Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

jueves, 7 de febrero de 2013

Yo, que todo lo recuerdo.





  
Al hilo de una entrada de Inma en la que no se corta ni un pelo y nos habla de su propio bodorrio (años ha), me he animado yo no a contar la mía (¡jarl! Se me ponen los pelos como escarpias) sino lo significativo de ver que la melancolía y la tristeza no se apoderan de mí al recordarlo. A mí, que me da por hacer balances sobre mi vida, rescatando amistades de antaño y haciendo recuentos constantes del antes y del después.

Creo que no he vuelto a ver el vídeo de mi boda desde hace más de una década y eso que puedo asegurar que fue algo atípico, con un mejunje de invitados variopintos, de distintos países, religiones y costumbres, aderezándolo además con mi ex familia política de españolitos rasos rozando la “paletez” suprema. Analizo y me doy cuenta de que me quedan pocos recuerdos frescos de aquel día. Es como si aquella que se casaba vistiendo color marfil (lo del blanco nuclear va a ser que no), ingenuamente ilusionada y, lo que es peor ¡por la Iglesia! (todavía lo estoy procesando), no tuviera nada que ver con la que soy yo ahora.

Lo de la Iglesia fue un mal menor que duró una larga hora en la que me harté a pegarle codazos a mi incipiente marido preguntándole cuánto quedaba (atea no, lo siguiente). Además el cura, queriendo lucirse ante tan heterogéneo populacho, se montó un rollo "Jesucristo Superstar" apagando las luces y dejando un sólo foco iluminándole mientras ejecutaba el alzamiento de hostia (aún estoy en shock. No sé si podré superarlo).

Recuerdo también a mis amigas al fondo de la Iglesia, reventándose a reír cuando escucharon la pregunta de si prometía “obedecer y ser sumisa a mi marido”; y también me vienen flashes de un baile espontáneo entre las mesas del restaurante porque algunos invitados sacaron el acordeón, el contrabajo y el violín (es lo que tiene la sangre eslava, que se calientan, se calientan y se arrancan a tocar. Aquí los gitanos se rompen la camisa. Allí les da por montar un sarao improvisado. Teníais que haber visto la cara de mi ex familia. Todo un poema. Fijo que, a día de hoy, lo estarán también procesando). Fue todo muy espontáneo, muy poco común y bastante surrealista.

Pero no es de mi boda de lo que quería escribir (que al final lo casco todo), sino el hecho de hacer un flashback y no poder percibir ni el más mínimo sentimiento de pena, nostalgia, o morriña. Es increíble que me vea en fotos, me posicione hace casi 20 años, y me vea más joven (y más gorda) pensando en que esa no soy yo. Es como si aquella fuera otra persona, alguien ajena a mí. Vamos, que no me reconozco.

Él tampoco tiene nada que ver con lo que es ahora. Es el doble de lo que era, es el triple de calvo y lo que es peor: es la mitad de listo de lo que me parecía. Porque una cosa sí sé: Me casé enamorada (y mucho) pensando en que el chico que había elegido era un tío preparado, inteligente y sagaz. Yo iba a rebufo suyo, cobijada bajo su ala, consultándole todos y cada uno de mis movimientos, amparándome en una relación marido-padre (quizás al que echo tanto de menos desde los 15). Sin embargo ahora, alucino en colorines cuando pienso en cómo es posible que me casara con alguien así, que a día de hoy le doy sopas con ondas en lo emocional, su modus vivendi y el mío son como el que tiene tos y se rasca los cojones y tengamos un sentimiento de dos perfectos desconocidos. Respetándonos, sí, por el hijo que tenemos en común, pero podía ser un padre de alquiler, que iba a sentir lo mismo, pues no siento ni padezco. Fría, aséptica, indiferente, impávida.

Lo triste de todo esto no es  ni poder odiarle. Lo peor es convivir con una persona durante 13 años (entre unas cosas y otras), y a día de hoy no llegar ni a padecer más que un tremendo y rotundo olvido. 

Olvido yo, que todo lo recuerdo.

29 comentarios:

  1. Frío... tengo frío... De verdad que tengo las manos heladas y me cuesta teclear.
    También me cuesta recordar como te pasa a ti, escritora, y eso que tampoco olvido, ni siquiera lo olvidado.

    ResponderEliminar
  2. Por aquí también hace un frío de narices. Es curioso cómo nuestra mente borra lo necesario para que sigamos hacia delante, sin rencor ni sentimientos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Niña que me has hecho reir jajajaja (al principio), luego he recordado también mi boda (sin comentarios). Yo sí tengo moriña y nostalgia por tiempos pasados, aunque tampoco soy la que era ni por asomo y también pienso como pude casarme con el padre de mis hijos, pero así sucedieron las cosas, cuando una está enamorada le ve diferente.
    Ahhh y enhorabuena por el premio que no lo había visto, esto funciona cuando le da la gana y hoy he podido pasarme a leerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo no, ya te digo que es como si esa no fuera yo, por tanto no puedo sentir nostalgia.

      Está claro que cuando una se enamora ve las cosas desde un prisma distinto...qué cosas tiene la mente, eh?

      Besote y disfruta de tu cojo-premio.

      Eliminar
  4. Si pudiese dar marcha atrás hay cosas que no haría, estoy segura. Que los años, ademas de proporcionarnos esas arruguitas que nos hacen más interesantes (risa, también nos vuelven más sabios, más templados, mas prudentes, y más cautelosos. Si miro hacia detrás siento un vértigo horroroso, que me hace sentir mucha pena (odio no), tal vez porque podría haber sido de otra manera.Tal vez mucho mejor. La mayoría de las veces me siento hastiada, aunque hay momentos buenos (que no dejan de ser tristes treguas)..., y no hay una mañana en la que no me despierte pensando en escapar de la jaula. Pero nunca he abierto la puerta.
    Buena entrada niña, como siempre. Besazo, con abrazo fuerte incluido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf! Pues yo la puerta de la jaula no la abrí, me la abrió él y ya ves dónde estoy, lejos, muy lejos de todo aquello con el sentimiento totalmente anestesiado.

      Un besazo y...qué quieres que te diga? Todo tiene sus cosas buenas y malas.

      Eliminar
  5. Es antinatural aquello de "hasta que la muerte os separe".Las personas cambiamos con los años en todos los aspectos,en el sentimental también.Admiro a los jóvenes de hoy que se van a vivir juntos sin casarse y que se casan,los que lo hacen, cuando ya llevan años conviviendo y por tanto,cuando ya se conocen a fondo.Claro que en mis tiempos eso no se podía hacer,la misma familia te lo impedía...herencia de esta España ultracatólica y ultraconservadora.

    Un placer leerte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura y el comentario, Jerónimo. El problema radica en la educación (independientemente de la católica, la tendencia es el "para siempre") y no nos preparan para que las relaciones se puedan romper, se trabajen más o se mande a la mierda sin un dramón económico.

      En fin, quizás en tres o cuatro generaciones...

      Eliminar
  6. Las personas cambiamos o nos obligan a cambiar, qué más da!!! Si fuese ahora no pisaba el altar, me "rejuntaba" como dicen por aquí y punto. Lo que hace el amor, me cachis!!!!
    Muy bueno, tocaya.
    Me voy a la cama con una gran sonrisa.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien creo que las personas evolucionamos, y si no lo hacemos juntos, en la misma dirección, pasa lo que pasa...

      Besos, Tocaya, y espero que hayas descansado placenteramente con esa sonrisa.

      Eliminar
  7. Las bodas son toda una aventura :) pero vaya, que no te quejes, los hay que estmos mucho más calvos que tu ex :)

    Yo ni siquiera hice video, para qué, si son un coñazo infumable, bastante tengo con el de la jura de bandera de la mili.

    Besos querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí que se fuera quedando calvo no es lo que peor llevaba, pero que su inteligencia menguara, a la par que iba perdiendo pelo, no se lo perdono...jajaja.

      Los vídeos efectivamente son infumables, pero en este caso era casero, que quieras que no, es otra historia.

      Eliminar
  8. Joder!!! Que malos recuerdos tenéis las mujeres separadas/divorciadas, de vuestro "Día".

    No hay ningún buen recuerdo??? Aparte de tu hijo.

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Malos? Para nada, lo que he contado aquí es lo más divertido de la boda. Eso no es malo, simplemente surrealista.

      Buenos recuerdos de mi matrimonio? Claro, pero eso tampoco me produce nostalgia (que era el quid de la cuestión de lo que hablaba).

      Eliminar
  9. Ay Ana!! Lo que me he visto reflejada en lo que cuentas...
    Si fuésemos capaz de vivir la vida dos veces....
    Un beso fuerte compañera!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene sus cosas buenas. De todo se aprende y se forma uno por dentro para saber lo que no quiere.

      un beso

      Eliminar
  10. Cuantas cosas o decisiones tomadas en el pasado cambiaríamos, cuando no da por echar la vista atrás!!... unas cuantas.
    A mí no me "engañaron" para reafirmar mi relación ante un representante de la "santa iglesia". La reafirmó el amor que nos sentíamos el uno por el otro... Y hoy es otra historia, una historia para escribir una obra cargada de romanticismo, comedia, drama, erotismo y un sinfín de ingredientes que veo por aquí que todos/as hemos probado.

    Que viva tu independencia Ana!!
    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me engañaron, lo hice porque él quería y su familia es bastante creyente. Digamos que fue por darles el gusto, pero ya ves por dónde les salió el tema...

      Eliminar
  11. Una vez más lo que escribes podría, con ligeros cambios, haberlo escrito yo.

    Yo también lo recuerdo todo, por eso recuerdo que decidí olvidar.

    Besos y abrazos, alter ego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ando sorprendida, simplemente. Igual que otros recuerdos me despiertan un tipo de sentimientos X, aquí es que ni chicha ni limoná!

      Ya veo que no soy la única. Un besazo, niña.

      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  13. Que bonita tu última frase como remate del post, me encanta..."Olvido yo, que todo lo recuerdo".
    Como somos medio almas gemelas je je, quizás lo que te ocurrió con este buen hombre es parecido a lo que a mí me ha ocurrido alguna vez, que para estar enamorada, debo entre otras cosas admirar a esa persona, sentirme orgullosa de ella,confiar en su valía, creerlo mejor que yo, luego a veces resulta que no había nada digno de admiración, caen las máscaras y viene la decepción, y todo desaparece, el amor, la admiración...y queda esa pregunta tan triste ¿como pude yo estar enamorada o de qué?
    Si no ha habido putadas gordas, pues evidentemente no hay odio, solo indiferencia y la más arrasadora Nada.
    Besazos niña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, he ahí el tema. Si no idolatras y admiras un número de cualidades de tu pareja, mal vamos. Es justo eso lo que te engancha. Ya puede tener mil defectos pero mientras admires una sola cosa, seguirás pillada.

      Y efectivamente, qué triste es la indiferencia, madre mía! Yo prefiero que me odien...jaja.

      Un besito resacoso.

      Eliminar
  14. Puede que todo (...y sin el "puede") tenga su lado bueno y su lado malo, y es el tiempo el que pone orden en nuestros recuerdos,no nosotros....llegará el día en que no te tengas (no nos tengamos) que esforzar ni en olvidar ni en recordar, cuando el mencionado tiempo haya hecho ya su selección emocional de recuerdos.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo es el sabio más inteligente que rige nuestras vidas, está claro. Y por supuesto todo tiene lo bueno y lo malo.

      Un besito.

      Eliminar
  15. No se puede juzgar lo de hace años desde ahora.
    Ni tú ni nadie.
    Éramos otros, pensábamos y sentíamos de forma diferente.
    Y la sociedad también era otra.

    Por eso ahora no entendemos muchas cosas.
    Pero es que resulta imposible.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí lo has dicho: éramos otros. Así es como lo siento yo.

      Un beso.

      Eliminar