Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

viernes, 14 de marzo de 2014

Sin llegar a comprender.






A veces te miro y soy incapaz de ver esa transformación. ¿Dónde ha ido tu cara, los ojos redondos que buscaban mi imagen borrosa entre los juguetes colgantes y la música con nanas? 

Por mucho que lo intente y me mentalice yo sigo viendo un niño que no quería dormir porque se perdía lo que pasaba fuera, los brazos estirados buscando los míos, el que abría la boca para beber agua y le engañaba metiéndole el puré. O el que se despertaba por las noches reclamando el biberón de agua porque no usaba chupete. Del chupete no sale nada: lógica aplastante.

No me acostumbro a ver esa incipiente barba que me medio pincha al darme un beso, ese acné rebelde, esos enormes pies… Esta moda tan absurda del tupé de medio lado que encima te queda bien. La voz muy grave, como todo tu cuerpo que se escucha según te mueves.

Luego me abrazas, enorme, dejándome minúscula. Me aprisionas y te ríes de lo enana que soy. Me levantas en volandas y juegas como yo hacía contigo hace mil años, cuando la que era grande y enorme para ti era yo.

Y de repente soy consciente de la cruda realidad: un hombre completo a falta de varios hervores que me empecino en cocinar. Observo tus idas y vueltas, tus diálogos, tus palabrotas y saco a la madre inquisidora que todas llevamos dentro, sin poder evitar censurarte, porque aún no tienes edad. Luego echo la vista atrás, más atrás de ti incluso, cuando yo era como tú. Y me doy cuenta de mis errores, esos que hasta hace poco era incapaz de revisar.

Entonces te advierto, predigo, te pongo en antecedentes. Tu experiencia y la mía, la de otros muchos cercanos. Y resoplas renegando de la madre-coñazo que soy, la que se pasa castigando, la pesada, la tozuda, la que siempre está encima, consciente además de que es por ti.

Todo eso es lo que veo pero sigo mirando al bebé de antes, ese que me llenaba de besos, el que no sabía vivir sin mí. El que al tener una pataleta salía corriendo, asustado, al verme marchar sin él. Al niño dependiente que no sabía jugar solo, ese que los fines de semana se metía en mi cama para despertarme y no paraba de charlar.

Lo sigo viendo muy claro, está ahí, en algún lado, pero no llego a comprender que mañana otra vez cumplirás años, solamente que esta vez serán dieciséis.


58 comentarios:

  1. Es que no nos queremos enterar de que los buenos pucheros se hacen con tiempo, lentamente, con su "chup-chup" adecuado, y cuando llega el momento, te dices..."Ahhh, qué bueno me ha salido"... no te preocupes por esos hervores, que le vendrán con la vida, con tu ayuda, aunque para ellos seamos un coñazo, y aunque no lo creamos, nuestros consejos, nuestras riñas, nuestros mosqueos... a ellos se les queda y aprenden de ellos, eso no lo dudes.

    Es entrañable, Ana, toda tu ternura de madre puesta ahí, en estas letras, me has emocionado, las mías también son grandes y yo me quedo gusanito cuando me abrazan.

    Besos apretaos, Ana.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Teresita. Hoy estoy bastante ñoña, en serio. No hago más que mirar esa foto y decir...joder, es imposible!

    En fin, seré una abuela ñoña y llorona. Eso tenlo claro!

    Besazo

    ResponderEliminar
  3. Dieciséis ya, caray. Pero sí, crecemos muy rápido, todos. Ayer aún tenía 12 años y hoy tengo más del doble de esa edad y me pregunto dónde se ha ido el tiempo... Felicidades a tu nene. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se crece muy rápido y se envejece más aún... No sé si llevo peor haber cumplido hace ná una cantidad suculenta que te hace para y mirar atrás o los 16 palos de mi churumbel que decantan que efectivamente, estoy mayor.

      Besotes.

      Eliminar
  4. ¡Felicitaciones por esos 16 años!
    Muy conmovedora tu entrada.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Humberto. Te debo un montón de visitas pero no he parado hasta ahora... En breve nos vemos en tu blog.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Mi único hijo varón acaba de cumplir 15 años. Esa adolescencia cruda donde adolecen de todo (según ellos) y no sabes como me cuesta. Porque para uno siguen siendo los mismo niños y nos negamos a verlos crecer. Se enoja si camina a mi lado y trato de ponerle mi brazo sobre sus hombros y nos tratan de decir con gestos y hechos lo que no pueden decir por palabras.
    En fin todo un dilema que uno nunca alcanza de aprender completamente.
    Felicidades por los 16 y felicitaciones a la madre orgullosa.
    saludos
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí los 15 me han matado. Y eso que no puedo quejarme porque no es un chaval malo (no bebe, no fuma -que yo sepa-) y según están hoy en día las cosas me doy con un canto en los dientes. Pero sí, deberían inventar una pastilla para hacer más llevadero el tránsito de la adolescencia tanto para ellos como para nosotros.

      Besotes.

      Eliminar
  6. Bueno, una entrada bonita. Yo he pasado ya tres veces por ese camino, jajaja, y la verdad que cuando fueron dejando de ser niños andaba yo tan ocupada que ni cuenta me daba de los cambios. A veces, como un reflejo era consciente. Pero cuando mi hija, la mayor, me dijo que volaba del nido. Me vinieron de golpe todos los recuerdos de mis niños.
    Ahora lo miras, te fijas, comparas las fotos..., y seguro que te entrará una especie de tristeza, pero también de orgullo, no?
    Felicididas al chaval!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Facilidades, más bien, jaja, que son todo eso, facilidades hoy en día.

      Pues sí, hay veces que te paras y dices: Un momento!!! Que paren el mundo que va demasiado rápido y no me da tiempo a digerirlo... Con lo que cuesta que crezcan y de pronto queremos que se retengan... En fin, c'est la vie!

      Besos, Ohma.

      Eliminar
  8. Es que siempre serán nuestros niños. cuando la barba tenga canas, seguiran siendo nuestros niños...
    Al advertencias ahhh las advertencias :P
    Dile que lo de coñazo, las madres lo traemos de serie. :D
    Besazo hermos y felicidades por el cumple del mozatón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Dolega... Ahora nos vamos a celebrarlo.

      Besazos!

      Eliminar
  9. Ay Ana!!!! Que yo estas cosas no puedo leerlas, que estoy muy sensible con el tema. Como te entiendo, lo que dices y lo que no has llegado a expresar porque no cabe en un post tanto amor ni esa sensación agridulce de la alegría de verlos crecer y madurar pese a los disgustos que nos dan a veces, y la añoranza por haber perdido a nuestro bebé. Yo siempre digo que me gustaría poder llevar dos vidas paralelas con ella, tener a la actual pero poder a veces por un rato volver a vivir momentos con mi niña de dos años, de 4, de 6...sentirla pequeñita entre mis brazos...me duele estar olvidando cosas, haber perdido sensaciones...Ñoña perdida me has puesto.
    Y muchas felicidades al grandullón. Besos para los dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahí ando yo: ñoña perdida por un lado y encabronada por otro, que aquí el colega, muy tierno y muy bueno pero tiene un morro que se lo pisa y los castigos se los pasa por el arco del triunfo. En fin, seguiré el día de hoy y mañana, que es el día D, con esos sentimientos encontrados. Ni contigo ni sin ti...

      Hijos!

      Besotes y gracias!!!!

      Eliminar
  10. Me ha sucedido algo parecido con mi sobrino de 17, al que acabo de ver hace un rato. Lo recordaba de un año, con su eterna sonrisa de dos dientes, y me he dado cuenta de que son ellos los que más nos hacen darnos cuenta del paso del tiempo. No tardando mucho tendré que escribir sobre él, el sexto de mis nueve sobrinos. Será una entrada sencilla. Me bastará con cerrar los ojos y dejar que lleguen los recuerdos mientras pongo cara de bobo.
    Preciosa entrada.
    Muchas felicidades al hijo por los años... y por la madre.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy creo que al final lloro. Entre unos y otros, más lo que llevo, hoy a moco tendido.
      Un beso, Chema

      Eliminar
  11. Calla que ayer me enteré que a una amiguita de mi niña mayor le ha venido la regla, ya sabes lo de las barbas... 10 años¡¡ venga no me jodas, que es mi niña cojones, crecen y no hay manera de remediarlo, besotes, muy bonita entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder, con 10 años ya le ha venido la regla? Buf! Pobre!!!! Esa niña no es buena compañía para la tuya, ya te lo digo yo, que en breve le deben de aflorar las hormonas y va a inculcar malos vicios pa tu nena, jajajajaja.

      Gracias Dess! Besos!

      Eliminar
  12. Ohhhh, qué guapa foto para el recuerdo!!!
    Ese niño sigue ahí Toc, escondido dentro de un cuerpo de hombre, no acaban de irse. Mientras que antes eran capaces de reconocer que nos necesitaban, ahora se niegan a aceptar que todavía nos buscan. Estará orgulloso de ti al igual que tú lo estás de él. Una entrada enternecedora para conmemorar su cumpleaños. Es precioso este homenaje.
    Un fuerte abrazo y feliz cumpleaños a ese mozo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es cierto que sigue ahí en algún lado, sobre todo porque ayer, de cena (tal y como has visto en las fotos), Ceniciento empezó a bostezar y se le caían los párpados a eso de las 12 de la noche...jajaja. Y nosotros esperando para tirarle de las orejas! Ves? Sigue igual de bebé!

      Gracias por la lectura y las recomendaciones, tocayita!

      Eliminar
  13. ¡Precioso Anuska! El tiempo da vértigo!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo...sobre todo para algunas que nos volvemos a encontrar después de 30 años, eh? jeje.

      Besazo!

      Eliminar
  14. Me has puesto un nudo en la garganta.
    Como madre te comprendo a la perfección, como lectora admiro tu capacidad de expresar tanto.

    Besos con abrazos Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo buenas maestras de las que aprender que leo asíduamente...(y no miro a nadie, jaja).

      Besazo

      Eliminar
  15. Como la gondo...tengo los ojos llorosos...felicidades!! Y preciosooo texto uf
    Besos a los dos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tú no puedes tener los ojos llorosos tía, que sólo te faltaba deslumbrar aún más! (ves como estoy ñoña? jajaja. Aprovecha que yo no suelo decir estas cosas y tú lo sabes!!!)

      Besazos, niña.

      Eliminar
  16. jajajjajajja... me encanta cuando os leo a las madres, porque como a mí me llega la otra parte del asunto.. está guay esto de contrastar opiniones y puntos de vista.
    con respecto a lo tuyo. no lo he vivido, ni parecido, pero "mis niños" también crecen, tenemos un par que se les escapa algún pelo por la barba, otros con los cambios de voz, otros que se echan novietes.. con los de 3 a 6 años, también noto que van creciendo, y hace poco pensé en ello.. en que en definitiva crecen demasiado rápido.. pero si crecen es gracias a nosotros.. así que enhorabuena por tu perseverancia.. y seguro que ya ha tenido sus frutos.. ese mozo es mozo gracias en parte a ti.. así que enhorabuena..
    ahora sólo toca disfrutarlo, por haber llegado hasta aquí y por lo que os queda de con-vivir...
    si sobra tarta me guarda usted un trozo!! jajjaja... un besico!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tarta es de queso pero pueño añadirle algo de piña, jajaja...

      Tú tranqui, que tarde o temprano vas a pasar por ahí y te acordarás de esta entrada, eso seguro.

      Besazos enmadrados.

      Eliminar
  17. El tiempo pasa de una manera pasmosa. Hasta yo flipo cuando me doy cuenta de que ya estoy más cerca de los cuarenta que de los treinta (mi madre, ni te cuento... Jajaja). Felicidades a tu hombretón!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a partir de los 30 el tiempo vuela pero no sabes cómo!!!

      Gracias por la felicitación, Álter!

      Eliminar
  18. Precioso Anita! Te entiendo perfectamente. El mío a punto de cumplir los 7 y yo bebiéndome su vida y la mía a sorbos y aún no me puedo creer que esta peli pase tan deprisa! Un besazo y disfrutarlo mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 7??? Cómo que 7??? No son 4???? No me fastidies!!!!!!!!! Ves? Si encima no sólo me doy cuenta del paso del tiempo con el mío sino que encima al ver a los del resto parece que te quedas estancada con su imagen del principio... Jooooooer!!! 7. Ya me has dado la noche! jajaja.

      Besazo!

      Eliminar
  19. ay que cierto es todo esto!! tal cual! Como siempre tan acertada! ME ENCANTAS!

    ResponderEliminar
  20. Bah, tú ya has visto la foto de mis dos mujeres, que hace cuatro días eran dos mocosas asilvestradas que se tiraban de los pelos peleándose por la muñeca más fea. Como pasa el tiempo, a mi me ocurre igual, yo las miro y a veces siento mucha añoranza ¿donde están esas peques para las que yo era la mujer más bella, una heroína? Hacían dibujos de mi que yo colgaba en la nevera. Pero el paso del tiempo tiene cosas muy buenas. Como fui madre muy joven, ahora me voy con ellas de viaje, conciertos, al cine, y de copas. jaja y me han abierto un mundo musical que desconocía. Ahora me gusta, gracias a ellas, un grupo que es la hostia. Mira, voy a colgar una canción en el face. Un abrazo Anita, pero un abrazo fuerte eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si cuando se hacen mayores nos aportan un millón de cosas, pero en fechas así y con cifras tan redondas una se para y se da cuenta de cómo va pasando el tiempo. Es un sentimiento antagónico: por un lado quieres que crezcan por otro quieres frenar que sigan creciendo...

      Snif!

      Besazos y gracias por ese abrazo fuerte

      Eliminar
  21. Este post chorrea baba de madre orgullosísimaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    :)

    Felicidades para ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Orgullosísima no sé pero nostálgica sí..-

      Gracias Toro!

      Eliminar
    2. Me dan ganas de darte un abrazo gigante...
      Pero no me fío que tienes pinta de abusona, jajajajjaja

      Muakkkkkkkkk

      Eliminar
    3. Abusona? No, si soy poca cosa...ji ji ji

      Eliminar
  22. Ultimamente, pienso mucho en mi madre. Y me pasan por la cabeza los muchos años que no me dormí entre sus brazos porque ya era mayor. Te entiendo. Desde otro punto de vista, pero te entiendo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hummm, oye, que no soy tan mayor eh? jeje. Gracias por entenderme, quizás te pase a ti cuando seas padre...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  24. ¿A que no se entiende?
    Yo los miro y no doy crédito a que sean mis hijos, a que hayan vivido en mi vientre, a haberlos parido...Es bastante misterioso verlos crecer, y un gustazo por cierto.
    Muchos besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues si, al menos eso te pasa cuando cumplen una cifra considerable. Hace que te pares y pienses en cómo va de rápido el tiempo... Snif!!!

      Un besote!

      Eliminar
  25. ¡Muchas felicidades a tu hombrecillo! Conmovedor totalmente. Lo veo en mis sobrinas, que empiezan a perder la inocencia, empiezan a ser más independientes, ya no les puedo tomar el pelo como antes ni sorprender tan fácilmente como antes, y me da rabia, pero me alucina a la vez. El ciiiiclo de la viiiidaaaa (léase a lo Rey León).
    No te atormentes por ser una madre-coñazo. Seguro que él lo agradece.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La B.S.O. del Rey León ha quedado bien, mira...jeje.

      No me atormento por ser madre-coñazo. Sé que ser madre-pasota es el peor favor que podría hacerle y luego eso te lo echan en cara, que yo le oigo comentar sobre padres de sus amigos que "pasan de ellos" y lo dice bastante encabronado, no creas.

      Un beso.

      Eliminar
  26. Con un poco de atraso, felicidades a los dos: pronto cumplirá los 18... bufff... recuerdo mis 18 y la duda existencial que recorrió mi cabeza justo esa noche, que fue un martes. Luego lo celebré el sábado y se me pasò: cosas de adolescentes, jaajaja.

    Salud, Analogy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo por el retraso, sé que has tenido cosas bastantes más importantes que hacer que leer mi blog...jajaja.

      Con 18 que se saque el carnet y me lleve a mí a todos los sitios, no?

      Besos!

      Eliminar
  27. 16? Anda que no me queda a mí aún ( a mí no, al que viene detrás ) XD
    Con 16 yo estaba....jo, no recuerdo lo que estaba haciendo. Hace ya demasiado. Supongo que estudiar. Yo llego tarde a todo... (no es que sea impuntual, es que lo de las nuevas tendencias y yo no va muy bien)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, yo con 16 hacía el subnormal, supongo, al igual que los de 16 de hoy en día...

      ¿Para cuándo una píldora que amanse los daños colaterales de la adolescencia?

      Eliminar
  28. Muy bonito, Ana :)

    Pero piensa que sólo tiene 16. Y tú aparentas diez años menos de los que tienes, así que es como si lo hubieras tenido con 19, o sea, muy jovencilla... y él sólo tiene 16.

    Que lo disfrutéis ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, hombre, visto así, podría ser mi novio...

      Si ejjjj que tú no eres objetivo, me tienes en mucha estima!

      Besazo!!!

      Eliminar
  29. De ñoñadas nada, uno no es consciente realmente del paso del tiempo hasta que ve una foto, tiene una conversación, una discusión, una vivencia, un abrazo que ya no abarca a los brazos. Mi hijo mayor va para 15... ¡ya!.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Efectivamente, no eres consciente del paso del tiempo hasta que de pronto hay algo (en este caso el cumpleaños, otras veces puede ser la actitud o una simple respuesta) que te haga ser consciente del peldaño que pisas y mires hacia abajo... Y a mí esta vez, me ha dado vértigo, la verdad.

      Supongo que me entiendes, pues son edades muy cercanas. Un saludo y gracias por el comentario!

      Eliminar
  30. No tengo hijos así que no sé realmente lo que se siente, pero me puedo imaginar lo que tiene que ser ver el crecimiento de alguien, tiene que ser maravilloso...
    Espero que disfrutes de su cumpleaños, ¡y que lo celebren!
    Un beso grande

    ResponderEliminar