Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

viernes, 8 de agosto de 2014

Crónica de cuatro encuentros (1. Dolega).






Llevo un verano desvirtualizante que estoy que no quepo en mi gozo. Va a ser que detrás de la pantalla hay personas de carne y hueso con las que conectas tanto a través de los bits como lo haces en directo, con el pulso marcando el mismo ritmo en las venas.

Resulta que la gran Dolega, la reina madre del mundo blogosférico y yo, no vivimos muy lejos la una de la otra, y llevábamos marcándonos un “ya si eso, eso” desde hacía un tiempo. Lo típico: pasan los meses, ella allí y yo aquí y ninguna de las dos hacía nada. El caso es que nos vino bien la excusa de haber comprado mi libro, quedar, desvirtualizarnos, ponernos cara, voz y de paso, firmárselo.

Llegué justita, como pasa cuando estás a un paso y piensas “no tardo ná” y al final vas con la prisa metida en el culo. Al pasar con el coche por el sitio acordado vi a una mujer sentada en la terraza, concentrada en un libro rojo que se podía vislumbrar desde varios metros a la redonda. Me faltó pitarla para que supiera que estaba allí, pero además de parecerme una macarrada, la hubiese pegado un susto que lo mismo se le sale el corazón por la boca y mal hubiésemos empezado.

Cuando llegué tras haber aparcado ella seguía concentrada entre las líneas que yo misma había escrito. Me hizo gracia, estaba para haberle hecho una foto en ese momento porque no separaba los ojos de las páginas. Por más que yo carraspeaba ella seguía sumergida entre mis genes familiares. Finalmente, conseguí arrancarla del mundo de mi predecesor y me encontré con unos ojos color mar que juraban haberme visto antes.
— ¡Nos ha jodido! Será porque apenas pongo fotos en Facebook — contesté asumiendo la egoteca que tengo montada en la red. Pero no, ella juraba y perjuraba que había sido por la sierra.

El caso es que tras ponernos al día, hablar sobre el libro y, habiendo despellejado a todos y cada uno de los blogueros que tenemos en común -y a los que no también les dimos cera- (esto último es absolutamente falso, pero mola crearos esa duda), haber cotejado que cada una de nosotras somos tal cual nos expresamos en sendos blogs, de pronto me pareció notar que la luz en la calle había sido sustituida por la de las farolas.
— ¡Coño! ¿Las once? ¡No es posible! — Entonces me hizo la proposición indecente de irnos a cenar solas, a un restaurante que estaba a unos metros de allí. Lógico, la tentación fue muy grande y no pude negarme.

Cierto era que yo pensaba que esta buena madre-amantísima-esposa tendría mil cosas que hacer: atender a una familia, hacer la cena, estar pendiente de sus horarios, etc … pero con lo que yo me encontré es con una mujer liberada por los cuatro costados que encima se descojonaba de mí diciendo que yo todavía “estoy criando”. Es más, “el Niño” la llamó para saber si podía ir a por él, pues venía en tren, y ella contestó que se buscara la vida y “la Niña” preguntó por wasap a qué hora venía, y creo que ni se dignó a responder. — Que se arreglen solos — me dijo tan pancha. Y yo que presumía de ser libre como los taxis, pues Descerebrado estaba de campamento, o sea, que no tenía problemas en llegar tarde, me daba cuenta de que me pongo a contestarle por wasap a Maromo, con quien no convivo, pero al mandarme mensajes preguntando dónde y con quién estoy no puedo dejar de responderle. Tras decidir dejar el móvil me percato de su triunfal sonrisa y me da una envidia sana-sanísima-de-la-muerte, pues  efectivamente, aún estoy criando, lo que no sé es a cuál de los dos.

Entramos en el restaurante y me doy cuenta de que, al entrar, a Dolega, tanto los camareros como el dueño del sitio al cual me presenta como ¿Jose? ¿Carlos?, la saludan como a Don Vito Corleone. Le hacen la ola, nos aconsejan qué cenar y nos ponemos las botas y no dejan de estar pendiente de nosotras. La camarera me dice que si soy una actriz, que mi cara le suena mucho (mientras no sea porno todo va bien) y le contesto que no, pero que si le vale el hecho de que soy la autora del libro rojo ese que me sigue a todas partes y que ahora reposa encima de la mesa esperando a ser dedicado. Le doy pistas y le digo con quién suelen confundirme (cosa que no pienso decir aquí) y me contesta que sí, que es verdad, que me parezco bastante, y yo me cago en toda su familia, así por lo bajini (la culpa es mía por dar ideas). Y seguimos con la charla y me percato de que yo, que soy de lo más comunicativa, locuaz y charlatana llevo ya un rato que soy como Betty Davis haciendo de Belinda. Acojonante. Mira que es difícil, Dolega, pero sí, lo has conseguido.

El caso es que entre pitos y flautas nos dieron las dos de la mañana, de risas, de charlas, de opiniones sobre la vida, sobre el humor… ¡Ay el humor! ¿Qué haríamos en un mundo sin el humor y el sarcasmo? No lo sé, pero me quedó claro que tras esa vida llena de anécdotas desternillantes y esa mirada enérgica, se encontraba una mujer llena de positividad que dice tomarse la vida no demasiado en serio y de la cuál pienso aprender aún más. También saqué varias conclusiones:
- Que en la vida hay que reírse más de uno mismo y no tomárselo todo tan en serio.
- Que la gente conecta por algo y Dolega es de fácil conexión porque te recibe con la mente abierta, sin prejuicio alguno.
- Que era un miércoles laborable y acabamos a las 2 am sin una gota de alcohol en el cuerpo. Si llega a ser viernes o sábado, que tiemble la serranía madrileña y parte del extranjero, que ahí vamos con todo el equipo.

¡Ah! ¡Y que te debo una!


30 comentarios:

  1. Es que esa es la sensación, que Dolega ya está de vuelta de tó, por eso yo le digo siempre eso de que de mayor quiero ser como ella.
    Deciros a las dos que no comentaré mucho porque la crónica la escuché de viva voz, y me la sabía de pe a pa. Dolegaaaaaa!!!!!!!!!!!! Que cascas mucho, y eso que a ésta callarla es complicado jajaja.
    Cuando vaya pa Madrizzzz, que voy a ir, lo juro, quiero un día de trío, juntas y revueltas.
    Besazos a las dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tal y como te he dicho en tu casa, ya estás tardando...así que déjate de tanta palabrería y empieza a decir cuándo, que no quiero que se me pase el subidón...

      Aún estoy de resaca post-celona

      Eliminar
  2. Que buenooooo!!! OS felicito blogueras!! Muak para las dos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te queda aún por leer...

      Besote!

      Eliminar
  3. qué bueno!!! Me encanta el relato del encuentro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luna, pero quedan más...Besos!

      Eliminar
  4. Es que esto de la red es asombroso, primero nos conocemos por dentro y luego por fuera. Pero tiene su encanto, porque el primer abrazo ya es cariñoso, es como si conocieses a esa persona de toda la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí le has dado: primero por dentro y luego por fuera. Por eso quizá este tipo de encuentros es tan especial...

      Besos impacientes!

      Eliminar
  5. Cuando dijo el Consorte que tenía unos ojos preciosos ella no se lo creyó, pero yo sí. Es un sol. Dios os cría y vosotras os juntáis.
    ¿Se supone que tenemos que quedarnos con las ganas de saber a quién coño te pareces?
    Besos, hermosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, os vais a quedar con las ganas, ya te lo digo yo...jejeje. Soy así de cabrona, qué le vamos a hacer! Y sí, los ojos de Dolega son marítimos.

      Besos, Chema.

      Eliminar
  6. Desde que en el universo de la pornografía hay tanto aficionado, ya todo el mundo (menos mi madre) se parece a algún actor o actriz porno. Esto no debería afectarte tanto. Cuando en alguna playa nudista me confunden con Nacho Vidal ya no me incomoda :) Por cierto, un post muy bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, pues a mí Nacho Vidal me parece un subnormal de baba integral por mucha huella que vaya dejando en la playa. No creo que te parezcas a él ni de lejos (fantasma!)

      Eliminar
  7. Ya sé, ya sé, se trata de Ana Torroja! Asquerosamentesano, uhmmmm, así que tú eres el chico de los biceps, ese que escribe asquerosamentebien...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ése mismo, Angie, ese mismo! Tiene unos biceps directamente proporcionales a una asquerosa memoria. No se puede cometer con él ni un solo Herror...jajaja

      Eliminar
  8. Jajaja, me encanta como has descrito el encuentro, Anita y me encanta que POR FIN, que ya era hora viviendo tan cerca, hayas conocido a una gran persona como es Marisa-Dolega.... Sí la has descrito muy bien, estar con ella es sentirse libre, sentir que verla es más, el reencuentro de una vieja amiga, que la primera vez que nos vemos.
    Una experiencia para no olvidar.

    Muchos besos apretaitos para las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y me puso al día de vuestra desvirtualización, cosa que no he comentado porque el post se me iba a quedar muy largo, pero ya te tengo fichada, ya...

      Lo dicho, la próxima en Sevilla.

      Eliminar
  9. Adoro a Dolega!!! La he visto ya unas cuantas veces y siempre me pasa que tengo la sensación de que podría pasarme días enteros hablando con ella... Me alegro un montón por esa desvirtualización y a ver si un día tengo suerte y te desvirtualizo a ti!!! Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y de ti también me ha puesto al día, concretamente me ha dicho que tú y yo nos íbamos a caer muy bien y viviendo en la misma ciudad, sí que no tenemos perdón. ¿Para cuándo subes pa' la sierra? jejejeje.

      Besos!

      Eliminar
    2. Pues planeado, lo que se dice planeado, no lo tengo. Pero todo es cuestión de planearlo en un momento... Jajajaja. Besotes!!!

      Eliminar
  10. Qué bien!!! Se nota que lo pasasteis de muerte. No hay nada como una buena conexión, lo demás viene solo.
    Un besazo para las dos.
    P.D.- Yo también estoy criando, por si te sirve de consuelo, Toc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, siiii, fue genial, tanto que pienso repetir en breve.

      Besos con criadillas?

      Eliminar
  11. Se os oía hablar desde más de 300 km XDDDDD
    En fin, algún día apareceré por alguna reunión de esas...
    Bss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te estaremos esperando...

      Besosssssssss

      Eliminar
  12. En serio que me alegro un montón que vivas estas experiencias, eso llena mucho en la vida.
    Aún puedo sentir la emoción cuando esperaba a la llegada de Mandarica para darnos ese abrazo tan fuerte como ansiado que no me quería despegar aunque el novio estuviera delante jaja

    Un besazo y espero que me digas a quien te pareces porque no caigo ;D

    Muaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los novios y consortes en estas quedadas quedan fuera... Va en el contrato al aceptar las condiciones de los blogs, no? jeje.

      Besos!

      Eliminar
  13. Envidia y acabo de comenzar a leer, muerta, verde de envidia, así me tenéis. Estoy empezando a pensar seriamente que en la próxima convocatoria de cursos voy a pedir uno presencial en los madriles a ver si así desvirtualizo a alguna jejejejee
    Besines envidiosos

    ResponderEliminar
  14. Antes que nada, pedirte disculpas por la falta de delicadeza y educación por no haber aparecido por aquí hasta ahora.
    En mi descargo puedo decir muchas cosas pero ninguna sería válida.
    De nuestro encuentro guardo un recuerdo muy especial, eres mucho mejor en persona, además leí tu libro después y te puedo asegurar que lo he disfrutado mucho.
    Me quedo con tu sonrisa, con tu naturalidad. Sí que eres alguien especial.
    Un besazo y disculpas de nuevo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda ya qué disculpas ni qué leches, Dolega! Después de las quedadas te vuelves más sobria??? jajajjaa.

      Besos!

      Eliminar
  15. Tenía que releer esta entrada ahora que os "conozco" un poco más.
    Ya lo dije antes pero lo repito. Mola mil que os conocieráis!
    Sigo esperando a que me digas a quien te pareces ejm ejm!

    ResponderEliminar