Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

lunes, 25 de junio de 2012

En tardes como éstas...

Getty Images


Viernes por la tarde. Me dispongo a dar comienzo a un merecido fin de semana de descanso, abrir la temporada de verano "piscineando" y relajarme profundamente al sol, ya que las últimas semanas han sido de órdago mañanero.

Llego a casa después de trabajar con el calor del recién inaugurado verano adherido a mis huesos. Lo echaba de menos. Me apetece secano de ese del bueno. ¡Por fin! Pero no sin antes tener que prepararlo todo, dejándolo atado y bien atado: En un par de horas llega mi hijo de la excursión de fin de curso y tengo que ir a buscarlo, llevarle a casa y organizarlo para que pase el fin de semana con su padre, hacer mi maleta y emigrar fuera de casa para que mis padres, que estaban alojándose en ella un par de días (por obras en la suya), anden más cómodos.

Comienzo a darles instrucciones de dónde están las cosas: aquí los desayunos, aquí los platos, aquí la contraseña del ordenador, aquí la lavadora.... cuando de pronto suena mi teléfono. Es mi vecina informándome de que la reunión del campamento de verano al que van a ir nuestros respectivos churumbeles va a empezar en cinco minutos.

- ¿Pero no es la semana que viene? - Digo descolocada.
- No, es hoy.

Salgo corriendo y le pido a mi madre que vaya a buscar a su nieto a las ocho y, tras llegar a la sala donde los padres ponen el ojo inquisitorio en la sudorosa recién llegada (o sea, yo), suena mi móvil haciendo aún más llamativa mi interrupción en la sala. Era mi hijo informándome de que llega media hora antes.

Logro ubicar un asiento junto a mi vecina, aunque quisiera esconderme pasando desapercibida después de llamar tanto la atención, cuando caigo en la cuenta de que tengo que llamar a mi madre para avisarla de que tiene que salir cuanto antes a por él. No contesta ni en el fijo ni en el móvil y, tras varias llamadas, consigo hacerle llegar el recado de que tiene apenas unos minutos para ir a buscarle. Whatssapeo a mi hijo para decirle que va a buscarle su abuela y que si no la ve, la espere y no se asuste.

Cuando por fin puedo empezar a concentrarme en lo que están hablando suena de nuevo mi móvil. Esta vez es mi pareja, al cual cuelgo dos veces, a la par que bajo el volumen del aparato (cosa que tenía que haber hecho antes de entrar pero no hice por las prisas). Vuelvo a notar el descontento de mis compañeros de alrededor y tiro nuevamente de whatssapp para advertirle que no puedo hablar, que se me había pasado esa reunión. Miro la hora y me doy cuenta de que el padre de mi hijo también está a punto de llamar para saber cuándo podía pasar a recoger a su vástago, pues ese fin de semana lo pasaba con él. Así que antes de que vuelva a dar "el cante" y la vibración del teléfono se ponga en marcha otra vez, whatssapeo de nuevo a mi hijo para que llame a su padre y le informe directamente, pero antes de terminar el mensaje ya estaba vibrando mi terminal.

Desesperada por la situación y maldiciendo a todos los santos y futuras personalidades del mundo de la beatificación, decido salir de la sala siendo consciente de que esa misma actitud la criticaba yo unos cuantos "post" más atrás, para decirle que llame él directamente al niño y se ponga de acuerdo con él.

Finalmente, vuelvo a entrar y consigo medio enterarme de aquella reunión, finalizándola sin más altercados (aún), exceptuando el hecho de que mi hijo, ya una vez en el coche, me manda otro whatssapp diciéndome que ha perdido el saco de dormir seguido de un jocoso "ja ja", lo cuál me hace la misma gracia que si me hubiese pillado los dedos de la mano con la tapa del piano.

Vuelvo a casa a ver si soy capaz de seguir el plan preestablecido hacía dos horas, amenazando a los que allí estaban (mis padres, mi hijo, la perra y el gato) ya que no tenía el "horno pa' farolillos" y que iba directa a la ducha sin más interrupciones.

Me arreglé, me vestí y me maquillé y, justo cuando estaba a punto de calzarme, sonó el timbre de la puerta: era mi vecino para preguntarme sobre el ADSL y que, obviamente, y para seguir el incesante ritmo de la tarde, fue interrumpido por el sonido del telefonillo pulsado por mi exmarido, el cual estaba en el portal, esperando a que bajara mi hijo.

Estaba claro. Era el día de mi "Gran Hermano" o de mi "Show de Truman" y yo sin saberlo, porque era obvio que esto tenía que estar preparado por alguien que se lo estaba pasando bomba a mi costa. Demasiadas casualidades.

Por fin, pude acabar con la maleta para irme el fin de semana, con las instrucciones a mis padres, con la despedida de mi hijo y con el hecho de tener claro, que en tardes como éstas es cuando se ve si tienes el suficiente aguante como para no salir por la puerta gritando que te coges un avión a la isla de Perdidos durante una buena y larga temporada para quizás no volver nunca  más.

19 comentarios:

  1. Mujer y madre (entre otras cosas) desesperada.
    ¿Demasiadas casualidades? recuerda, nada es por casualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues al listo que haya estado partíendose a mi costa le deben de haber pitado mucho los oídos. A él y a toda su especie... !!!!

      Eliminar
  2. ¡Por Dios Ana me has estresado nada más leerte ufff!!! jajajaja, por cierto, si te coges ese avión por favor no te olvides de una que anda por aquí un poco perdida... jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja...si te has estresado al leerme imagínate cómo sería en la vida real... Ok, voy sacando dos billetes? Ah, no, que Ángela se apunta.

      Señorita!!! Que sean tres!

      Eliminar
  3. realmente,has logrado crear el clima de apuro,urgencia,y estrés de la prota!
    me encantan tus cuadros literarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, menudo "cuadro" tenía yo el otro día...jajaja. Gracias por comentar y leer.

      Eliminar
  4. je je je... y al terminar el relato, por fin algo de paz.

    Diario de abordo: ¡¡¡¡Sálvese quien puedaaaaaa!!!!

    Te mando un abrazo ahora que estás tranquila, imagino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo reparé con un buen finde. Gracias, Luigi!!!

      Eliminar
  5. La ley de Murphy, si algo puede salir mal, saldrá mal. Vaya tarde, tocaya!!! Supongo que conseguiste relajarte y disfrutar del finde. Un abrazo y a disfrutar del veranito!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo había oído que si algo puede salir mal, saldrá peor!

      Besazo!

      Eliminar
  6. Maite, Ana, a lo del avión me apunto.
    bueno, hay días así y los hay mucho peores, paciencia niña.
    En fin, no sé cómo podríamos vivir sin teléfono, pero vivir pegado a él también es un calvario...., ya me has estresado, me voy a tomar un café.

    un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  7. Es preciso llegar a comprender que seguramente tus peores días ya han pasado...

    Un brazo.

    ResponderEliminar
  8. Tú crees? No sé yo, no sé yo... Gracias por los buenos pensamientos.

    ResponderEliminar
  9. Hay dias malos y malos dias. Un saludo

    fus

    ResponderEliminar
  10. Qué ritmo más trepidante.
    Y esto te pasa en una tarde de tranquilidad.
    No me quiero imaginar cómo serán tus días movidos. ¿Seguro que no tuviste nada que ver con el terremoto de Lorca?
    Fantástico, genial. Magnífico.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Espero que al final después de la tempestad llegue la calma.
    que tengas un buen fin de semana.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  12. ...traigo
    ecos
    de
    la
    tarde
    callada
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    ANALOGIAS

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE BAILANDO CON LOBOS, THE ARTIST, TITANIC SIÉNTEME DE CRIADAS Y SEÑORAS, FLOR DE PASCUA ENEMIGOS PUBLICOS HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA,JEAN EYRE , TOQUE DE CANELA, STAR WARS,

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  13. Como la vida misma,amiga. Y es que no hay mayor aventura (...a veces) que nuestra propia existencia...sobre todo cuando algo o alguien nos saca de la rutina.

    ResponderEliminar