muy diferentes. Yo me considero una persona educada, aunque políticamente incorrecta. Quiero decir con ello que diré lo que opine, con las mejores formas posibles, aunque no guste, aunque no sea lo que la sociedad espera que diga o vaya a recibir muchas malas miradas y críticas.
    La educación está en poder decirle alguien que no lo quieres cerca sin tener que llegar a una discusión o a otro tipo de ofensas. El problema es que mucha veces confundimos la educación con la hipocresía, callarse algo que uno piensa, un dato que ofenderá al receptor y no aportará realmente nada al resultado de una conversación, eso no es ser educado.
    Al menos yo lo entiendo así (que como intente explicarme más voy a cascar un rollazo aquí... :P)

    ResponderEliminar
  2. Paciencia... personalmente yo intento volverme "trasparente" ante cualquier persona que no me aporta nada bueno, es decir, que escucho pero no me afecta emocionalmente, porque lo de actuar diplomáticamente, no está mal para salir del paso, pero desgastar, desgasta y mucho.

    Muy buena la foto del pié... queda más fino. ;)

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que la edad nos hace esto que narras, es decir que cada vez, nos juntemos con gente que nos aporte algo,dejando de lado a los tóxicos, eso entre otras cosas,nos ayuda a soportar a la densidad que nos rodea.

    ResponderEliminar
  4. B218: yo también me considero una persona educada y políticamente correcta, por eso me enerva no poder mandarlos a la mierda.

    Manu: tengo que poner en práctica eso de volverme transparente, pero es difícil cuando hablan directamente contigo y esperan una respuesta. ¿El pie? Obviamente es la peineta que les hago con el zapato puesto...jejeje.

    Luni: si pudiera alejarme de este tipo de personas sería estupendo. El problema es lidiar día a día con gente indeseable, chica...cosas del curro!

    Gracias a todos por vuestros comentarios, chicos.

    ResponderEliminar
  5. Si fuéramos sinceros al 100%, la convivencia con nuestros semejantes sería imposible.
    Aunque también es verdad que, de vez en cuando, apetece decirle a más de uno/a que se vaya a paseo.
    Por otra parte... ¿y a mí? ¿cuánta gente me mandaría a paseo?
    Buena reflexión.
    Un besico.

    P.D.: Al leer "eres un gañán", no puedo evitar acordarme de mi tocayo Reyes y esbozar una sonrisa.

    ResponderEliminar
  6. Madre mía, tocaya!!! Más de una vez me he mordido la lengua para no vomitar una verborrea insufrible y decir lo que pienso en ese momento. He puesto una sonrisa de oreja a oreja, contado hasta diez o... mentalmente y sólo dejar escapar un saludo o cualquier otra palabra amable. Claro que también alguna vez me gustaría saber lo que piensan de mí, aunque lo intuyo, jajaja. Muy buena reflexión. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Je je je... interesante... Juro y perjuro (mal empiezo) que me cuesta muchísimo poner buenas caras a quien no puedo ponérselas. Suelo ser como un receptor, con eso lo digo tó, y estas letras me dan buena señal...

    ResponderEliminar
  8. Tocaya: eres de las mías hasta en eso. Y últimamente me acuerdo cada vez más de esta frase que leí en algún sitio: "Qué desagradable es caerle bien a alguien que te cae mal"... (jejeje).

    Luigi: gracias por lo que me toca y a ver si se dices el truco para no poner buenas caras a quien no lo merece.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Es un tema complicado éste. Yo soy una persona bastante transparente y cuando alguien me la juega o no me cae nada bien, pues mi cara es un poema, no soy demasiado buena disimulando la verdad.
    Todas las opiniones que te han escrito por aquí me parecen igual de válidas, que ante todo somos seres civilizados y tenemos la palabra para comunicarnos, lo que ocurre es que a veces con según que especímenes no sirve de mucho jaja
    yo con estos energúmenos me comunico por rugidos.
    Buena entrada. A mi me caes muy bien.:)

    ResponderEliminar
  10. Ohhh!! Hay que ser sinceros!!! Muy buena entrada, Creo que es la primera vez que estoy por aca, Un placer ocnocer tu blog, Si me lo permites me quedo por aqui a ver que descubro, bendiciones!!

    ResponderEliminar
  11. ¿Donde hay que firmar?...me uno al club de los que cada vez aguantan a menos peña...lo malo es que adoro la educación...jodida paradoja. Pero bueno, cuando no puedo con la lengua, me desquito con la mirada.
    Muy buen y sincero texto,amiga.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por vuestros comentarios, chicos. Ya veo que somos todos del mismo club...jejeje.

    ResponderEliminar
  13. Con vuestro permiso, yo también me uno al club. Lo cierto es que a veces la educación se funde con la falsedad y cuesta diferenciar a la una de la otra.

    Pero supongo que mientras que no explotemos, todo 'va bien'.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. te entiendo perfectamente. pero también me irrita un poco cuando alguien en un alarde de sinceridad te dice eso de que yo solo tengo una cara. Me dan ganas de decirle, claro, si tuvieras dos irías con la otra, gañán. Me gustan tus entradas, saludos

    ResponderEliminar
  15. Bueno, hay que diferenciar entre ser educado y ser falso. Está claro que una cosa es ser cortés y otra tener que ser más agradable de lo necesario, pero en muchas ocasiones, nos vemos obligados a dar más de lo que se merece el jeta en cuestión. Supongo que depende del entorno en el que convivas con susodichos elementos.

    Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  16. Cómo molaría decirle a todo el mundo lo que uno piensa. Pero quiénes somos nosotras para decírselo. Tenemos suerte. Al menos, creamos un blog :P Muy buen post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya no lo digo, me callo y pongo cara de pocos amigos, a ver si así, esquivándolos, lo notan...jejeje. Sí, a Dios gracias creamos un blog y vomitamos para afuera.

      Un abrazo y gracias por la lectura.

      Eliminar
  17. Al comienzo de esta entrada respondí, con el pseudónimo que utilizaba entonces, que era educado y políticamente incorrecto. He de corregirme: Ya me han obligado a perder la educación.
    Ayer mismo tuvimos una reunión de vecinos porque el piso está mal construido y las plantas superiores se calan. Uno de una planta inferior, que no quiere arreglarlo porque no le toca (como admite abiertamente), optó por insultar a mi padre y al meterme yo en medio para que se callara, profirió amenazas contra mi integridad física: resultado, me vi como treinta años atrás "invitándole" a salir a al calle con toda la educación perdida.
    Así que, no os preocupéis, no os volvéis mayores: el mundo tiene un porcentaje considerablemente alto de gilipollas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres B218? Cuánto tiempo, no? Una cosa, querrás decir que eras políticamente CORRECTO, porque INCORRECTO lo serías ahora, no? Más que nada por lo que explicas luego.

      Yo a estas alturas no me vuelvo mayor, sino madura...jeje. Un abrazo y siento tu incidente.

      Eliminar
  18. Incorrecto lo he sido siempre; sólo que antes decía las cosas con educación y ahora me importa un carajo perder las formas. Vamos, que mi vaso se colmó hace mucho y ya exploto ante cualquier cosa (dejando a veces a la gente pasmada).
    Es más, es la segunda reunión en la que me amenaza y siempre con mesas por medio y una decena de metros, así que ne la próxima intencionadamente me voy a sentar a su lado, a ver si es así de "educado" cuando sabe que tiene la bofetada al lado.

    ResponderEliminar
  19. Vivimos en un mundo donde la hipocresía parece ser un mal necesario. Supongo que por eso me enamoré del personaje que Hugh Laurie (el otro Hugh) recrea tan magníficamente en la serie House. Y fue un auténtico flechazo, uno de esos amores a primera vista. Lo malo es que hasta la anti-hipocresía por excelencia, como el doctor House, acaba cansando.
    ¿Hay gente que me cae mal? Quiero decir, aparte de la clase política... Pues diría que no. Y ahora estoy pensando en el secreto de mi éxito... Claro, qué tonto. Se debe a lo reducido de mi círculo social (y reconozco que la palabra "círculo" me viene grande). Pero yo pensaba que ya no era un misántropo... Bueno, tal vez me he convertido en un misántropo majete. ¿Eso no es una contradicción? ¿O un oxímoron como inteligencia militar? Por cierto, me he perdido. Ah, sí, que estaba escribiendo un comentario...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, y qué comentario! (por cierto, lo malo de releerse es que te dan ganas de empezar a editar el texto. ¡Qué horror de escritura!)

      Efectivamente, si tienes un cír-culo reducido es bastante difícil que acabes despotricando como yo, pero ya estás viendo que en este lado del cibermundo, por lo visto ese tema está desproporcionado y todos los plastas que no soportas tú me ha tocado aguantarlos a mí. Te puedo ir mandando alguno, si quieres, y os los quedáis por ahí, retenidos...

      Misántropo no sé, pero majete, de sobra!

      Eliminar