Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

viernes, 4 de abril de 2014

Es curioso





Es curioso que esto de la red cree ciertos vínculos de los que nos pronunciamos como ajenos, hasta que un día, nuestro cerebro conecta directamente con las mentes de los demás. Eso me pasó con Miguel. 

Yo leía sus comentarios en los blogs de mis bloglegas y a distancia (la virtual y la real, ya que vivía en Gran Canaria) se notaba que era un Señor. Sí, con mayúsculas. No recuerdo si fui yo primero a quedarme a su casa o fue él quien vino a la mía, pero enseguida comenzamos a seguirnos y en breve a hacernos bromas a través de Facebook. “Que si qué hijo tan guapo tienes”, “que si se parece a su padre”… y un sinfín de bromas y chascarrillos que hacían que me vinculara a alguien a quien no he tocado en mi vida, ni siquiera he hablado por teléfono, sin embargo, Miguel generaba tal cercanía que parecía que lo conocías desde hacía mil años. ¿Quizás en otra vida?

Era de esas personas que siempre parecía sonreír aunque no le estuvieras viendo, de aquellos que siempre gasta una broma o sabe reír un chiste y esa forma tan elegante de dar sopapos con guante blanco.

Hace ya un tiempo que algunos notamos su ausencia, preguntándonos dónde estaría, cómo es que no escribe ni tampoco comenta. Y yo, que soy un culo inquieto, le mandé un mensaje para saber qué pasaba, que echaba en falta sus letras, y sus comentarios jocosos. Algo intuíamos pues no era normal.

Hoy, Yesenia, su hija, ha tenido el valor de retomar su blog y escribir unas letras para contarnos que Miguel nos ha dejado. Sinceramente, poca gente deja huella sin haberla conocido en directo y eso sólo pasa por algo.

Este fin de semana voy al Valle del Jerte a ver los cerezos en flor. Los que conocéis a Miguel sabéis que era extremeño. Brindaré por él, en su tierra y por toda la literatura que nos ha dejado.

Maestro.  Va por ti.

23 comentarios:

  1. Igual estoy yo, Ana, y es que puedo decir sin equivocarme, que he aprendido a querer a muchos de vosotros... ahora ya lo puedo decir sin sentirme ridícula.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. Oh.. menudo palo, y bonito homenaje el que deseas darle, empezando por estas letras.
    Como Yeste, yo también empiezo a "quereros" a alguno de vosotros.
    ¡Mucho ánimo, Ana, y procura disfrutar del finde! Besos.

    ResponderEliminar
  3. Qué razón tienes, yo también lo imaginaba siempre sonriendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Justamente ésta mañana me habías presentado su casa, su blog. Entonces aún no sabías esto.
    No he llegado a tiempo de poder conocerle, pero debió ser alguien especial, por lo que ha dejado en los que le conocisteis.
    Ojalá todos podamos dejar un recuerdo así el día que nos vayamos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Muy buen homenaje. Abrazos Ana C.
    tienes un gran corazon.
    carlos.

    ResponderEliminar
  6. Brinda de mi parte también Ana, házme ese favor, lo demás ya lo hemos hablado.
    Muchos besos, guapa

    ResponderEliminar
  7. Un señor, se le echará mucho de menos.

    Besotes querida :)

    ResponderEliminar
  8. Vaya. Lo siento Anita. Aunque dicen que la distancia es el olvido no siempre es así. Le has hecho un precioso homenaje. Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Es el mejor homenaje que le podías hacer.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Lo siento mucho por los que teníais un trato cercano con él, por vuestros comentarios se ve que era una grandísima persona. Biquiños!

    ResponderEliminar
  11. Qué triste estoy con este tema. No llegué a conocerlo demasiado pero, aun así, la noticia es un palo enorme. Besotes y ánimo para los que lo conocíais mejor!!!

    ResponderEliminar
  12. Tú lo has dicho, Ana: un Señor, con mayúsculas.

    ResponderEliminar
  13. Efectivamente, era un señor a la antigua usanza.
    Bonito homenaje, Ana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Qué pena..los lazos que se generan a través de las redes también son vínculos de amor...y de tristeza como en este caso!

    ResponderEliminar
  15. Personas que dejan huella, no hace falta conocerse personalmente para que haya un lazo atado fuertemente. La prueba es palpable Toc. La veo en ti y en este magnífico homenaje a esa persona que llegó hasta tu "casa".
    Abrazos y arriba ese bridis!!!

    ResponderEliminar
  16. Curioso que hoy escuché sobre ese lugar de Extremadura, porque mi padre me contaba que se secó el cerezo que tenía en su huerto... También hoy despedí a un hombre muy especial, hermano de mi abuelo.

    Para todos desde este submundo: sois nosotros, nosotros seremos algún día USTEDES.

    ResponderEliminar
  17. Van pasando los años desde que empezamos con los blogs y tarde o temprano alguien escribirá en los nuestros algo parecido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Me ha recordado a mi abuelo. Gracias.

    ResponderEliminar
  19. Unos usan la red para ocultar como son y engañar y otros para mostrarnos de la forma más sincera, de ahí que se pueda generar una conexión que en la realidad más física tardaría mucho más tiempo en aparecer.
    Siento tu pérdida.

    ResponderEliminar
  20. Mi blog tiene la intención de ser literario más que una red social, pero a través de él he hecho buenas amistads a distancia.

    ResponderEliminar
  21. Qué lástima. Brindo por Miguel y por todos esos amigos virtuales y reales que la vida nos deja en nuestro camino.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar