Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

miércoles, 16 de octubre de 2013

Esa encubierta bipolaridad.


Vale. Yo lo entiendo. Sé que no todo el mundo puede ser igual, que “cá uno es cá” uno y en la variedad está el gusto. Que hay gente pa tó y somos diferentes. Pero de ahí a que haya gente que parece que va haciendo “quiebros” por la vida, va un mundo.

Debe ser que yo tengo un carácter más conciso y se me ve venir. Soy transparente y me cuesta callarme, por tanto, se ve lo que hay. Pero esos que quizás no tengan un diagnóstico por escrito, que no son el Doctor Jekyll y Mr. Hyde, el hombre-lobo, Clark Kent y Supermán, Ramón y Cajal, Ortega y Gasset… :-P, me llegan a desesperar. Hablo de aquellos que cambian más de opinión que Mortadelo de disfraz.

El ejemplo lo tenemos en gente asocial, que lleva años sin hablarte, que te esquivan la mirada, con la que apenas tienes trato, y por una circunstancia puntual se sientan en tu coche y acaban contándote hasta el color de los calzoncillos. Aún recuerdo la última anécdota al respecto, que el susodicho bipolar de turno me dejó ojiplática y boquiabiértica. Se hizo hasta una autocrítica de sí mismo. Increíble. “Yo, que he sido un arrogante”, “yo, que no he sabido ver…”. Que si se ha divorciado, que si tiene un hijo con problemas mentales (no me extraña), que si tiene problemas económicos, etc, etc. Y cuando se bajó del coche, me dieron ganas de bajar el “taxímetro” y decirle que la consulta eran 60 pavos. Eso sí, al día siguiente, quien de pronto te abre sus entresijos y te enseña sus higadillos, se cruza contigo y como el que oye llover, te saluda con un gesto de cabeza como si nunca te hubiera visto y mucho menos te hubiera contado sus mierdas. Impresionante.

También está el caso de la típica que un día es la tía más maravillosa del mundo, te sonríe, te pregunta por tu vida, es amable, encantadora, se sienta a tu lado a la hora de comer, participa en la conversación con grandes carcajadas y al cabo de los dos días te cruzas con ella por el pasillo y no sólo no responde a tu saludo sino que su mirada te atraviesa como si fueras transparente. ¿Perdón? ¿Me he perdido algo?

Además están los genuinos y auténticos “cambia-criterios”. He aquí a los tajantes, los que resuelven, los que sentencian y toman una decisión drástica al respecto: “voy a dejar a mi novia”, “voy a volver”, “he conocido a otro”, “nos hemos reconciliado” y un largo etcétera que se convierte en una auténtica montaña rusa emocional de la que si eres partícipe te acabas volviendo loco.

Pero para remate de las crispaciones, ahí están los “mudos bipolares”: Éstos vienen a ser los que, de pronto, aparecen en tu vida haciéndote partícipe de sus alegrías y sus miserias y, sin más, se vuelven autistas: les mandas alguna chorrada, mail, comunicación, información sobre cuándo nos vemos, por qué no nos vemos, etc, etc… y el silencio es la única respuesta que se obtiene a cambio. Eso sí, por lo visto tienes que deducir que se han enterado o que les ha hecho gracia el chistecito de turno porque no ha habido contraorden al respecto. Claro, y tú piensas:
a) soy gilipollas, no sé pa qué le dedico ni un segundo a este tío.
b) ¿Se habrá enterado de que hemos cancelado la quedada?  ¿Leerá el wasap? ¿Se lo mando por correo? ¿Y si se presenta solo y se quedará colgado esperando?
Y luego claro, le preguntas y te dice: sí, ya lo he visto. Y punto. Coño, ¿tanto cuesta poner un escueto "ok"?
Que sí, que yo entiendo que no vamos  a estar con un “tiqui-taca” (término futbolero que he acabado por adoptar, muy a mi pesar) con mensajitos que van y vienen sin ningún sentido, pero joer, que hay emoticonos si no te apetece juntar dos letras...

En fin, que podría seguir enumerando ejemplos porque tengo claro que hay muchísimos más casos de bipolaridad encubierta que ni ellos mismos lo han detectado.Y mucho me temo que con este tipo de vida tan alterado que llevamos últimamente, el estrés, la crisis, el malrollismo, en general, va a generar que aquellos que se crean que son gente muy estable, de repente, se les salte algo dentro de sus cerebros y hagan un “crack”, que no vamos a tener hospitales mentales pa' tanta gente.

En fin, que esto es lo que hay, y así se lo hemos contado. Creo. O no.


56 comentarios:

  1. Estoy muy de acuerdo contigo. Conozco gente así y es desesperante. Y con respecto a lo último, hace ya mucho que creo firmemente que la psiquiatría es la profesión del futuro.

    A ver si me hago loquero, que aún estoy a tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hummm...pues un sacamuelas-loquero fijo que no se muere de hambre...jajaja.

      Un beso.

      Eliminar
  2. de esos MARCOS PEREZ hay un chingo... son verdaderamente castrantes.
    como siempre un placer leerte...ah por cierto... YA NO ME GUSTA LEERTE jajajaja perdon, pero me ha salido la bipolaridad jajajaja

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, si todos llevamos dentro a un Dtor. Jekyll y un Mr. Hyde...

      Un beso.

      Eliminar
  3. Eso te pasa por relacionarte con humanos.
    Mucho mejor es evitarlos.
    A todos.
    Incluso a uno mismo, no mirarse en el espejo, ni hacerse fotos, ni nada de nada.

    Somos una lacra.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, voy a empezar a trabajar el tema de relacionarme exclusivamente con muñecos de látex, que creo que son una maravilla.

      Besos, chalao.

      Eliminar
  4. Pero vamos a ver... que levante la mano el que no es bipolar. Ah... sólo yo... Bueno, pues te doy la razón. Y por cierto, los emoticonos nos han salvado la vida.
    UN SALUDO!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú de bipolar tienes lo que yo de rubia, chata. Anda que no te veo a diario siempre con la misma sonrisa. Además tú eres testigo de lo que cuento, verdad? jeje

      Eliminar
  5. Personalmente, parto de la idea de que todo el mundo, esta loco... aunque unos más que otros.

    La enfermedad de este siglo, serán los relacionados con la mente... y psicólogos/as se van a hacer de oro.

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía que haber estudiado psicología, y después, psiquiatría, por si me quedaba corta. Es la profesión del futuro, totalmente de acuerdo.

      Un beso.

      Eliminar
  6. A ver, alma de cántaro. La vida misma, pero en persona y por wasap. Doble posibilidad de demostrar que se está loco de remate. El resto es, la oscuridad.
    ¡Ah! Y cierra la boca. :D
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pensé que me ibas a llamar "alma de cántabro"...jajaa.

      Ok, ya cierro la boca, sí (sabía que te iba a gustar, juas!)

      Eliminar
  7. La estabilidad emocional es muy difícil de conseguir porque todos tenemos problemas, y la mayoría de los que se creen que la tienen no cuentan con ella. Otros simplemente no pueden pagarse un psicólogo o no tienen a nadie con quien hablar (esto es cierto, aunque sea así de triste, nadie nadie); y de algunos otros no sabremos jamás lo que pasa por su mente. Yo oporto por pasar de todos y hacer como quien ve llover, que aquí en Galicia estamos muy entrenados para eso. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si cada uno puede tratarse de lo que quiera, pero joer, dar tantos altibajos como que le desquicia al resto, no crees? Besotes!

      Eliminar
  8. Bipolaridad encubierta, que tu nos has descubierto... jajaja
    Encontrar el equilibrio emocional, es una tarea diaria para la gran mayoría y las circunstancias externas influyen mucho.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Manu: encontrar el equilibrio emocional hoy en día es más difícil que que te toque una buena primitiva...pero seguiremos intentándolo.

      Besos.

      Eliminar
  9. La peña está mal, Anita, no les hagas caso. Yo desisto, tiro la toalla, me siento incapaz de conocer a la gente, y me cansa ya a estas alturas tanto esfuerzo. Casos como esos que cuentas creo que nos han sucedido más o menos a todos. La bipolaridad es una enfermedad, lo otro simplemente es mala educación y una gran dosis de jilipollez Un abrazo, madrileña preciosa. Tú cuando la gente te coma el coco de esa manera, haz lo mismo que yo: pones mirada de perro. ¿Verdad que los perros cuando te miran parece que te entienden? pues eso. Un abrazo grande desde una Barcelona nublada y tristona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, si a mí no me comen el coco. Yo simplemente cuento lo que hay "ahí fuera" y hago constancia de que si seguimos así vamos todos a vestir el mismo uniforme: una blanca e impoluta camisa de fuerza.

      Besos desde un Madrid soleado, aunque a rachas.

      Eliminar
  10. Bipolaridad, estress, depresión, ansiedad, deficit de atención...mil nuevos terminos que usamos a veces demasiado alegremente (pues todos ellos son problemas muy gordos para los que realmente los padecen bajo diagnóstico médico) para calificar nuestra mala educación si se cruzan contigo y no te dan los buenos dias o te esquivan la mirada...eso es de gente mal educada y sin ningún respeto por los que tienen alrededor y es un insulto a la inteligencia cuando a la menor y si les interesa... se convierten a amables almas cercanas para obtener algo de ti. Para mi la mala educación gratuita no tiene excusa ni calificativo amable. Lo siento.

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que estamos cada vez peor,es decir,cada vez es más difícil y costoso mantener la cordura en un mundo como el que vivimos,pero, no pierdo la esperanza... es demasiada información la que recibimos a diario,como para que nuestro cerebro la procese al instante! Una vez leí que la información que recibimos hoy en uno o dos días,hace 100 años atrás la recibía una persona en toda su vida..así que imaginate si el cerebro no se tiene que adaptar a marchas forzadas! Por cierto,gracias por tu comentario en el blog..Vanessa,es una ex alumnita mía que tuve en Argentina hace 34 años,cuando ella tenía 4 añitos..y nos reencontramos en mi último viaje a Buenos Aires!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que estamos peor a nivel social, que hemos perdido las formas y la educación, sinceramente.

      Me alegro mucho de ese reencuentro. Un beso!

      Eliminar
  12. Creo que la cosa va más de egoismo que de problema psiquiátrico. La gente lo que más hace es pensar en sí misma. "Ahora me quiero desahogar" y pilla al primero que ve y lo hace. "Ahora estoy feliz y quiero se la más guay" y se pasa la velada siendo doña perfecta. "Hoy tengo la regla y no quero ver ni hablar con nadie" pues pasan de todo el mundo...Y así. Pienso que básicamente es cuestión de egoismo.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Pero qué sabia eres, joer! jaja. Un besazo.

      Eliminar
  13. Pues si querida, así es la vida y así somos los humanos. Y no has dicho nada de aquella con la que compartes noche de alcoba y luego ni te mira por la calle 8 el hecho de que vaya con su marido es completamente irrelevante) ¡¡como es la gente!!

    Que la paz del Señor sea contigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo es que no suelo compartir alcoba con tías que están casadas...jajajjaja.

      Ay, Maestro, pero qué peligro tienes...

      Eliminar
  14. Ahora ya no se encubre la bipolaridad. Se alardea de ella. Mola. Es un síntoma de modernez y de que uno tiene personalidad. Estar centrado es estar desfasado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Creo que uno se etiqueta como de "especial" y "original"...Pero qué gelipollas que semos...

      Eliminar
  15. Sus mentes son como unos laberintos, consiguen despistar, no te digo más!!!
    "Donde fueres haz lo que vieres", eso dice mi madre, así que Toc, paga con la misma moneda a esas tribus urbanas, jejeje.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, yo para ser bipolar y andar cambiando de criterio cada dos por tres, tendría que estar pasándolo fatal. Ese día mandame una camisa de fuerza, que fijo que la necesito.

      Eliminar
  16. Si mal de muchos consuelo de tontos, la tonta (yo) se consuela... Parece que no soy la única que encuentra estos especímenes en el camino.

    Si no fuera porque no creo en lo divino me metía a monja de clausura y punto en boca.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Muy bueno Ana. Gente así a patás... puffffffffffffffff luego también están los que no te miran por la calle y te envían una solicitud al face... perdona?? flipo. O los que como tu dices, en to el año no te hablan y luego en una fiesta del pueblo se emborrachan y te babean puaggggggggggggggg y luego vuelven a no mirarte al otro día. Panda locos es cierto. Pues eso, me ha gustado mucho esta reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pues en el curro pasa igual, te quieren agregar al fb gente que no te saluda...¿Pa qué?

      Eliminar
    2. Maite N. lleva toda la razón.
      Besos para ambas dos.

      Eliminar
  18. Ana, me has pillado en un día en que precisamente me andaba yo preguntando, mentalmente claro, ¿pero quien coño entiende a cierta gente? ¿Son bipolares los que un día te llaman nena y al otro ni un hola? Yo los llamo raros!
    Y yo no sé si será la bipolaridad pero estamos irreconocibles.
    Muy buena tu entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que es un pensamiento generalizado.

      Gracias Ohma, un abrazo.

      Eliminar
  19. Los encuentras en la calle, en el transporte, por todos lados. No son gente extraña, son volubles que no se aguantan ni ellos mucho menos habremos de aguantarlos nosotros.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Yo voy a ser sincera como siempre, entonar el "mea culpa" y además explicar desde el punto de vista de una "bipolar" el porqué a veces ocurren estas cosas, por si de alguna manera sirve para justificar o que se entienda un poco a gente así.
    Soy la primera que entiendo y reconozco que no hay nada más desconcertante e insufrible que una persona que hoy te saluda y charla contigo amigablemente y al día siguiente te rehuye. Desconcierta mucho y dan ganas de enviar a esa persona a la mierda, además de dejarte con esa sensación de - pero bueno ¿yo que le he hecho? -
    Pues nada, nadie le ha hecho nada. En mi caso tengo un humor cambiante y poca capacidad para el fingimiento y para hacer de tripas corazón, con lo que si hoy estoy de buen humor charlo y estoy simpática, pero mañana voy inmersa en mis problemas, angustiada por algo y no tengo ánimos ni para mirar a nadie a la cara, no hablo ya de saludar, simplemente no puedo, y nada tiene que ver con esa persona, soy yo que no me soporto ni a mi misma.
    Lo único que habla a mi favor es que como me conozco y no me gusta desquiciar a nadie hace tiempo que cogí una estrategia, y es controlarme en los días que tengo buenos y no dejarme llevar por la euforia prodigando mi simpatía, para que así no se note la diferencia con los días malos y que todo sea más lineal, es lo único que puedo hacer.
    Respecto a lo de ir cambiando de opinión tomando decisiones que parecen definitivas para al día siguiente hacer lo contrario, tipo: he dejado de fumar. Dejo a ese capullo etc etc, hago lo mismo, aunque me apetezca proclamar mis decisiones, me las callo, porque he aprendido que lo más fácil es que las incumpla, y no quiero parecer ridícula.
    Creo que por eso esto del internés me funciona bien, si no estoy de ánimos con no entrar es suficiente, no tengo que afrontar en días chungos el "encontrarme" con la gente.
    Y ya he hecho mi terapia ¿Cuanto dices que cobras?
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, para todo lo que cuentas hay una solución: decir "hoy no estoy pa'nadie". Lo digo porque a todos nos cambia el humor, a todos nos sube y baja el ánimo y todos tenemos días que no nos aguantamos ni nosotros. El problema es no comunicarlo. Supongo que con un "hoy no me aguanto ni yo", quedaría todo zanjado, pero claro, volvemos a lo mismo, ca' uno es ca' uno.

      Un beso bipolar y sí, son 60 leuros del ala que me debes cuando vengas pa los Madriles.

      Eliminar
    2. Pues sí, pero eso lo haces con gente allegada que te conoce y con quien tienes confianza, yo cualquier día me hago un letrero y me lo cuelgo al cuello en los días chungos. Ya te digo, lo que hago es controlarme en los días buenos para que no se note la montaña rusa, mejor que me tengan por antipática que por imbécil descerebrada.
      Si que te cotizas jodida, mientras los 60 sean para terapia de copas, de acuerdo

      Eliminar
    3. jajaja, he dicho la cuota ya en el texto...

      A ver, obvio, con la gente que tienes confianza le dices que no tienes el horno pa' ruidos, pero estamos hablando de gente que te cuenta sus penas y luego si te he visto no me acuerdo, y es que ni tanto ni tan calvo...

      Recuerda, 60...(salgo barata, tranquila, cuando lleguemos a los 30 estoy mamada perdida) jajaja

      Eliminar
    4. En acuerdo total con Inmagina... y es que hoy no tengo ni puta gana de escribir...
      Por los que te cuentan su vida una vez, claro está que son unos cara dura. Luego también están los errores una y otra vez... una y otra vez...

      Eliminar
  21. Yo casi por eso prefiero no comerme las penas de nadie, a no ser que no quede otra claro, di que a ver, si un día alguien me mete un chapón de cojones lo que agradezco es que si al día siguiente nos cruzamos ni me hable :) imagina tú alguien que cada vez que te ve te cuenta media hora de penalidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no, hombre, tampoco es eso. Ni media hora de penalidades ni hacer como que no te conoce y si te da el chapón, lo suyo es que al día siguiente te salude y te de, al menos, los buenos días, vaya.

      Besos!

      Eliminar
    2. Pero que se quede ahí :)

      Que a lo mejor le supo a poco, lagarto lagarto.
      Ains qué poco queda para el 29....

      Eliminar
    3. Ays, que me estás poniendo nerviosaaaaaaa...

      Eliminar
  22. Hola, guapa; bueno, lo primero darte las gracias por no olvidarte de mí despues de tanto tiempo desaparecido. Sobre lo que escribes, je...no soy el más indicado para hablar; estoy siempre dudando, lo bueno es que suelo expresar esas dudas...digamos que no soy bipolar, sino indeciso (aunque hay cosas que si tengo claras, pocas, pero las hay...) no obstante, la peña muy segúra me da repelus.
    Me gusta volver a leerte, colega :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imposible olvdarme de ti, Caste.

      Una cosa es dudar y otra cambiar radicalmente de criterio, porque el viento sopla de Levante, por ejemplo.

      En fin...humanos!

      Eliminar
  23. Tremendamente ilustrativo. Leo y releo con atención y me aplico las reflexiones oportunas, algo que vale para ca'uno. Y enhorabuena por ser de carácter más conciso y transparente, no es fácil que a uno lo vean así.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pitt. No te creas, que una parece muy segura de sí misma pero es todo fachada...

      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Sin poderlo evitar le he ido poniendo cara a cada uno de los tipos de persona que has ido describiendo. Un abrazo compañera-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, pues eso es bueno. Será que te has sentido identificado.

      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Esta entrada ha sido un compendio de Psicología...
    Mira, creo que el gran problema es que la mayoría somos modelo siglo XX dentro del siglo XXI, los modelos han cambiado, las formas de comunicarse, de relacionarse, todo. Muchas veces me doy cuenta de que se me hace muy cuesta arriba sostener una filosofía que no es de mi época. Las personas responden como pueden, aunque a veces nos dejan patitiesos.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que me equivoqué de carrera, tenía que haber abierto un gabinete, fijo que me hubiera forrado.

      Un abrazo.

      Eliminar