Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

viernes, 4 de mayo de 2012

La mosquita muerta.


 
Que alguien te llame “zorra-puta” te toca la fibra sensible, pero si lo hace una adolescente en una red social (pública), implica que los pelos de los brazos se te pongan como escarpias (directas y listas para dispararlas contra su yugular), visualices su joven, tersa y lisa cara mofándose de ti y comiences a experimentar una sensación visceral que te corroe por dentro, conteniendo, ante todo, tus ganas de estamparla contra la pared.

Luego te preguntas qué es lo que has hecho como para que de pronto te insulte gratuitamente sin ninguna causa aparente. Buscas en su historial y ves que no hay castigos, ni notas a sus padres, ni nada que justifique ese tipo de insultos. Así que empiezas con el mitin: Que si estos niñatos se creen que están por encima del bien y el mal, que si se piensan que pueden decir lo que sea, incluso con sus nombres y apellidos, pensando que no pasa nada y  quedan impunes… ¿Pero qué se han pensado? ¿Que son los únicos que manejan las redes sociales? Y lo peor… ¿se van a quedar tan panchos y nadie va a hacer nada?


Claro que había insultos no sólo para mí, también para mis compañeros. Algunas cosas, incluso hacían cierta gracia pero otras eran de muy mal gusto.

- ¿Quién no ha escrito en algún cuaderno “el profe de mates es subnormal”? -. Me decía un compañero, reclamando mi serenidad.

Sí, claro. Todos lo hemos hecho, pero era tu cuaderno, personal, privado e intransferible y si te lo pillaba el profesor en cuestión estabas perdido. Claro que ahora, esos cuadernos, esos papeles en los que volcábamos nuestra frustración e impotencia ante quien tenía el poder y la sartén por el mango, se han convertido en un sitio Web donde todo el mundo puede entrar, escribir y decir públicamente lo que se les antoje, eso sí, hay que ser muy subnormal para hacerlo con nombre, apellidos y no ocultar ni su foto (almasdedios…)

Así que, una vez sopesados los pros y los contras; si debía dejarlo correr o montar la del “pulpo”; compartirlo con mis compañeros o callar encubriéndolos, decido ir directa a hablar con mi jefe, y que salga el sol por Antequera.

Hoy, a media mañana, recibo por fin la visita de mi agresora verbal: cabizbaja, gafa-pasta del culo de un vaso, con un ojo fuera de su rumbo y bastante desaliñada.

- Vengo a pedirte perdón -. Me dijo más dócil que un trapo.
- Ahá… ¿Por qué concretamente? - Contesté adrede para no ponérselo fácil.
- Es que…- tragó saliva sin dejar de mirar el suelo– yo no sabía que esos comentarios se podían leer desde fuera. Pensé que era solo para mis amigos.
- Bueno, ¿y me puedes decir qué te he hecho yo para que me insultes así?
- Nada.
- Pues entonces, no lo entiendo.
- No, es que estábamos de cachondeo y…
- Ya… ¿y tú sabes, que te puedo denunciar por esto? -. Palideció pese a su tez oscura. – Lo siento, de verdad, no volverá a ocurrir -. (¿Dónde he oído yo eso antes?)

La vi diminuta, pese a sus 16 años, muy poco agraciada y con esa mescolanza de friki tímida y mosquita muerta que pasa por el cole sin pena ni gloria.

- Anda, tira y márchate- (que me estás dando tanta pena que al final voy a ponerme a llorar).

- Te ha ganado el pulso. Esas son las peores, las que van dando pena -. Añadió después una compañera.

- Sí, sí, puede ser. Pero suficiente tiene ella ya consigo misma. Qué malo es querer dar la nota y llamar la atención…. especialmente cuando no eres precisamente la más popular del cole.

16 comentarios:

  1. Supongo que formas parte de esa docencia sometida a los recortes. Bueno, imagino que ante esa turba quinceañera solo os queda tener una paciencia blindada a prueba de improperios poligoneros jaja
    ya sabes como son los chicos, chicas de esa edad,jaja utiliza toda la empatía de la que dispongas y sé fuerte.
    un abrazo curativo.

    ResponderEliminar
  2. Yo te iba a decir lo mismo que tu compañera: te ha timado. La historia que contará a sus compañeros va a ser muy distinta de la que relatas aquí, te lo aseguro :P
    Fdo: Uno que fue un buen pieza

    ResponderEliminar
  3. No creas, los convocaron a todos y les hicieron borrar todo el hilo (no queda nada).

    Si es que...

    ResponderEliminar
  4. La prepotencia y la inconsciencia dominan en la edad adolescente, es lo que les lleva a hacer y decir muchas tonterías (tómatelo así) que no tienen ningún sentido.

    Nosotros los adultos, tendríamos que ponernos de vez en cuando en su lugar, porque al fín y al cabo también hemos pasado por esos años.

    ResponderEliminar
  5. Hoy ha sido ésto, pero te aseguro que mañana habrá más. Nunca se rinden con tal de ser populares y poder mofarse de la comunidad educativa, (en este caso). Todos hemos tenido 15 años, y en petit comité hemos dicho barbaridades de este o aquél, pero hacerlo en público es otra historia.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto que todos hemos sido adolescentes; sabemos que es una edad en la que solemos revelarnos contra todo. Yo comprendo que hay grados y grados y que también depende mucho del ambiente del resto de la clase.
    En mi caso, por ejemplo, he cambiado cinco o seis veces de instituto... he sido un mal bicho, lo admito. Pero es que los críos de hoy en día me hacen parecer el tío más pelota que existió jamás...

    ResponderEliminar
  7. Esto ha sido una lección no sólo para mi "gafa-pasta" no-popular. También para el resto de los que hicieron comentarios peyorativos.

    La cara que se les quedó cuando vieron que todos habíamos leído sus comentarios (a escasas semanas de exámenes finales) ha sido un poema.

    Se lo tienen merecido. Por "sobraos"

    ResponderEliminar
  8. El "ser adolescentes", es posiblemente la justificacion que usan sus padres para quedarse de brazos cruzados y no "seguir" educando a sus hijos. El resto del mundo, los padecemos. Bien hecho , no lo podias dejar pasar.Ana PL

    ResponderEliminar
  9. Si mi hijo (adolescente) hace algo similar, te juro que iba a lamentarlo pero muy mucho. Claro que mi hijo no está en esa ... "clase social" a la que este sitio pertenece. Lo que me preocupa es que éstos serán los que nos gobiernen en el futuro. Horror!!!

    ResponderEliminar
  10. Qué fuerte Ana, esas mosquitas muertas me las conozco yo muy bien... ¡pero que muy bien! son más malas que un dolor de muelas a las cuatro de la madrugada, pero no te creas nada, son lo que tu dices, unas envidiosas que pasan sin pena ni gloria, poco agraciadas y a las que no pilla ni el tren y son unas resentidas.
    El texto es estupendo!!
    Besazos.

    ResponderEliminar
  11. Lo peor de esto es que la culpa no es de ellos; la culpa real de que nustra sociedad se este diluyendo poco a poco (es un decir) en la más supina estupidez insolente la tenemos TODOS nosotros; sí, nuestra mierda de generación, o mejor dicho, generaciones ¿que esperabamos con tanto buen rollito y tanto bollicao?
    Pues eso...a joderse.
    Lo siento, Ana..por tí; pero a la gran mayoria, que nos vayan dando.

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, tranqui, aún estamos a tiempo de meterlos en vereda. Al menos algunos seguimos las mismas reglas de nuestros padres (un cachete a tiempo y no faltarle el respeto al profesor). Parece que ahora se están viendo las consecuencias de ese "buenrollismo" con los hijos, sí.

    Un beso, Caste.

    ResponderEliminar
  13. Joe miedo me dais. La verdad que todos hemos insultado un poco a los profesores jejeje y quién diga que no, que tire la primera piedra... pero que digo yo una cosa ¿tan fuertes eran los insultos como para decir que la podíais denunciar???? y otra cosa, ¿como es que os dio por meteros en el twitter o tuentti o lo que sea de la chiquilla?
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  14. Te dejo un premio!!!

    http://1.bp.blogspot.com/_xUJ1n2KXRj8/SrldfvPHSKI/AAAAAAAAAFY/PAefW6YNrpE/s400/hermoso+blog.gif

    Besos y feliz semana

    ResponderEliminar
  15. Mónica: no sé si "zorraputa" te parece suficientemente fuerte (el resto de los insultos no eran para mí, por eso no los pongo) y sí, todos hemos insultado a los profes, pero no en público y a la cara (que viene a ser publicarlo en el twitter).

    ¿Cómo nos metimos? Primero porque insisto que Twitter se ve sin más, y segundo porque son tan bobos, que fueron contando sus fechorías a los mismos profesores (sabes que hemos abierto un twitter que habla de todos vosotros????) Ves como son idiotas????

    ResponderEliminar
  16. La de gente con twitter que ni se imagina que todo lo que está escribiendo es de dominio público. Es que internet es muy bonito, pero hay que saber usarlo :P

    ResponderEliminar