Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

viernes, 11 de abril de 2014

Tonteando por Miguel.




Sé que una buena “tontá”, tal y como lo estipula Yeste, trata de reflejar la vida y obras del protagonista que hayamos elegido. En este caso, hemos escogido todos al mismo. Yo no puedo plasmar su biografía, pues desafortunadamente no he sido tan cercana. El único vínculo que tengo con Miguel es la red.

Tan consternada me quedé el viernes pasado que, comentando a un par de amigos la frase de “se nos ha muerto un bloguero” ninguno respondió con un superficial «total, si no lo conocías…», no, al revés, en ambos casos fue un rotundo «¡joder!», directamente proporcional al peso que tiene hoy en día en mi vida el círculo familiar de la blogosfera. Incluso cotejaban conmigo lo curioso de la vida virtual, los vínculos que se crean, dejando aparte el lado físico, que al fin y al cabo es el menos importante.

Es cierto que en la red uno se enmascara tras una pantalla. Hay mucha falsedad, mucha doble vida y también doble moral. Hay veces que lo que percibimos de una persona a través de unas letras está muy lejos de la realidad, ya sea intencionadamente o sin querer, pero me atrevo a confirmar que no era el caso de Miguel. No sé qué tipo de magia hizo este hombre con todos nosotros, hombres, mujeres, más maduros o más jóvenes, pero el hecho es que sólo con perfilarnos su manera de ser a través de unos renglones, teníamos la certeza de que estábamos interactuando con alguien de fiar.

Decía en su Macondografía:
Tu principal defecto:
Que casi nada me parece lo suficientemente grave como para tomármelo en serio.

Tu principal virtud:
Que casi nada me parece lo suficientemente serio como para tomármelo en grave.

Y así un sinfín de paradojas que te hacen ver que detrás de cada pregunta hay una respuesta inteligente. No todos lo consiguen, ojo. El humor es un símbolo inequívoco de gran inteligencia y por ahí Miguel nos daba sopas con ondas.

Releyendo sus respuestas (gracias Chema una vez más), he pasado de sentir un vacío extraño a ir notando cómo volvía a estar presente de nuevo. Aquella entrevista es lo más cerca que podemos estar hoy de él y, según iba bajando por la pantalla, quise creer que todo era un juego, una broma de las suyas, que en breve haría algún comentario jocoso, algún chascarrillo, como si nada hubiera pasado.

Aún recuerdo el 28 de Diciembre, día de los Santos Inocentes, cuando nos la metió bien doblada, consultándonos sobre la propuesta que le habían hecho para trabajar de “negro” y hacerle el trabajo duro a un supuesto y renombrado escritor. Y allí que fuimos todos a opinar sobre si debía o no debía aceptar el trabajo, que el ego era el ego, si importaba o no que tu nombre se escuchara o si lo que realmente merecía la pena era escribir, aunque fuese en la sombra.

Caímos como idiotas y él se descojonaba. Muy buena, Miguel, muy buena. Y coló porque todos creímos que le sobraba talento para poder dedicarse a ello.

Hoy me parece increíble que desde aquel 28 de Diciembre sólo hayan pasado unos pocos meses. Y es que siento que nos falta un pilar, que hay una silla vacía en nuestra mesa familiar blogosférica, porque si os fijáis, esto de la red, no es más que un intercambio de pensamientos que nos transmitimos mediante el teclado. Es un modo íntimo de comunicarnos, la telepatía reflejada en la pantalla.

Que nos falte Miguel supone, que esta familia ya tiene historia y que él siempre estará por aquí, como uno de nuestros tíos que nos deja y ponemos un marco con su foto en alguna pared notándolo presente en todo momento.

No haré menciones a Dios, ni a diablos ni a infiernos. Dejo que el agnosticismo que me caracteriza siga con la puerta medio abierta ante la duda. Y si es que existe algo detrás de esa misma puerta, estoy convencida de que se está descojonando de esta  última broma repentina y súbita.

Te echaremos de menos Miguel. No. Es mentira: ya lo estamos haciendo.

46 comentarios:

  1. Se me había olvidado de la inocentada. ¡Qué cabrito! Nos la metió doblada.
    Precioso homenaje.
    Un abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Total...era total! Lo que me pone los pelos como escarpias es pensar que de ésto hace dos días...

      Besos, Chema

      Eliminar
  2. me parece que estos homenajes que estáis haciendo es una de las mejores cosas que he visto en la red, y de verdad que enhorabuena, sacar vuestros sentimientos así tan sinceros dice mucho de todos vosotros.
    un besico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una experiencia por la que nunca había pasado. El involucrarse mentalmente con alguien por la red y sentir su ausencia es algo realmente nuevo para mí. Sobre todo cuando no había un continuo tú a tú sino que todo era más bien en público y en grupo.

      Gracias a ti por leer y comentar Suguspi.

      Eliminar
    2. Si si. A mi también me tenéis sobrecogida. Mucho cariño... que sea virtual o no es lo de menos.

      Eliminar
  3. Muy bonito, Ana, has sabido plasmar parte de su personalidad, echando mano de cómo se definía él mismo y recordándonos las risas que se debió echar a costa nuestra.

    Apretaos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es con lo que me quedo. Con su elegancia escribiendo y su sorna en el humor... Grande, muy grande.

      Besos más apretaos para ti.

      Eliminar
  4. Como te dije en el post anterior, tienes un gran corazon.. Miguel tiene que estar muy contento de ser amigos de todos ustedes. Muy lindo homenaje.
    besos Ana C.
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá esté contento allá donde esté.

      Besos.

      Eliminar
  5. Podemos crear magia a través de las palabras, pero para lograr eso es necesario ser un mago, y Miguel lo era. Dejemos esa puerta medio abierta ante la duda. Quiero pensar, como tú, que Miguel se está descojonando detrás de ella.
    Un abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que te digo. Magia pura. Nos encandiló a todos. Fijo que se está partiendo. Quiero creer eso.

      Besotes.

      Eliminar
  6. No conozco a Miguel. Y sí, somos una gran familia, extraña, lejana, sin cara, pero somos una gran familia. Nos contamos cosas por aquí que no contamos en casa, ni en el bar, ni a los amigos, ni en las reuniones familiares. Y he visto que cuando nos mandamos un abrazo, suele ser sincero y curativo. Yo perdí a un gran amigo hace un tiempo, Julio, y también le escribí una carta que no leyó ni leerá jamás, pero se la merecía, sin duda. Lo echarás de menos a Miguel, y de vez en cuando verás entradas antiguas solo para leer de nuevo su comentario, como aquél que escucha un mensaje de voz en su contestador. Y yo, que no conozco a Miguel, le envío un beso y un saludo, allá donde esté, porque debió ser un gran tipo. A ti solo me queda decirte que eres cojonuda Anita. Un abrazo lejano, pero apretao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo perfectamente tu entrada para Julio y por aquel entonces no sabía encontrar esas emociones que tú describías y que hoy descubro yo en mí misma.

      Repasar los textos, los comentarios, te hace esbozar una sonrisa y después se derrama empañando los ojos. Sentimientos contradictorios por los que pasamos por aquí todos, en este sitio mágico.

      A ver si vienes a darme ese abrazo lejano, que ya está bien!

      Besos gordos, enormes.

      Eliminar
  7. Hay mucha falsedad, demasiada, quizá por eso la gente que realmente adivinas auténtica te marque tanto, el hecho es que marcar marcó a demasiada gente, habla muy bien de él a que si.

    Besotes niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente ésa es la percepción de los que no le conocieron. Ven que los que sí hemos asiduos a sus letras nos hemos quedado descolocados, vacíos, como no entendiendo nada. Y eso sólo pasa cuando alguien te llega y te toca, y que te toque a través de este medio ya tiene mérito.

      Más besotes para ti.

      Eliminar
  8. Se me había olvidado la inocentada....allí todos comentando y el desencuadernado de risa.
    Era grande sin duda.
    Preciosa entrada, hermosa.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, lo del 28 de diciembre fue de órdago. La madrequeloparió!

      Besos para ti, guapa.

      Eliminar
  9. Yo no he conocido a Miguel, pero debió ser grande, nada más hay que leer las maravillas que decís de él. Ha sido afortunado de teneros y vosotros de haberlo conocido a él. Me ha emocionado tu texto Ana. Eres grande tú también, sabes llegar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo hubieras conocido, Maite, hoy estarías igual de jodida que estamos algunos. Te hubiera encantado. Era todo un SEÑOR. Además era del Sevilla, jaja. Qué pena no habértelo presentado en condiciones, pero ahí tienes sus escritos que realmente merece la pena que los leas. Quién dijo que no se puede seguir a alguien incluso después de haberse marchado?

      El blog está abierto. Su hija ha decidido no cerrarlo, así que por aquí o por cualquiera de los que tú compartes conmigo tienes su enlace Entre el olvido y la memoria, precioso.

      Un beso gordo.

      Eliminar
  10. No sé qué deciros porque no le conocía, salvo su última Tontá, que sí que la leí y que me encantó. Así que te mando un abrazo chillao. Biquiños!

    ResponderEliminar
  11. Me pasó anoche lo mismo que a ti. Leí los post que había publicados pero solamente comenté en el de Inma que fue el primero, luego ya me quedé sin palabras.
    Seguro que se le está inflando el ego siendo el protagonista de la Tontá, y se estará descojonando.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, encantado de que le hagamos la ola, eso seguro!

      Besotes!

      Eliminar
  12. Os dejo un cachito de Miguel como comentario:




    Anónimo11 de abril de 2014, 9:46

    Hola a todos, soy yesenia, vaya despliegue!!! Me pondré al día el finde, el trabajo no me deja más, pero gracias a todos de antemano, besos.
    P.D; el Sevilla también le hizo su homenaje, qué no!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he leído en tu blog, Yeste. Encantadora, como su padre.

      Besazo

      Eliminar
    2. Sí pero como era para todos, he creído necesario que todos tuviérais el comentario de Yesenia en vuestra página.

      Apretao de vuelta.

      Eliminar
  13. Al final hoy me voy a ir llorando a trabajar, ya lo verás. Me estoy emocionando muchísimo con los homenajes... Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ayer me acosté tocadísima después de un par de entradas.

      Besote.

      Eliminar
  14. Que bonito homenaje, entrañable y emotivo.
    Yo que no lo conocí tanto, estoy más que emocionada con vuestras letras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Marinel.

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Siempre le recordaremos y añoraremos sus letras, cuanta razón tienes en tu texto... Una gran familia que ha perdido un miembro, pero que nunca se ira del todo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que no, no se irá mientras le recordemos. Besos, Nieves.

      Eliminar
  16. Buenas reflexiones en este tributo, Ana. A todos nos espera dios, o el diablo... o nada en absoluto.
    No he leído a Miguel pero imagino su talento según cuentas, salvando las distancias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te hubiera encantado, a ti que te gustan tanto los clásicos. Por ahí a la derecha tienes su blog, así que si quieres echarle un vistazo ya sabes.

      Besos.

      Eliminar
  17. ¡Ah, Ana! Esa silla vacía en nuestra familia bloguera...hoy tenemos todos el corazón "encogío". En la vida diaria nos echamos de menos, porque realmente "pintamos mucho" todos en la vida de todos. Vamos a echarle de menos mucho, que sí, que nos daba sopas con ondas.
    Yo me enteré...ayer.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  18. Sentidas y bonitas palabras, Ana.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Me encantó tu entrada Ana.. y es tan real todo lo que cuentas... es así,y sobre los sentimientos poco se puede opinar...porque en ellos nadie puede mandar! Un besote..

    ResponderEliminar
  20. Por esa sorna y esa ironía yo bien pensé al principio que todo era una inocentada más, aunque no fuese 28 de diciembre si no 4 de abril. En este mundo hay de todo, como en botica, gente que se esconde en pseudónimos para crearse una vida virtual falsa, pero también muchos somos muy de verdad e interrelacionamos de verdad, hoy creo que queda muy claro.
    Besines

    ResponderEliminar
  21. Me impacto saber de su muerte.


    Un abrazo Ana

    ResponderEliminar
  22. Excelente Ana, de verdad, aprovechando para hacer un repaso de lo que es la relación blogosférica y con un párrafo maravilloso: "Que nos falte Miguel supone, que esta familia ya tiene historia y que él siempre estará por aquí, como uno de nuestros tíos que nos deja y ponemos un marco con su foto en alguna pared notándolo presente en todo momento." Así es, y como se dice siempre, pero yo ahora lo siento de verdad, cuando alguien permanece en nuestro recuerdo nunca muere del todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Precioso conmemorativo. Es increíble el cariño que se le puede coger a alguien solo por sus palabras. Un abrazo compañera.

    ResponderEliminar
  24. Esa idea de "familia e historia" me ha gustado mucho.Se van haciendo caminos comunes y se van dejando huellas palpables.
    Precioso, Ana.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  25. Tras esa armadura hay un gran corazón Toc. Miguel estará encantado con todo lo que está demostrándole, recuerdos que a partir de ahora atesorarás con más ahínco. Los que te conocemos sabemos que este: tonteando con Miguel, está escrito con mucho sentimiento.
    Un abrazo.
    P.D.- Hablo en presente aunque ya no esté, porque para mí la gente muere cuando se le olvida del todo.

    ResponderEliminar
  26. Gracias a todos por vuestros mensajes. Miguel estará más que orgulloso de leer todo esto.

    Besos a todos.

    ResponderEliminar
  27. Gracias ,muchas gracias por todas estas palabras

    ResponderEliminar