Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

martes, 8 de abril de 2014

Cuando Él te llama «mamá».


Hace ya más de diez años que mi exmarido y yo nos separamos. Su vida y la mía dejaron de tener puntos en común, excepto un hijo y una hipoteca, así que decidimos que lo mejor era partir las peras, pese a que todo mi entorno se echaba las manos en la cabeza, la familia fruncía las cejas en clara señal de preocupación y en el trabajo me miraban de reojo cuando relataba mis espectaculares fines de semana de soltera

Ha pasado tiempo, mucho, sí, y muy rápido. Ahora, de pronto, me doy cuenta de que esas mismas parejas que yo creía consolidadas en el momento de separarme empiezan a caer a mi alrededor, tal que piezas de dominó empujándose unas a otras. Luego, es lógico, vienen y te cuentan: «es que ella ha cambiado»; «es que él ya no me toca»; «es que hay mucha rutina»; «es que lo único que importa ahora son los niños»…

Lo cierto es que cuanto más tiempo pasa, más veo que en realidad la culpa es nuestra, de nuestra sociedad, quiero decir. Y no me canso de repetirlo: que dejen ya de contarnos el cuento de la Cenicienta (Príncipe Azul incluido) que no genera más que frustración. Sé que suena muy duro y poco romántico, pero el único cuento que me ha parecido más o menos certero era el de La Sirenita. En la versión oficial, la de Ándersen, la pobre se quedaba sentada en la roca, frustrada, viendo a su príncipe y su reciente esposa cómo se marchaban en aquel barco (de ahí la estatua en Copenhague). Puras analogías: el Príncipe no la había descartado por ser muda, no, que ya sabemos que los hombres no procesan más que una cantidad limitada de palabras en tono femenino y, si vienen del trabajo escuchando el GPS con la voz “Marta”, date por jodida que no van a darte ni las buenas noches, no vayas a contestar. En fin, que a lo que iba es que el Príncipe eligió a la otra porque simplemente tendría más tetas o la boca más grande  (:-o), vete tú a saber. El caso es que son lentejas, es la vida, unos ganan otros pierden pero esto es así. Real. Putada pero es así. Desde luego el cuento es un fiel reflejo de la cruel realidad y no que si se casan y viven el resto de sus días en amor y compañía, que eso no hay quien se lo crea.

Y es que estoy convencida de que ya en los colegios deberían enseñarnos a mantener una relación de por vida si es que pretenden que las familias sigan el orden clásico. O eso, o asumimos que el ser humano no es monógamo. Quizás sí lo sea, pero de manera sucesiva y no indefinida. Se sabe que determinadas especies no eligen una sola pareja para el resto de su vida ¿Por qué nosotros sí cuando estamos viendo con el paso del tiempo no es verdad aquello de “y comieron perdices”? Claro, luego pasa lo que pasa, que estamos jodidos, tratando de procesar nuestro fracaso y arremetiendo contra la expareja con todo lo que tenemos a mano (niños incluidos).

Yo, cuanto más observo, menos creo en las relaciones de por vida. Quizás porque mi padre se casó tres veces (circunstancias de la vida), quizás porque no tengo un solo primo que no se haya divorciado, pero el hecho es que eso de “hasta que la muerte nos separe” es más falso que un argentino humilde. Supongo, sólo supongo, que hay parejas que se adaptan tanto el uno al otro que evolucionan en el mismo sentido y ahí sí podríamos decir que ese amor es “para siempre”. Pero son la excepción. Y no me valen los ejemplos de los típicos abuelos que llevan 50 años casados y aún se quieren  porque de esos hay chorrocientos mil que si no hubiera habido una guerra, un exilio o una hambruna de tres pares de cojones (que era lo único importante en aquella época), no hubieran aguantado juntos tanto tiempo. Eso y que la mujer estaba en casa cuidando de los churumbeles sin tener más opción que apechugar con “cuernos y carretas” (esas mismas que tiran menos que dos tetas).

A lo que voy: según las estadísticas, los divorcios, separaciones y nulidades matrimoniales se salen de los baremos estipulados a día de hoy. No voy a ponerme a copypastear estadísticas nacionales, lo haré de manera local: en mi bloque somos 16 familias (pisos), de los cuales 5 ya compramos el piso separados, otros 3 se han separado en 9 años que llevo yo aquí, 1 no se separa porque no puede y otro está a la gresca día sí día también. Algo falla: o no estamos preparados para vivir juntos a largo plazo o nos han contado mal el cuento.  Quizá haya que darle otro enfoque y deberíamos aprender a resolver las situaciones cotidianas, a lidiar con la rutina, a saber esperar, a no mandarlo todo a la mierda a la primera de cambio, no sé, pero los datos están ahí y lo peor es que  somos incapaces de dejar de pensar que es un fracaso personal. ¿Realmente lo es? ¿De quién es el error? ¿Nuestro?

Y ya divagando sobre cuándo empieza a flaquear el tema, algunos llegamos a la conclusión de que una señal inequívoca es cuando se tienen hijos. Si para colmo tu pareja pasa de llamarte por tu nombre o algún apelativo cariñoso ("cariño" o derivados) y te llama "mamá"... ¡ay, amig@! O retomas tu vida "parejil" o en breve eres carne de cañón. No nos olvidemos que todo esto se basa en la unión de dos personas que decidieron emparejarse básicamente por una mera cuestión de química y por mucho que a mí me digan, si tu pareja te llama "mamá" simplemente comienza a verte con otros ojos. Esos mismos que están muy lejos de tirar de dos carretas.


49 comentarios:

  1. Hmmm puedo imprimirlo y ponerlo con un imán en la nevera? A ver si alguien se da por aludida.....
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes, puedes. Incluso yo la instigaría a que lo memorizase, incluso.

      Besos mañaneros!

      Eliminar
  2. ¡¡¡Qué buena eres reflexionando, coño!!!.....

    Sin palabras me has dejao.

    Apretaos, hija, te los has ganado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, pues para no tener palabras has entrado con mucha fuerza!!!

      Más besos para ti.

      Eliminar
  3. Está claro que muchas de las que aguantaban antes era por una dependencia económica y porque estaban educadas a tener unas tragaderas de aquí hasta allá, buscando supuestamente el beneficio de los hijos, como si esa búsqueda solo fuera responsabilidad de ellas.
    Ciertamente las separaciones, aún las civilizadas, con una putada para los hijos, aunque más lo es vivir en un ambiente crispado.
    Independientemente de lo dicho, también creo que ahora la gente toma la decisión de separarse con mucha más ligereza.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso lo que cambian las tornas. Antes eran ellas las que aguantaban por aquello de la independencia económica, sin embargo, ahora son ellos los que aguantan algo más porque siguen siendo la mayoría de ellos los que salen de casa sin los niños y pagando a medias la hipoteca. Qué cosas!

      Besos!!!

      Eliminar
  4. Pues sí, creo que hay una razón lógica. Antes la mujer no tenía participación en nada. Hoy es un ser más (me refiero a la sociedad no me vayan a matar) y a la mujer se le inculcaba que debía estar casada hasta la muerte, usar el mismo pene, amara o no amara, y además como muchos matrimonios eran convenidos, pues así duraban y duraban...
    hoy, no sé si por suerte o por no serte la mujer es más neta, más independiente, más libre... quien le dice que aguante a un guey hasta que la muerte los separe, si no soporta otras cosas...
    creo que somos más libres (ambos sexos) y menos apegados a la religión...
    dicen que la quimica dura dos años, que el amor se acaba a los 7 y que las mentadas de madres empiezan cuando se acaba el amor... asi que no solo si te dicen mamá hay que pensarlo...

    abrazos y muy divertida tu reflexión...
    besos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo creo que el "hasta la muerte" iba por los dos. Lo que pasa es que él, al salir de casa y tener una vida más rica socialmente hablando, siempre podía conocer a alguien más o tener sus escarceos.

      Lo de cuánto dura el amor, la pasión y demás, ya están tardando en hacer unas estadísticas al respecto en condiciones y que nos digan con qué contamos antes de decir "sí quiero".

      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Me ha encantado. Las relaciones hay que currarlas y cuidarlas, los dos: sí uno da y se esfuerza y el otro no, el fracaso está asegurado. La gente no evoluciona en direcciones compatibles después de los años de maneral natural, es fruto de un trabajo conjunto. ¿Se puede mantener la química toda la vida? No sé, ya te contaré, en eso estamos todos los días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tú sabes que eres mi "gran esperanza blanca". No solo por los años que llevas con tu a tu marido sino que encima tienes 4 churumbeles y nadie lo diría por el cuerpazo que te gastas (cabrona).

      Desde luego, si te vienes tú abajo, ya podemos apagar el chiringuito que aquí no se salva nadie, jaja.

      Besazos románticos.

      Eliminar
  6. A mí lo que me sorprende es que haya tanta gente que viendo lo que ve se siga casando "para toda la vida", debieran haber inventado ya el matrimonio temporal, dos años renovables, como las energías verdes esas :)

    Lo malo es que por mucho que queramos una vida en solitario es inviable, a no ser que tengas pasta o que no tengas hijos.

    Besotes querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me has leído la mente porque últimamente, cada vez que veo una boda, me dan ganas de entrar a decir "¿Pero es que no os vale la experiencia ajena, almas de pollo?". Pero claro...luego digo, bah, dejemos que la caguen tal y como la hemos cagado otros muchos (que se jodan! jajajajaja).

      Lo de la vida en solitario tampoco era mi idea pero sí, acompañado, de lejos...jeje

      Besos rey.

      Eliminar
    2. Evidentemente esa sería la situación ideal, no me cabe duda alguna, que todo el mundo tuviera independencia económica suficiente por separado para que solo les una el amor, el tiempo que dure :)

      Eliminar
  7. Uhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!! Como hemos vuelto!!!!!!! serias y reflexivas, pues ea, ahí voy.
    Ya sabe todo el mundo que yo no me separé, a mí me separaron, y no es lo mismo, será por lo de las tetas. Bueno, sí lo es pero desde el otro lado, de cualquier manera tengo mis deberes hechos a base de horas y horas de reflexionar.
    Lo habitual no es separarse con los críos muy pequeños, mi seta tenía 2 añitos y el tuyo si calculo así por encima debía tener 4 ó 5 imagino, pero ay amiga, ahora ya con los hijos con 14, 16 años etc empiezan a caer como moscas, en un hasta aquí hemos llegado. Los hijos unen en un proyecto de familia, hay un objetivo y una responsabilidad común, pero seamos sinceros, al concepto pareja les vienen como el culo, esa es la verdad, y a veces, cuando quieres retomar ya no queda nada.

    No quiero extenderme demasiado, pero generalizando mucho, y dejando a un lado los problemas gordos de incompatibilidad, inmadurez y otros aún peor, creo que algunos y algunas se piensan que ésto de la pareja es estar con las mariposas en el estómago todo el día y que si se acaban, el amor ha terminado, y el amor es otra cosa, puede que ni siquiera haya estado nunca presente, porque amarse y enamorarse no es lo mismo, el amor requiere compromiso y proyecto, enamorarse no.

    Yo siempre comento lo mismo, mirado en perspectiva y con experiencia, creo que todos y todas si pudiéramos deberíamos a determinada edad hacernos un planteamiento ¿Que quiero? ¿que busco? ¿Que va mejor con mi personalidad? A mí lo de la monogamia sucesiva me parece una muy buena opción, tan válida como la de "para toda la vida", el problema viene cuando partimos con una idea y terminamos adoptando la otra, entonces viene la frustración, tendemos a pensar en un para toda la vida y a la mínima nos desinflamos porque esa decisión pesa, más valdría ser más realistas.
    Yo creo en el "para toda la vida" y no será precisamente por mi experiencia, pero sí, creo, ahora, eso sí, hay que estar preparado, ser muy maduros, saber desde el principio que es un proyecto a largo plazo, y estar de acuerdo los dos, asumir que se evolucionará y se pasará por mil fases distintas y muchas serán etapas desilusionantes...ufffff ¿iba a ser breve? Me lías Anita, me lías...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Descerebrado no tenía 6 años cuando partimos las peras. Y es una época bastante difícil, ya que no es un crío de teta (joer, me ha dado con el temita de marras), pero tampoco un adolescente que pudiera comprender. Lo cierto es que a día de hoy me dice que cómo es posible que su padre y yo hubiésemos estado casados, pues no tenemos nada que ver el uno con el otro.

      Te doy la razón con lo del amor, las mariposas y el enamoramiento. Pero ése es el quid de la cuestión. La gente no va preparada (yo fui la primera, ojo) y nadie nos enseña a asumir crisis, a luchar y a tener paciencia. Al revés, nos meten en la cabeza aquello de las perdices, del ser felices todos los días, de sentir cosquillas al ver a tu pareja y eso está muy lejos de la realidad. Podría hacer una tesina al respecto, entrar en temas más carnales, que nada tienen que ver con el amor y ponerme a pleitear para hacer de esto una carrera universitaria, pero va a ser en balde, así que mejor lo dejamos ahí.

      Lo del "para toda la vida" es muy bonito, Inma. En ese momento, cuando estás en la cúspide de la ola, cuando te sientes el o la reina del mundo. Cuando la idea de vivir sin ese que tienes a tu lado te da vértigo y te marea. Luego la vida cambia.

      Esta entrada ha sido inspirada por un bloguero y por las últimas noticias de un amigo que juraba y perjuraba hace años que en la vida se separaría. Soy consciente de que ambos han luchado lo suyo, pero a día de hoy creo que está organizando su nueva vida :-(

      Hay una frase destornillante del libro "Jesús me ama" (de David Safier, el escrito de Maldito Karma) que habla de cuando la protagonista estaba en su boda a punto de casarse con el que iba a ser su marido. "¿Quieres a Citano como esposo en el dolor, en la enfermedad, en la riqueza y la pobreza, bla, bla, bla, para toda la vida" y ella pensó "En ese momento me acordé de que para los Cristianos de aquel entonces las expectativas de vida iban a ser como mucho 30 años, pero en nuestros días el promedio de muerte ronda los 80 años", jajaja. Mortal. Con eso dejo el comentario, que si no, voy a hacer otro post.

      Besos, lianta.

      Eliminar
  8. Jodó, Anita, qué profunda te has puesto. Y me has asustado, coño, que yo llevo veinticinco años con el mismo!!!! Cinco de novios y veinte casados!
    Pero creo que todo se resume en el último párrafo que ha puesto Inma en su comentario, yo no lo hubiera explicado mejor. De hecho, el cura que nos casó nos hizo una homilía que más que casarnos parecía que nos estuviera quitando la idea, nada de seréis felices y comeréis perdices, sino todo lo contrario, que habría muchos momentos duros y con ganas de tirar la toalla, así que ya íbamos avisados, jajaja.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  9. Ah!! Y si algún día se le ocurre llamarme mamá, le arreo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras no te llame "mamá", vas bien, jajajajaja. Ya me dirás cuál es la clave, que seguro que los que lleváis tantos años juntos os dieron el comodín (del público no, que queda muy feo) y al resto nos dijeron que había que jugar sin jokers...jajajaja. Con un cura así, qué quieres? El mío creo que aún sigue con mi boda, porque no acababa nuncaaaaaaaaaaaa... Buf! jaja.

      Eliminar
  10. Ay Toc, cuánta razón tienen tus letras!!! Nos contaron mal el cuento, no son príncipes y tampoco tienen sangre azul. En fin, c'est la vie.
    Un abrazo gordo, gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no lo son, ni nosotras princesas. Es más, reniego de mi principado, que se lo metan por donde amargan los pepinos!

      Besos más gordos.

      Eliminar
  11. revoltosilla andamos hoy?? bueno, a ver..la cosa es que eso sigue ahí... por lo que sea cuantos más principes y princesas hay en los cuentos, más les gustan por norma general (que conste que creo que no tenemos ni uno en el no-chikipark, por lo menos, no descarado, en plan cenicienta) pero aún así lo piden.. y temas de conversación de ¿habemus noviete? desde los 6, 7 años... o comentarios como "que guapo eres vas a conquistar a todas las chicas" o ... cuando llegas a los 16 y te preguntan: ¿ah, que no tienes novia?.. vengaaa.. ¿a cuantas tienes encandiladas?---


    y así podría pasarme todo el comentario.. creo que la única etapa en la que no hablamos de novietes es desde el naciemiento hasta los 3 años.. luego ya.. todo, todo todo, gira en novios, estudios y ¿qué quieres ser de mayor?

    si estamos así.. es lógico pensar que queremos tener al príncipe o princesa azul.. y que creamos que vamos tarde, que esa es otra, para tener hijos, porque claro.. a ver para qué quieres un príncipe.. sino es para cumplir con las expectativas de tener hijos y ser la familia perfecta que te han inculcado para ser..

    dios!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, pero lo de pedir príncipes y princesas no es porque a alguien le de la ventolera, es por lo que vemos en el cine, en la literatura, etc... o sea, falla la base y luego todos frustrados.

      Lo de los hijos? Na, mira, tengo una compañera que, dado que no encuentra pareja, ha decidido inseminarse. Ahí, con un par! Dices tú de familia? jajajaja.

      Besos!

      Eliminar
  12. Siendo hija de padres separados y viendo a algunas de mis amigas te diré que algunas parejas duran porque se quieren y otras porque soportar los dedos acusadores de la sociedad es muy pesado. Inma tiene razón, amarse y enamorarse son dos cosas que si bien pueden ir unidas son completamente distintas. Creo que para vivir en pareja hay que tener el mismo planteamiento en el día a día y para el futuro y quererse y respetarse, y aún así será difícil porque hoy en día somos muy independientes y estamos tan acostumbrados a hacer las cosas solos y para nosotros mismos y a nuestra manera que nos olvidamos de lo que es ceder. En fin, creo que es una suma de muchas cosas y no sé yo si alguien tendrá la fórmula adecuada. Sea una persona monógama indefinida o monógama sucesiva me parece que cualquiera de las dos situaciones es igual de válida y honorable, y que considerar el separarse como un fracaso personal es una tontería. Para mí el mayor fracaso es no ser feliz, y es doblemente fracaso si no te atreves a ser feliz por el qué dirán. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el tema es que ahora parece ser que por esa regla muchas ya no se quieren, entonces. Porque si antes seguían es que seguían una gran mayoría aun sin quererse, no??

      En fin, ante todo lo que tú dices. Separarse no es un fracaso, ni mucho menos, es un cambio de vida drástico, sí, pero es otra etapa.

      Más biquiños para ti.

      Eliminar
  13. Para mí resulta obvio que hay una tendencia general hacia la individualidad.
    No sé a que es debido pero cada vez más las personas tienden a pensar en función únicamente de si mismas.
    No lo critico. Ni lo aplaudo.
    Es un hecho.
    Y eso tiene efectos en todos los ámbitos de la sociedad.
    Y por supuesto también en la pareja.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me estoy acordando de un corto muy bueno que se llama "heterosexuales y casados" que ganó un premio hace ya unos años (pulula por internet, te lo recomiendo, además de divertido tiene una buena moraleja). Y es lo que tú dices, al final tendemos a la individualidad máxima: yo, yo y después yo.

      Seremos la gran mayoría familias monoparentales en el futuro?? Quién sabe...

      Un beso y enhorabuena por el sugu-premio.

      Eliminar
  14. Profunda reflexión sobre un tema tan complejo como actual. No sé si los antropólogos se han puesto de acuerdo sobre si el ser humano es o no monógamo por naturaleza, lo cierto es que, a diferencia del resto de especies animales, somos un producto cultural en muchos sentidos. Y la cultura actual, lo que la sociedad refrenda como caduco, aceptable o deseable a través del cine, el arte, la literatura, o a través de los iconos del momento es el "todo vale". François Hollande, casado y Presidente de la República Francesa, con sus casi 60 años mal llevados se lía con la actriz Julie Gayet, de 41 y bastante buen ver, se pone un casco de moto en la cabeza para que los paparazzi no le saquen con ojeras y los franceses agotan en las tiendas ese modelo de casco. Lo que más me molesta del suceso es lo del casco (¿por qué somos tan idiotas?), pero refleja lo que está pasando. Seguir casado con alguien que no soportas por el qué dirán, la hipoteca o los hijos no me parece inteligente. Separarse porque se ha puesto de moda (y no sé hasta qué punto los seres humanos somos conscientes de esas tendencias sociales) tampoco me parece la mejor opción. ¿No hay un punto medio? ¿A quién beneficia esta escalada de divorcios? A abogados, notarios, psicólogos, bancos, agentes de la propiedad inmobiliaria, a la prensa (en el caso de los divorcios de personajes públicos), a las páginas de contactos (meetic, eDarling...), al Gobierno (se haga lo que se haga, el Gobierno siempre SIEMPRE sale beneficiado)...
    No es que esté abogando por una teoría conspiratoria, es que se trata de un tema increíblemente complejo. Habría preferido que mis padres no se hubiesen divorciado hace catorce años. Me parece bien que mi actual pareja se divorciara de su ex-marido. Lo dicho, un tema complejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toma! Ves? Sabía yo que había atinado bien contigo... Coño! Lo de quién sale ganando (todos menos los hijos) no lo había yo pensado! Yo claro, me centro más en el tema emocional, sentimental, psicológico... El autofustigue, el autoflagele y por supuesto la guerra entre dos bandos (y eso que no es mi caso).

      Es un tema controvertido, sí, casi como el aborto, aunque no tanto, pero insisto una vez más que cuanto más tiempo pasa, más me doy cuenta de que hay algo que falla en la base, en el fondo y en la superficie. ¿Somos o no somos monógamos? ¿Lo somos de manera sucesiva? Y aquellos que no pueden remediar ser infieles aunque quieran mucho a su pareja? ¿Está el sexo directamente relacionado con ser o no ser feliz con tu chic@?

      Ahí dejo eso, que yo también toco fibras, jaja.

      Eliminar
  15. Siempre digo que el ser humano es monógamo por imposición social. Si fuese algo biológico no habría forma de que decidiésemos separarnos y mucho menos problemas de infidelidades y cosas así. Esto es lo que pasa cuando se quiere ir en contra de la naturaleza. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ole ahí, mojándose, la Alter!!! Dí que sí, Con un par...jejeje.

      Besos!

      Eliminar
  16. La poligamia no esta hecha para los humanos, somos demasiado celosos como para soportarla. Un abrazo compañera, siempre un gusto leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ningún momento he hablado de poligamia sino de monogamia sucesiva, que no es lo mismo... Los celos, si no son enfermizos, no está mal sentirlos. Eso demuestra que la otra persona te sigue importando...digo yo.

      Un besote para ti.

      Eliminar
  17. La culpa es de las mujeres, que cada vez tenemos menos aguante! Si fuera como antes y dependiéramos de un hombre para vivir la cosa nos iría mejor!

    Ironías a parte, yo no creo que tenga que ver con los cuentos, sino en la forma de educarnos. Desde la más tierna infancia sabemos que no somos princesas, por mucho que nos llamen así, sino no iríamos al cole andando, nos llevarían en limusina. Y lo de que el príncipe azul no existe también lo aprendemos relativamente pronto...aunque algunas con mi edad aún andan en la inopia. El problema es que nos han hecho caprichosos y egoístas....o nos hacemos, y ambiciosos y lo queremos todo todo y todo. Que todo sea bonito pero no tanto para no cansarse de lo bonito, y ah! derrepente te joden lo bonito y qué horror qué hago yo con este?

    Supongo que hay que buscar un equilibrio, un espacio para el yo y otro para el nosotros, dejar de pisarnos y maltratarnos con gilipolleces...pero es taaaan dificil ser zen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cocci, los cuentos son parte de nuestra educación. Crecemos con ellos, nos los cuentan para dormir, lo mismo que las películas. Son parte de la cultura en la que nos movemos. Seguramente un africano de alguna tribu del África occidental fliparía con estas cosas porque nunca le contaron nada sobre hadas, príncipes azules y castillos encantados. Dudo mucho entonces que intente representar su vida de semejante manera. Y sí, queremos ser princesas, y si no de qué el casarse con la corona y llegando a la iglesia en el mejor coche que te presten ese día (algunas sí se casan en limusina).

      No creo que sea por ser caprichosos o no el hecho de mandar a la mierda a tu pareja con hijos e hipoteca. Ahí realmente es que el amor se ha esfumado. Te puedo asegurar que meterte en abogados no es ningún capricho. A lo que iba yo es el por qué se nos esfuma el amor, por qué dejamos de querer al otro cuando supuestamente nos han vendido que ésto era para toda la vida...

      En fin, que como siga hago otro post.

      Un abrazo zen para ti.

      Eliminar
  18. genial en todo,y en casi todo de acuerdo salvo en dos cosas... 1º- llevo con mi chico 34 años de los cuales,32 casados...y quiero seguir con él! tengo ilusión ,deseo,amor! a pesar de las crisis,y las veces que nos hemos tirado los trastos a la cabeza...
    2º- yo sí soy una argentina humilde, y conozco a much@s! (huyamos de los tópicos plisssss)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía yo que la frasecita me iba a pasar factura. De hecho he pensado en ti pero he supuesto que sabías que era de coña :-P Ya sabes que no me gustan nada las generalizaciones, pero era por quitarle un poco de seriedad al tema. Sorry, sorry, sorry. Para ti y para Eva Letzy, que cuando lo lea me tirará también de las orejas, jajaja.

      De lo primero, no sabes cómo me alegro. Afortunadamente tú eres de las que en las estadísticas están dentro del baremo del no divorcio. He dicho que muchísimos se divorciaban, no todos. Y menos mal. Ante eso sólo te puedo dar la enhorabuena y desearte que sigas así para el resto de tu vida!

      Besos humildes, muy humildes :-)

      Eliminar
  19. Tuve un matrimonio feliz de 20 años, a nosotros nos dio el palo la vida porque mi marido murió, pero aún así ni creía ni creo en el matrimonio. Es como todo, puede funcionar y puede que no.
    No veo motivo de llevarse las manos a la cabeza. No somos un objeto para ser propiedad de... Y esto aunque nos parezca irracional existe mucho, en algunas culturas más que otras, pero existe. Y esta mentalidad tan estúpida la alimentan tantos hombres como mujeres.
    El divorcio está bien, lo mismo que el aborto. Lo que veo peor es el engañar a la pareja o que nazcan niños que luego no son apreciados.
    Un abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
  20. joder, 20!, digo 16 años, coño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, lo tuyo es un punto y aparte. Y supongo que todo esto de los divorcios y separaciones es algo que te debe de resbalar pues que te arrebaten a tu pareja debe ser durísimo. Aún así, llevas razón, nadie es propiedad de nadie.

      Un beso, Ohma.

      Eliminar
  21. No se. Hasta este día nunca me he arrepentido de haberme casado. No se si lo hice para toda la vida. He estado a punto de separarme dos veces. Tenemos muchos años de casados, no se si sea por la costumbre pero aquí seguimos afortunadamente sin que me llame "mama". La ultima vez que quise separarme supe que de amor nadie se muere y que a pesar de estar enferma,de hambre no me voy a morir ni tampoco por la falta del hombre de mi vida.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces tú estás en las estadísticas del "sí funciona para toda la vida", aunque hayas tenido dos crisis, pero se ve que las habéis superado...Y yo que me alegro!!!

      Besazos

      Eliminar
  22. Muy interesante lo que nos cuentas
    buenas observaciones y eso lo de "mamá"
    es curioso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre si estás vivo!!! Re-bienvenido.

      Eliminar
  23. No sé por qué no te hacía yo renegona del amor parejil. En mi caso veo cómo mis amigas las que se casaron empiezan a divorciarse y a quedarse solas con los niños, y a mí que me criticaban por llevar una vida de "adolescente" sin responsabilidades, ahora resulta que me envidian.
    Yo desde luego no creo en los "para siempre". Y por supuesto que el problema es nuestro, cada vez más inconformistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy renogona del amor parejil sino del "hasta que la vida nos separe", que no es lo mismo. Sí, a mí también me envidian, la verdad, y más cuando tienes pareja pero no vive contigo...jaja.

      Besotes.

      Eliminar
  24. Yo ni me he casado, ni he tenido nunca interés en hacerlo, ni creo que lo tenga en el futuro. Tampoco he tenido hijos, ni he puesto empeño en ello, y a este paso me parece que no van a llegar. Con esta imagen cualquiera diría que soy un tipo independiente que va a lo suyo sin más, pero nada estaría tan alejado de la verdad. Como Ana sabe muy bien, he tenido una sucesión de novias, aunque muy a mi pesar. Es decir, han sido varias porque me han ido dejando una tras otra mientras yo notaba con cada ruptura que se me venía el mundo encima. Mi propio mundo, vamos, el que había construido con cada una de mis parejas y que se desmoronaba estrepitosamente. También es verdad que con el tiempo me he ido recuperando de todas las rupturas... hasta que me volvían a hacer añicos.
    Mi relación más larga ha durado cuatro años. Está claro, por tanto, que tengo que estar de acuerdo con Ana en que es harto difícil que las relaciones duren muchos años. Al menos para mí. Pero como no escarmiento y soy un maldito romántico, sigo intentándolo. ¿Un romántico? No, perdón: dada mi experiencia lo que soy más bien es un temerario.

    Al final todo esto depende de cada uno. De empeñarse o no en mantener una relación, de ser más o menos independiente, de la capacidad que tenga cada cual de quererse a sí mismo y a los demás. De lo que quiera hacer con su vida, vaya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo que eres es un anacrónico. Vives en el siglo equivocado!! jajaja.

      Besos, romanticón.

      Eliminar
  25. Aprovechando las vacas, estoy leyendo tus analogías que tanto me gustan y este tema en concreto es de mis favoritos. La verdad es que no se puede generalizar y hay de todo, afortunadamente en esta vida. Yo creo que el amor, la pareja, la amistad, la familia y Todo en la vida hay que currárselo y en este caso es tarea de dos. No hay que esperar nia que surjan las mariposas, ni a quedarte a solas un fin de semana (que por otra parte siempre es bienvenido) ni a que te regalen el oro ni el moro. Lo mejor ed cultivar la ilusión día a día. Tener proyectos en común y sobre todo,conservar cada uno su parcel, su individualidad y estar juntos porque ambos quieren. A veces no es fácil y surgen las crisis pero de todo se aprende. Una buena base es lo mejor. Yo, no sé si por suerte o por desgracia, aunque tiendo a ver el lado bueno de las cosas, he tenido muchas relaciones y se pasa fatal cuando acaba, pero conocí a mi chico hace 12 años y ahí seguimos, mariposas en el estómago??? Algunas veces. Ilusión? Mucha...hasta para comprar un mantel...proyectos de futuro? Muchos... Un niño en común de 7 años. Durará toda la vida? Ni lo sé ni me importa..,sólo quiero disfrutar el día a día porque cuando menos nos lo esperemos nos atacará un asteroide y entonces.... Para qué tanto comerse el coco...y si no cae a seguir disfrutando con lo que hagamos...juntos o separados. Un besazo Anusky...me encanta leerte

    ResponderEliminar
  26. Pues sí: el cuento que nos venden no es como es la cosa... y luego pasa lo que pasa.

    ResponderEliminar