Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

martes, 23 de octubre de 2012

Con las cosas feas...



Por mi carácter extrovertido, gozo (o padezco, según se mire con quién) de una predisposición nata para que aquél que empieza a coger confianza conmigo acabe contándome hasta de qué color son sus higadillos. Lo cierto es que yo también lo hago, y la verdad, no sólo no me importa, sino que lo agradezco, porque si he de ser sincera, aprendo de las experiencias ajenas casi tanto como de las propias.
Y es que claro, el problema es que muchas veces, acabo viviendo en primera línea de fuego el eterno divorcio de Pepito, las perpetuas peleas familiares de Manolita y la constante sumisión de Periquita tanto en el trabajo como en casa. Entoces me sobrecoge siempre el mismo y frustrado pensamiento: "si fuera yo..."

Recuerdo una vez que tuve una amiga (ja, sí, menos cachondeo), y digo "tuve" (en pretérito perfecto, pasado, ya acabado y bien enterrado) por lo siguiente: Ella era de esas que te llamaban para contarte su día a día haciéndote partícipe de su divorcio (¡valiente!), de cómo apareció su nuevo novio (¡qué bien!), que posteriormente abandonó por no estar a la altura (¡ays, qué exigente!). Era de esas que te volvía a relatar cómo conoció al segundo novio (para esos estamos), la recepción de las flores (¡qué guay!), sus primeras citas (¡mmmm!) y de la cena-reencuentro con el primero (¿comorrr?). Es justo  ese tipo de personas que te despierta un sábado a las 8 de la mañana (grrrrr) replanteándose volver con el marido (!!!???) , a ver si es que no ha hecho bien (¡S.O.S!), "por los niños, ya sabes…" (¡¡¡ufff!!!) y al día siguiente, te manda un mail explicándote que puede que vuelva a ver al segundo novio (¡no puedo más!) porque no tenía claro si podría haber funcionado (¡quiero una muerte rápida! ¡Necesito sucidarme!). Ahora sí, ahora no, ahora es blanco, ahora es gris, ahora negro, ahora vuelta a ser blanco (con un Mágnum 44 me vale).

Efectivamente,  como habréis podido deducir, la cosa no llegó muy lejos y, lamentablemente (más bien lo contrario), acabé mandándola al psicólogo (de una forma un tanto brusca, vale), pero es que una da, escucha, vuelve a poner la oreja, esboza su mejor sonrisa y después  se da cuenta de que la situación no funciona a la inversa. Así que resoplas, aguantas y verificas en tu aljibe interno donde guardas toneladas de paciencia, que fíjate tú, que ya no queda ni gota.

Por supuesto que sí, que yo también doy el coñazo. Hablo con uno, largo con otro, con un tercero y cotejo. Planteo y replanteo. Lo miro por arriba, por abajo, pero una vez que lo tengo más que visto, el tema ya me supera y finalmente, decido y se acabó. Después no hay marcha atrás ni Dios que me haga cambiar de opinión. Claro que puedo entender que no todo el mundo es igual, y ya sabemos que en esta vida, “hay gente pa’ tó”, pero lo cierto es que, veo cómo algunas personas que prolongan esa agonía en el tiempo durante meses, años, o incluso décadas, no terminan de coger el toro por los cuernos y me exaspero

Llamadme radical, pero soy de las que piensa que, a estas alturas uno no puede estancarse en el tiempo, un día y otro con la misma canción.  La vida pasa y de momento, no tenemos pruebas de que haya otra en la que rectificar nuestros errores.
 
Sólo el tiempo me ha enseñado a darle sentido a aquella frase que tanto repetía mi padre: “Con las cosas feas, mejor cuanto antes.”

37 comentarios:

  1. En el folklore de los pueblos hay siempre un hombre que engaña a otro al que supera en vista mercantil y falta de escrúpulos. Pero cuando las dos que se enfrentan son mujeres, hay una mayor pugna de habilidades, un " echar un pulso " a ver quién le puede a quién...

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmm, sí, pero no se trataba de hacer diferencias entre ella y yo. Hablaba simplemente de esa forma de cambiar de opinión cada dos por tres, cosa, que como ves, no consigo entender.

      Gracias por el comentario!

      Eliminar
  2. Bueno, mujer, respiiiiiira.
    A veces es mejor ver las cosas con perspectiva. Con cierta distancia. Más como un mero espectador y no involucrarse demasiado.
    Efectivamente no todo el mundo es igual ni es capaz de desembarazarse de su pasado ni de sus dudas.
    Pero como dijo Aquel: "que los muertos entierren a sus muertos".
    Si tú eres de las que no das marcha atrás... ¡pues ole tú, que tienes las cosas claras! Y quien no... pues éso. Como decía mi madre: oír ver y callar. Y que cada quién aguante su vela.
    (y no sigo con el refranero... que me agoto) :P
    Un besote gordo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, claro, y no por mucho madrugar, que ciento volando... :-)

      Obviamente aprendí la lección y ahora, aunque sigo el tema, trato de no involucrarme tanto, porque al final, pasa lo que pasa.

      Un beso, Hulna.

      Eliminar
  3. Una buenísima reflexión!! no todo el mundo está preparado para pasar página.
    Ofú...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;-) Bueno, más que pasar página es llevar a rajatabla sus decisiones. Yo es que soy muy tajante, hija!

      Besazos decididos.

      Eliminar
  4. Uh uh! menudo temita ja ja, me parece que más de una y más de dos tenemos experiencia con esta especie de vampiros emocionales que te cuentan todos sus problemas y te utilizan de catalizador, luego tú pensando que ya que lleva semanas dandote el coñazo, te crees con derecho para contarle alguna pequeña preocupación, y descubres que desconecta y no te hace ni puto caso, es ella, ella y ella.
    Hace dos o tres días empecé a escribir justamente de esto y lo dejé a medias porque me bloqueé, pero cualquier día remato, que hay mucho que decir.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, sabía que me entenderías. Tengo por ahí una entrada que se llama "vampiros emocionales" que lo mismo te puede ayudar a que termines tu escrito...Échale un vistazo.

      Besos

      Eliminar
  5. Si te sirve...

    http://www.sereira.com/indexw.html

    http://sereira.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por las referencias y la lectura. Le echaré un vistazo. Saludos.

      Eliminar
  6. Las personas inseguras se apoyan en las que son o parecen más seguras, tocaya. No te me enerves, la mujer sólo quería un consejito, jejeje. La vida se complica o nos la complicamos, vete tú a saber!!!!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese ejemplo lo he descrito para que os hagáis una idea del tema del cambio de decisión. ¿Consejitos? Si luego me los metía por el...(|)

      Un beso y gracias por estar ahí.

      Eliminar
  7. No creo qué seas radical Ana, si acaso sincera y aquí lo has demostrado... Desbordas sinceridad en estas letras!!.

    Como han dicho por ahí arriba, hay gente qué parece qué nos "chupa" la energía y además esa incertidumbre qué tienen nos la trasmite, eso sí, en la mayoría de las ocasiones lo hacen inconscientemente, pero lo hacen qué ese el el caso!!

    Quedan muy chulos esos paréntesis... le dan mucha vidilla al texto.
    Un abrazo y sigue así, tal como eres!!

    PD. Esto te pasa por ser tan empática :)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, soy bastante tajante pero claro, supongo que la experiencia te hace decir "por ahí ya no paso más".

      Gracias por esas letras que me animan tanto, Manu. Un abrazo empático... :-)

      Eliminar
  8. Tal cual,yo soy de las que piensa como tú Ana,lo que pasa,es que a veces es muy complicado no aferrarse al pasado,porque entre otras cosas,muchos prefieren lo malo conocido a lo bueno por conocer!
    Muy buen texto,como siempre inteligente y lúcido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo lo de "más vale lo malo conocido" lo llamo cobardía. Si no arriesgas no ganas y mucho me temo que en esta vida hay que jugársela de vez en cuando.

      Un beso, Luni!

      Eliminar
  9. Primera sonrisa de la tarde...marchando!!! Gracias, colega :)
    Ahh, y ya somos dos (...raritos,digo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, pues oye, encantada de haberlo hecho! Un besote.

      Eliminar
  10. Estoy ahora mismo de pie, aplaudiéndote, chiflando y agachada sobre mi ordenador apoyado en la mesa para poder escribir este comentario, jajaja!!!
    123% de acuerdo con lo que dices...
    Y entiendo lo de la amiga, a mí también me pasó varias veces eso, yo a lo mejor no he sido de terminar amistades, pero sí soy de las que tienen memoria, y ya es como que paso total de ellas, es que alguien así te cansa, otra que paciencia en el aljibe...
    Pasa muuuuuuuuy rápido la vida, no merece la pena volver a relaciones o situaciones que no han funcionado, y eso de "vuelvo por los niños", bueno, nefasto en mi humilde opinión...
    Besitos, genial el post, me divirtió un montón mientras lo leía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eva... Supongo que sabes de lo que te hablo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Pero bueno, aquí el tema principal es que tú eres de ese tipo de personas a la que todos quieren contar su vida y tú estás un poco hasta los cojones (hablando mal)de escuchar penas ajenas.
    A mi me ocurre tres cuartos de lo mismo, no sé por qué. Hace poco acompañé a una amiga a realizar un gestión a la oficina de empleo y en la fila una mujer madura le preguntó a mi amiga como funcionaba el tema de las mesas y esas vainas..., y mirándome a mi me dijo: yo es que estoy separaba ¿sabes? a esta aclaración de su estado civil le siguieron otros temas como la custodia de su hijo, su despido improcedente, la no manutención por parte de su esposo y tras otras muchas cosas me dijo que estaba muy nerviosa porque se medicaba hasta las cejas(por la depresión) y bla bla bla...Salí agotada. Pero es que esto me ocurre en el ambulatorio (las abuelas aprovechan para hacer punto a mi lado mientras me hablan de la guerra, del hambre, de sus nietos y de lo zorras que son sus nueras). Y en general en todos lados. Así que creo entenderte, chiqui.
    Y sí, la vida pasa muy rápido, pero no todo el mundo tiene los "guevos" suficiente para pasar página. Una entrada muy buena, niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que hay personas más predispuestas a escuchar a los demás. El problema es cuando parte de ti se involucra, se apena o se sumerge en el tema, sin poder hacer nada al respecto más que escuchar.

      Normalmente, de las historias ajenas siempre se aprende. El problema es cuando los ves que van dando palos de ciego de un lado a otro y por mucho que tú les digas, ni te escuchan ni te quieren escuchar, pues lo único que hacen es vomitar su pesadilla, transmitiéndotela a ti.

      Con el tiempo estoy consiguiendo activarme una protección...jejeje. Gracias por la lectura y espero que hayas subido ese ánimo.

      Eliminar
  12. Hola amiga, hacía tiempo que no leía algo tan...no tengo palabras, estoy entre sonríendo y alucinando.

    ¿Estaré dormido?.

    ¿Tan sólo será un sueño?.

    Espero que no...bromas aparte, me has impresionado y te doy las gracias.

    Una de las últimas sonrisas antes de irme a la cama y gracias a ti.

    Un saludo,
    Francisco M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no exageres que no he descubierto la pólvora, Francisco. Aún así, gracias por los elogios (ya sean de coña o no).

      Saludos.

      Eliminar
  13. Divertidísimos los paréntesis!!! jajajajaja. Genial, Analogy

    ResponderEliminar
  14. Pues a mi me pasa, que, por mi carácter introvertido, encuentro también personas que, más que contarme sus problemas, lo que hacen es pasármelos a mí para que yo se los arregle.
    E, idiota de mí, los cojo y se los arreglo. Ya voy aprendiendo a escaquearme, pero todavía me cuesta mucho decir que no. Si fuera puta, probablemente no cobraría.
    Buen texto, plasmando la realidad con humor. Que nos falte.
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, me ha encantado tu comentario, Joaco. Está claro que algunos no aprendemos a poner límites a los demás, pero nada, eso se pasa con la experiencia (creo).

      Besote.

      Eliminar
  15. Hola, es la primera vez que vengo por aquí.
    ¿Tú y yo somos familia ó algo? :)
    Lo digo porque debe ser que no nos damos cuenta de que existe una raza de personas todavía no catalogada: Los escuchadores.
    Yo también pertenezco a ella. ¡Llega un momento en que dudas hacia dónde apuntar el Magnum!
    Mi marido dice que tengo imán para locas...
    Si no te importa, me quedo por estos lares que me ha gustado el sitio.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y el comentario, Dolega. Creo que me suenas, y no sé si será por los genes (jajaja).

      Siéntate donde quieras, hay sitio para tós!

      Un abrazo!

      Eliminar
  16. No hay mejor solusión que la que administro en mi persona. No me vengas con penas que yo tengo las mias, y asunto resuelto...y de llamadas a deshora nada de nada, telefono apagado y mañana será otro día y ya me enteraé de las desgracias.
    Me ha gustado tu escrito, y sobretodo los parentesis.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fibo por leer y también por los consejos.

      Un saludo.

      Eliminar
  17. Me gusta mucho esta entrada.Me gusta mucho lo bien que expresas "entre paréntesis" cuáles son tus sensaciones (o más bien cuáles fueron). Eres divertida además de extrovertida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Psicómata y es que mejor tomárselo todo entre paréntesis y con una buena dosis de ironía.

      Un saludo.

      Eliminar