Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

miércoles, 9 de enero de 2013

¡Si eso no es ná!

(Getty Images)
 
¡Si eso no es ná! Eso es lo único que oigo. Y no sé si lo dicen porque realmente saben de qué va la vaina o por quitarle hierro al asunto. A mí, mientras, me llevan los siete males.

Y es que cuando oigo: -¿Que te van a quitar un pólipo en el útero? Bueeeeno, ¡si eso no es ná! - Me dan ganas de decirles: - Claaaaaro, ¡no es ná! ¿Y por qué no te metes tú una cámara en el prepucio, por ejemplo, a ver qué se se siente? ¡Total, no es ná!.

Claro que, entre meterme en un quirófano (previa pastilla dilatadora del susodicho órgano, que lo de dilatar y contraer el útero ya hemos pasado algunas por la experiencia y es de todo menos gratificante), te introduzcan un tubito con una cámara llegando a los 9 milímetros (si, como una Mágnum) y te extraigan el susodicho tumorcillo con un láser (y luego el tac, tac, mental a la espera de si es benigno) y tomarme el aperitivo relajadamente en alguna terracita al sol, pues no sé yo... Estoy por dudar, claro, total, como no es ná...

El caso es que yo iba más o menos tranquila. Sabía que eran lentejas y punto, pero ayer mi querido médico me puso al corriente de todo lo que me puede pasar (descarga de responsabilidad, que se llama): firma aquí si estás de acuerdo, mona, que si no puedo entrar en el útero entonces te hago un legrado, que lo mismo puedes tener hemorragias y mil mandangas más que casi prefiero no relatar para no poneros el estómago del revés. Así que obvio, ayer salí con cuerpo-jota y más rayada que el Iphone de Eduardo Manostijeras.

Al final, después de darle muchas vueltas, he decidido tomármelo con humor, compartir con vosotros mi acojone y desahogarme de la mejor manera que sé: escribiendo, por que para qué vamos a negarlo, ser no debe ser ná, pero meterme en un quirófano con susodicho aparato entre las piernas es una opción que hace de todo menos cosquillas. Además me he dado cuenta de que no es el dolor lo que me da pánico sino más bien no saber hasta dónde duele, si es soportable, si va a ser poca cosa o como dice una buena amiga, si la"drogaína" va a ser suficiente para quitarme los dolores de después.

Entiendo que luego, a posteriori, os cuente la segunda parte y me queje de ser una exagerada, una agonías y una ñoña, que yo he pasado ya por cosas peores y aquí me tenéis vivita y coleando , pero ahora, de momento, a dos días vista, me produce cierta angustia indescriptible...

En fin, que allá que vamos: viernes a la hora del aperitivo (tomaros una a mi salud, que yo ya me lo tomo en vena), ingresando dos horas antes (como con los aviones) y en ayunas desde la noche anterior (¿no querías adelgazar después del turrón?), me espatarran y me sacan al inquilino ese que lleva tocándome los ovarios ya varios meses ( si, lo sé, y nunca mejor dicho).

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Gerónimooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!



36 comentarios:

  1. Lo mejor que puedes hacer es tomarlo con humor, por experiencia creo que es preferible a amargarte o preocuparte en demasía (claro que sé que a veces es inevitable).
    Te estaré enviando mis mejores deseos el viernes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso siempre. Humor que no falte. Supongo que no es para tanto y que muchas han pasado por ahí, pero el come-come de los días anteriores no hay quien me los quite.

      Un besazo y espero tu buen rollo el viernes!

      Eliminar
  2. jajjaaj joder Anita...si eso no es ná!!!

    Mundial tu post, como siempre. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje, bueno, exagerá que es una, ya sabes.

      Besazo.

      Eliminar
  3. Tocaya, empiezas fuerte el año!!!
    Bueno, menos mal que te lo has tomado con humor y del bueno.
    Muchos ánimos para lidiar con ese toro y piensa que el viernes es el mejor día de la semana.
    Un abrazo con muchos buenos deseos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empiezo fuerte el año y las navidades han sido un poco "plof" pero bueno. Cuanto antes me lo quiten, antes acabamos.

      Un beso y gracias por los ánimos!

      Eliminar
  4. Ánimo, Mari. Que... como dices... son lentejas. No sé si dolerá como un parto... como un cólico... o no dolerá. Pero es sabido que las mujeres estamos fabricadas para soportar un perfil de dolor alto. Así que... no nos dejes mal ¿ein? ¡¡Con dos cullons!!
    Un besazo muy muy fuerte y tranquila... que aquí estamos tos sujetándote la mano.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pos ahí voy, que el tema es que no sé cuánto duele. Supongo que será soportable, vamos, estoy más que convencida (y si no me autoconvenzo, jajaja).

      Gracias por el apoyo, Hulni.

      Eliminar
  5. Bueno Ana, por el maldito VPH tuvieron que operarme de un adenocarcinoma en el cuello del útero, primero hicieron un legrado y como no era suficiente ya entraron a cortar, y medio cuello fuera. Con ello no quiero decir que no sea nada, si no que soy capaz de ponerme en tu lugar, y que cualquier cirugía sea la que sea no es plato de gusto, menos aún si tocan nuestras partes delicaditas, pero que el pólipo en sí no tiene importancia.
    Si es un legrado supongo que será cirugía ambulatoria y en un rato te envían para casa, unos días de reposo y como nueva. ¿Dolor? pues sí, pero al menos es un viejo conocido, es como un dolor de regla un poquito más fuerte, así que ibuprofenos a mansalva y tirando.
    Pero el mal rato lo pasas tú. Como siempre, son peores los días anteriores, que te pones de los nervios, intenta no darle vueltas y pensar lo menos posible en el asunto, porque total no sirve de nada, y en el momento de la cirugía, que no duele pero no es agradable tenerlos por ahí abajo mangoneando, yo me puse a cantar mentalmente letras de canciones para evadirme, utiliza cualquier recurso y valor y al toro.
    Muchos ánimos y muchos besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joer Inma! Tú si que eres una torera en estas lides! Y yo poniendo el grito en el cielo por un pólipo de ná!

      Supongo que sabes mucho más que yo de este tema, así que qué te puedo contar que tú ya no sepas? Gracias por la empatía y sé que me "acompañas en el sentimiento" jajaja.

      Besazo gordo.

      Eliminar
  6. Diosss cómo te comprendo.
    Hace un año, exactamente el 16 de enero, me tocó artroscopia de rodilla. Canguelo total pensando en la epidural. Ya sabes mi curriculum quirofanístico del año de gracia de 2012. Si te sirve... Llevo meses durmiendo feliz e indolora, taconeo, cruzo como las balas la calle para escaparme a tomar un café, y sigo siendo absurdamente yo.

    No es ná, pero es una jodienda (perdona la expresión), y como tú eres MUCHO dentro de unos días nos lo cuentas entre risas, guiños, y una experiencia (que sin duda prefererías no tener) más.

    Besos siempre, y muchos abrazos solidarios mi querida alter ego.

    P.D. A ver cuando te toca la loto (o a mí), que ya sabes que llevamos vidas paralelas jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, yo creo que no nos toca la loto porque en otras etapas nos va todo bien, así que no sé si quiero que me toque, que la salud es lo principal (Diossssss, que agüela me estoy volviendo! jajaja).

      Besazo, niña y gracias por estar ahí.

      Eliminar
  7. Te mando mucha fuerza y mucho ánimo, Ana. Estoy seguro que de esta sales un poco más fuerte de lo que ya eres ;)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si es fuerza y ánimo proviniente de ti y tu buen karma seguro que salgo como una campeona y por la puerta grande.

      Besos, Manu.

      Eliminar
  8. Pero si esto no es na ! Unos días de baja no te vendrán nada mal y además te van a dejar un útero impecable, más límpio que una patena.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Baja? Ja! Según el médico me sueltan en cuanto se me pase la anestesia, sábado y domingo en casa y el lunes a currar, que por lo visto el país deja de generar pasta sin mí...jajaja.

      Un besazo, Fu.

      Eliminar
  9. Eres violentamente sincera. Eso no tiene precio en esta vida. Todo saldrá bien.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras no sean violentamente diestros con el bisturí en lo que se refiere a este tema, todo va bien... Seguro que sale bien, fijo. Un abrazo y gracias!

      Eliminar
  10. poz ezo...que nuestro útero,nuestros miedos,nuestras neuras,paranoias,dolores,tristezas...SON NUESTROS! Mucha suerte...y espero que eso" no sea ná! "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que si me operasen un juanete no habría escrito esta entrada, pero el útero es como nuestro centro, nuestro núcleo. Quizás por eso encuentro tanta solidaridad en vosotras.

      Un beso, esperemos que sea ná de ná.

      Eliminar
  11. Me encanta tu blog, te sigo!

    http://ezequieltoscani.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  12. oye, el miedo no te lo va a quitar nadie, ni aunque te contemos todos nuestras batallitas en el quirófano, porque al fin y al cabo tu cuerpo es tuyo y tu dolor también. Pero aquí están nuestros hombros y nuestros pechos para que te apoyes y nos cuentes y te daremos besos y te secaremos las lágrimas..., pero que en serio no es ná.

    Tennos al corriente, bella.Y de momento te mando un abrazo de esos curativos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de pasarme por tu blog, que ha pasado el efecto "Chicote", y quería dejarte una nota de que primero estás guapísima en esa foto y segundo que te está quedando muy bonito, pero no he encontrado dónde.

      Es tarde y no tengo mucho tiempo para navegar en exceso así que te lo dejo aquí y te aviso por FB.

      Gracias por tu hombro, tu pecho (ejem, bueno, sólo la parte delantera, vaaaa, jaja) y tu apoyo, niña. Estoy convencida de que es más el susto que el hecho en sí.

      Mañana acabo ya con el temita de marras que llevo unas navidades con el run-run, que telita.

      Besazo!

      Eliminar
    2. Siento lo de mi blog. Ya sé que lo cambio mucho pero es que soy culo inquieto. Me ocurre lo mismo con los muebles de mi casa, cuando me canso de verlos los cambio de lugar. Tengo un relato de terror para colgar pero lo tengo sujeto al concurso de abretelibro, y ahora mismo no puedo colgarlo sin desvelar la autoría. Y como hay que comentar los demás relatos concursantes pues no tengo mucho tiempo para el blog. Pero lo cuelgo en cuanto acabe el concurso que será la semana que viene.
      En cuanto a mi pecho, ya sabes que es todo tuyo,amor, pero no me lo toquetees mucho, corazón, jaja. Guapa.

      Eliminar
  13. ¡joder!...acabo de leerlo (...yo siempre al día,coño) Oye, que ánimo y mucha suerte,amiga....no sé que más decirte; que admiro tu valor y sentido del humor, y que creo y espero que todo saldrá bien. Ya contaras, okis??
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el otro lado de esta historia, que es decir, la post-operación, te cuento que todo bien, que un poco agilipollada (más todavía) por la anestesia y los analgésicos pero que de momento los dolores brillan por su ausencia.

      Un besazo!

      Eliminar
  14. Bueno, bueno, bueno... como desahogo está genial escribir, yo me he reído leyéndote la verdad, puntazo lo de Edu Manostijeras jajajaja. En fin, que ya he hablado contigo y todo ha salido genial, menos mal que tenemos buen humor y nos tomamos las cosas así que si no...
    Ves como no era ná?? jajajaja...
    Deseandito estoy leer lo que viene después!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, posí. Está claro que el humor es lo último que perdemos.

      Beso gordo, compañera del camino.

      Eliminar
  15. Bueno, no es una cosa como para tomársela a la ligera, a ver, no es grave como una conjuntivitis de las mías, que estuve más cerca de la muerte que de otro sitio, pero seguramente a estas horas ya hayas salido de la operación y estés tan contenta.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo que tienes es una cojontivitis, que no es lo mismo...jaja.

      Estoy bien, cansada y muy atontada, pero bien. Veremos a ver cuando se pasen los efectos de la drogaína...

      Besos Dess.

      Eliminar
    2. Ya verás como te recuperas mejor de lo que piensas :)

      Si hace falta te mando un par de enfermeros de esos que se pasan mitad del turno haciendo pesas.

      Eliminar
    3. Efectivamente. Esto ha sido pan comido y merece una segunda parte que pasaré a relatar en cuanto tenga un ratín.

      Gracias por el envío de los enfermeros. Mándalos, si eso, que ya me pondré yo en plan quejica...jaja

      Eliminar
  16. Llego tarde pero bueno... lo suficiente para desearte una ligera recuperación. Besos, Ana, cuídate y que te cuiden :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por aquí anda el enfermero ejerciendo.

      Gracias por tus ánimos, Luigi.

      Un besazo.

      Eliminar
  17. No es plato de buen gusto pasar por el quirófano... pero al menos, sabes que saldrás sin ese inquilino molesto.

    Lo realmente jodido, es saber que ni operando, el problema tenga solución.

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ey, Teo! Qué bueno tenerte por aquí!

      Calla, calla, que aun me queda recibir los resultados de la biopsia... Confío en las estadísticas que dicen que el 99% de los póplipos son benignos. Pero ese 1% es el que de cuándo en cuándo asoma y dice...¿y si no es así?

      En fin, positividad ante todo.

      Eliminar