Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

lunes, 11 de agosto de 2014

Crónica de cuatro encuentros (2. Inma)



El caso es que mi conexión con Inma fue automática. No recuerdo cómo llegué a su blog, pero sí lo que pensé: esta tía habla el mismo idioma que yo, sobre todo porque INMAgina y ANAlogías no podían ser una mera casualidad. Aquí alguien había intervenido. ¿Una mano divina? 

Después, poquito a poco, nos hemos ido acercando muy cautas para no invadir el espacio la una de la otra y, al ver la cantidad de coincidencias que tenemos (excepto en la música, que tampoco es que nos genere un motivo de controversia si cada una se lleva sus auriculares de turno), creo que al mismo tiempo somos muy diferentes.

Lo cierto es que para empezar he de agradecerle no solo el hecho de haber buscado un sitio chulo para comer los cinco, sino que además me ayudó a buscar el hotel, en la misma Plaza del Pí (como dijo mi hijo “Plaza de 3,1416”). Indudablemente la zona era la mejor, pese a la masificación de turistas que tiene ahora mismo Barna (ya tienen que estar contento el tío Mas… ¡No he visto tanto ruso junto ni cuando he estado en el mismo Mojjjjcú). Yo casi hago una reserva en el quinto culo catalán y hacer una parada “en boxes” después de comer es algo básico cuando andas pateándote la ciudad. Gracias a la paciencia que le echó cuando yo no hacía más que mandarle datos de hoteles que eran todos muy monos, pero que estaban en Pernambuco, pudimos aligerarnos los días. No me imagino el pasote de habernos alojado lejos.

La crónica del encuentro, de lo que hicimos, dónde fuimos y cómo fue, lo podéis leer aquí. No seré yo quien haga un copy-paste de sus palabras. Lo que sí haré es centrarme en las sensaciones que fui percibiendo aquel día.

Al contrario de lo que uno “inmagina” leyéndola, aquí donde la veis, esa que despotrica tanto, que parece que va a montar un 15 M liderándolo ella solita, subiéndose al púlpito para echarle la bronca al politicucho de turno, Inma es de sabidurías calladas y reflexivas. Por fuera es una gamberra de pies a cabeza que se ríe de sí misma, que está venga a hacer coñas ridiculizándose, pero por dentro la cosa cambia. 

A Inma le asoman un par de hoyuelos en sus mejillas al sonreír y se le dulcifica el semblante en cuanto lo hace. No deja de estar pendiente de su Seta, quien me sorprendió gratamente. Hay progenitores que en cuanto salen a la calle comparten con el resto de la humanidad el control de sus vástagos, pero desde luego no era el caso. He leído tantas historias sobre la Seta que la hacía una adolescente quejica y caprichosa. Resulta que me encontré con casi una mujer adulta, guapísima, altísima, con unos ojos enormes y súper expresivos, y que supo estar en todo momento a la altura, arrancándome varias carcajadas. Para una niña de 14 años, que te endosen una visita de dos extraños, aunque uno de ellos sea un Descerebrado de 16 con el cuál apenas tienes nada de qué hablar (¿fútbol? ¿tíos? ¿tías?) y encima pasar el consiguiente “corte” inicial, ya es un mérito.  La Seta y Descerebrado, acabaron debatiendo sobre el catalán y el castellano (más quisieran Rajoy y Mas haber escuchado aquel diálogo). Comparaban palabras, sin ningún complejo, sin tabúes que nos han inculcado a los de nuestra generación pensando que quizás molestamos al contrario.
En fin, que me pierdo: Inma te escucha y analiza, te deja que sueltes la parrafada (síiiiiii vale, que yo hablo mucho, ya lo sabéis todos, pero es cierto que es por la adrenalina del momento y luego me sosiego). Después opina, prudente, aunque lo que vaya a decir sea políticamente incorrecto, pero siempre con tiento, midiendo muy mucho si va a molestar. Al menos así es como me pareció mi primer (que yo sé que habrá más) encuentro con ella.

Fue cuando cayó la botella de rosado (que nos bebimos entre las dos) cuando noté que la confianza se hacía casi palpable. Los juegos de palabras, las risas, la química y la complicidad fluían solas. A partir de aquí nos hubiésemos puesto el mundo por montera: eran casi las 8 cuando nos levantamos de la terraza de los mojitos, y unos y otros debían terminar la visita. Jorge tenía obligaciones que atender y la Seti e Inma debían pillar el tren de vuelta. Lo cierto es que se me habían pasado las 8 o 9 horas que llevábamos juntas como si hubiesen sido un par. Afortunadamente, hizo malabares. Pudimos alargar aún más la jornada, quedándose a cenar con nosotros y a dormir en casa de su hermana.

Me habían dicho que el barrio del Raval, por la noche, era mejor evitarlo. Pues bien, acabamos pululando por allí buscando un sitio para cenar, mientras mi hijo flipaba con las tiendas de chapas y vinilos típicas de los años 80. Me ha salido anacrónico, sí. Tampoco fue para tanto. En peores plazas hemos lidiado. Estaba la cosa muy tranquila o es que salieron todos corriendo al vernos deambular por allí.

Sé a ciencia cierta que Inma no va a tardar mucho en venir a MadriT y la he prometido llevarla a la zona serrana, pues el centro de la ciudad se lo tiene ya muy visto. El Escorial y adyacentes (podemos saltarnos la Cruz de los Caídos), pero no se escapa un Segovia o un Ávila con un buen corderazo que nos metamos entre pecho y espalda. Eso sí, horas antes se me va usted tomando el ibuprofeno de turno, porque si en esta quedada te pareció que la cosa se hizo intensa, la siguiente, que ya nos conocemos y no hay hielo que romper, puede ser el copón bendito.

Así que, Coriano, ya que me cambiaste por un francés, (por un señor francés, es decir...en fin...ahí lo dejamos), ¡ya estás tardando en ir haciendo la maleta!

29 comentarios:

  1. Qué guapa está mi Inmaculadica. ¿Y tú no sabes ponerte en la foto?
    Vosotras lo pasasteis como enanas y nosotros leyendo lo que nos contáis. Con las dos entradas, os conocemos un poco mejor. Una gozada de encuentro y una entrañable entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy en su blog, ¿o no me has visto? Que soy pequeñita pero no tanto...

      Bueno, fue muy muy intenso, de verdad, y te da la sensación de que se pasan las horas volando y quieres seguir.

      Por cierto, ella acabó con dolor de cabeza y a mí me dolían las cuerdas vocales...jajajaja. No digo más!

      Besotes, Chema

      Eliminar
  2. QUÉ GENIAL! ME ALEGRO QUE HAYAS DISFRUTADO TODOS Y CADA UNO DE LOS ENCUENTROS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí aún me quedan dos entradas más, como lo merecen sus respectivos homenajeados :-)

      Eliminar
  3. A veeeer ese photoshop pa la gusiluz joer, que me brilla el bigote!

    Así que yo analizo ¿eh? yo analizo...y me has hecho el perfil psicológico, que eres más lista que los ratones coloraos. Mira...me lo voy a tomar a coña porque es tan chulo todo lo que dices que no quiero ponerme moñas, que ya está bien, pero te agradezco que hayas sabido ver más allá, me siento honrada.

    Lo de la seta, ya te lo he comentado, a las madres si nos hablan de nuestras criaturas babeamos, y la verdad es que fueron los dos encantadores, me sentí muy orgullosa por ellos y por nosotras, que igual es que hacemos algo bien y todo, joder.

    Creo que has descrito perfectamente algo en lo que yo no había caído, pero es cierto,esa cautela para no invadirnos jajaja, seguramente a las dos se nos nota que no nos gusta que nos avasallen, ni tampoco avasallar, y sí, es curioso, parece un contrasentido, pero estoy contigo, tenemos un montón de cosas en común y al mismo tiempo semos diferentes, tú eres más vital, más hacia fuera, más lanzada, creo incluso que tienes las cosas más claras, pero opinamos y pensamos muy parecido en muchos temas, lo suficiente como para saber que con media frase la otra ya sabe lo que se quiere decir.

    Besos, guapa ¿Y Pedro? ¿mejor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está mejor. Tose y tal pero hoy con la tontería se ha chupado el día entero jugando en el pc. Luego que si qué calor! No te jode...Si estaba fusionado con el sillón de escai!!!

      Pues sí, yo analizo y mucho, parece que hablo y hablo pero estoy "al loro", jejeje. Soy multifunción, ya sabes.

      Me alegro de haber acertado.

      Hoy creo que es el día mundial del peloteo, no? jajajaja

      Eliminar
    2. Vale, pues eres una zorraputa, ya lo he dicho

      Eliminar
  4. Olé por esa química que ya se veía venir, me alegro un montón.

    Seguro que en la próxima cita ya tenéis más confianza para poner a caer de un burro a los amigos comunes, o dicho de otra forma, cotillear como está mandao, niñas.

    Apretaos pa'las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti te pusimos muy verde, mucho. No sabes cúanto. Empezamos, que si fíjate la malapécoradelaYeste, que no hace más que mandar besos apretaos, así, a mansalva.... ¿no cuela?

      Eliminar
    2. Pos'no, mira tú, no cuela, principalmente porque ese día se me caía tó de las manos y tenía el TIC nervioso en el ojo izquierdo, que me da casi siempre que alguien habla de mí con total efusividad.
      Jijiji.
      Pues toma..., más apretaos, Pa'que habléis con razón.

      Eliminar
  5. Se os nota. Os complementáis, vuestras caras en las fotografías hablaban por sí solas. Me alegro de que disfrutarais del encuentro, Yo me lo he pasado en grande leyéndoos, es como si también hubiera estado allí.
    Un abrazo chillao, Toc.
    P.D.- No había caido en lo del nombre de los blog, qué casualidad!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes cuándo la química se percibe desde el ciberespacio? Pues eso no ha pasado, pero bueno, también me pasó contigo cuando te vi!

      Lo de los nombres es muy fuerte. Yo me di cuenta según caí en él...jaja.

      Besazos!

      Eliminar
  6. En vuestro caso sale más barato quedar a veros en algún sitio que llamar por teléfono.... :P
    52 semanas del año y os juntáis en la que estoy en la playa...(lo habeis hecho a mala idea, seguro XDDD)
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu subconsciente te hizo salir huyendo Jatz, se le llama miedo escénico, a mí no me engañas

      Eliminar
  7. La del subconsciente es Ana, yo tengo inconsciente ;)
    No quedaréis el día que estoy a 25km, quedáis cuando estoy a 250 grrrr :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú no estás nunca a 25 kms ni de Madrid ni de Barcelona, así que deja ya de protestar que de aquí a nada vas a tener que cambiar el Click por el Enanito Gruñón de Blancanieves.

      Eliminar
  8. Me reafirmo en lo que le dije a Inma. Muero de envidia por ambas partes... Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te subas pa'la sierra y quedamos con Dolega, te repito!

      Eliminar
    2. Idem! Me parecéis unas tías estupendas por lo que os leo. Envidiaca.

      Eliminar
  9. Como testigo de excepción, doy fe de que todo lo que cuenta aquí Ana es rigurosamente cierto. Tal vez la frase "Fue cuando cayo la botella de rosado" no sea del todo exacta, pues la botella de vino no llegó a caer nunca, de lo agarrada que la tenían.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja...pues que sepas que la siguiente crónica es la tuya y va a caer un mito, así que...agárrate los machos (puedes divagar sobre esta última frase, que te lo he puesto a huevo).

      Eliminar
    2. Jajaja, por miedo a que te arrepintieras y quisieras participar de ella.
      Deseandito estoy leer la siguiente, Jorge...preparate, así, sin acento

      Eliminar
  10. ¿Se le hacen hoyuelos en las mejillas? :D Lo describes de modo que parece que una lo ve. Qué bonito :)
    Y olé por esos muchachos. Nada más puede ser, por supuesto, que claro que están haciéndolo bien.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvia, y sí, los hoyuelos de Inma son característicos.

      Los chicos fueron geniales.

      Besos!

      Eliminar
  11. Te digo lo mismo que le dije a ella, cómo me alegro de que fuera tan bien!

    Yo tenía la sensación de que Inma era como la describes, de hecho, ella misma se describe así :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Me confirmas que desvirtualizar mola mucho sobre todo cuando la otra persona tiene casi el mismo magnetismo (o más) que tú y lo pasais tan bien juntas como en este caso.
    Sigo leyendote!!!
    Muaks!

    ResponderEliminar
  13. Esto se veía venir que sí que sí, que vosotras dos la ibais a liar, que las dos ahí mano a mano... y esos dos niños ahí dando la talla, como oiga a cualquiera de las dos volver a echar espumarajos por la boca hablando de esos angelitos.... Claro que si no hubiera sido por ellos igual aún estabais ahí mano a mano. Muerta de envidia, que lo sepáis las dos.
    Besines verdes de envidia

    ResponderEliminar