Analogía:
Razonamiento basado en la existencia de atributos semejantes en seres o cosas diferentes.
Y éstas son las mías...

viernes, 13 de enero de 2017

Telepollo


Los que me conocen saben que normalmente "me gasto" bastante carácter, vamos, que no soy de amilanarme a la primera de cambio (pura herencia paterna) y, viendo que está de moda ser emprendedor, he decidido cambiar el chip y actualizar vida, aprovechando los recursos que me ha brindado la madre naturaleza.

Esto viene al caso porque ayer tuve un momento yaya de esos que dejan huella. Fue una de esas veces que te cuestionas que la tecnología está muy bien (y eso que soy bastante hábil en la materia), pero hay días en que echas de menos los procedimientos clásicos de toda la vida. Gestionar cualquier cosa por Internet hoy en día es bastante sencillo, sí, siempre y cuando los que diseñan las páginas Webs no sean unos cachondos y quieran jugar contigo metiéndote en un laberinto virtual. 

El tema es que, debido a un cambio de compañía telefónica, tuve que ponerme en contacto con ellos para aplazar una cita. Todo muy bonito, entro en su página y todo parece sencillo, fácil, intuitivo… hasta que llego a un punto en que vuelvo a estar en la primera página, tal que en la “casilla de salida”. Tras varios intentos, y ver cómo mi paciencia iba alcanzando cotas más bajas, decido que voy a llamar por teléfono y lo voy a tramitar con un ser humano, de esos de toda la vida, con su boca y sus orejas y así poder cambiar la cita con el técnico de la fibra, que no es un robot ni tengo que insertar el puto-código-captcha–de-los-ojones- para demostrar que no soy una máquina y así poder pasar a la siguiente página. Yo les voy a llamar y les voy a decir que ese día no hay nadie en casa, que vengan otro, tomarán nota, me cambiarán la cita y aquí paz y después gloria, ¿no? ¡Y un huevo!

Después de darme cuenta de que me atiende también una máquina a la que hay que vociferarle a qué corresponde mi consulta (FIBRA…FIIIII-BRA, que los que me escuchan creen que estoy más bien estreñida), la susodicha locución me informa muy amablemente de que la cita es para el mismo día y la misma hora que yo ya tenía, y que si quiero cambiarla lo haga en la página Web. Sudo. Respiro. Cuento hasta 10, hasta 50…y grito que quiero hablar con un A-GEEEEEN-TEEEEE, pero la respuesta que te da muy cortésmente es siempre la misma: «disculpe pero, no la he entendido. Si su consulta es relativa a un teléfono móvil, marque… UNO…”. Trato de no tirar mi costoso teléfono móvil por la ventana y veo cómo me aflora la malahostiaquemegasto. Así que decido que les voy a montar un pollo, sí, pero de colores.

Me acuerdo de mi madre, de que todas las reclamaciones las tengo que hacer yo, lo comento con una panda de colegas. Se ríen de mí y, tras divagar mucho, me dan la palabra clave: “Telepollo”. ¡Sí! ¡Lo veo! ¡Es el futuro! Además puedo aprovechar mis frustrados estudios publicitarios para promover la empresa; el domicilio social en mi propia casa y la puedo gestionar directamente desde mis teléfonos. ¿Inversión? Mínima. ¿Personal? De momento yo misma, aunque si alguien quiere lleva alguna sede en cualquier otro punto geográfico del país, lo podemos ir hablando. Con que se pague sus autónomos vamos tirando, pero tengo claro que para mí sería el chollo del siglo a nivel empresarial, la empresa de mis sueños:

¿No tiene usted carácter para plantarle cara a las constantes tomaduras de pelo de sus proveedores de Internet? ¿Teléfono? ¿Luz? ¿Gas?

¿Le da pereza montar el pollo a su compañía de seguros? ¿Le cobran injustamente recibos que ya dio de baja? ¿Se agota por cada discusión que tiene con los incansables operadores telefónicos que le despiertan a la hora de la siesta un sábado por la tarde?

¡No lo dude! Llame ahora a: “Telepollo” Montamos el pollo por usted.

En Telepollo tenemos tesón, carácter, voz aguda e incesante. No dejamos hablar al comercial de turno y somos capaces de desesperar a los teleoperadores. ¡No lo piense más! Si necesita usted montar un pollo a cualquier compañía, llame ahora a ¡TELEPOLLO! 902-PIO-PIO.

       ¿Telepollo, dígame?


Vamos que si lo veo…

34 comentarios:

  1. Jajajaja, me parto, porque imagino la escena... Tu voz alcanzando decibelios desorbitados y la vena Hinchada... Y diciendo
    TE SALVA LA DISTANCIA!!!

    Mil besazos apretados, Toc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJJA...Oye, hay que aprovechar las dotes de nuestros genes!

      Besitos!

      Eliminar
    2. jajjjjajjja... te ha llamado toc??????
      o qué significa toc para ustedes??
      no te calificaría como toc jajjja... creo!!

      Eliminar
    3. Toc, es la abreviatura de Tocaya...que tó hay que decírtelo. Sí, vale, ya sé que tienes un coluuuuuuuuuuumpiooooooo.

      Eliminar
    4. jajjjja...o las siglas de trastorno obsesivo compulsivo

      idioting!! ����

      Eliminar
    5. Jajajaja, eso es lo que tú tienes con el columpio.

      Eliminar
    6. coño yo pensé que era abreviatura de TOCacojones jajajajaa

      Eliminar
  2. jajjjjaaaajjja... te has olvidado de decir descerebraos "colegas descerebraos"... como llegué que la empresa estaba ya montada.. no me incluyo, vale??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad el texto original decía "una panda de cabrones", pero debe ser que me estoy volviendo más políticamente correcta desde que he decidido montar esta empresa. Míratelo a ver, contigo podemos optar por la versión espídica, en vez de la versión macrobronca. Es otro tipo de martirio! Jajaja.

      Eliminar
    2. jajjjajja... acepto cabrones!!
      y yo monto pollos de dos segundos... al tercero ya se me pasa todo porqueeeee teeeeengooooo un colummmmpiooooooo.. no te serviría de mucho mi velocidad espidicaaaa...

      Eliminar
    3. Yo acepto anónimos conocidos! Jajaja.

      Eliminar
  3. Pues mira, ando a leches con los del gas para que vengan de una buena vez a hacerme la inspección (ya lo contaré en el blog cuando termine esta pesadilla, si es que termina), así que lo mismo me vienen bien tus servicios.
    Pero eso sí, yo he sido teleoperadora y nunca dejaré de defender al gremio. Es muyyyy duro. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, dame los datos y te hacemos primera cliente. Solo por eso ya tienes descuento.
      Lo de los teleoperadores lo sé, he sido recepcionista y sé lo que es atender el teléfono. El infierno en vida.
      Espero esa entrada como agua de mayo.
      Besos!

      Eliminar
  4. Me encanta, ¿qué tarifas tienes? Yo con los del teléfono siempre hago lo mismo, digo operador hasta que se cansan ellos y me pasan con alguien xd! Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ser tú podríamos hablar de una tarifa económica. Déjame que lo vea...
      Yo decía que quería hablar con un operador, con un agente y nada. La misma frase y yo echando en bucle, en fin... Santa paciencia!
      Besos!

      Eliminar
  5. Bueno Ana parece que eso es en todos lados igual!! jajaja me has hecho reir pero es para colgarlos de un arbol en medio de una plaza publica!! jajaja Buena entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ahí me tienen ahora, sin línea en casa. Con un par!
      Saludos!

      Eliminar
  6. Telepollo, para los que no saben decir ni Pio... Creo que te vas a forrar, y si te pones traje de pollo ya ni te cuento. Te veo en The Time como empresaria del año.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, mejor de pollo en masculino, que lo otro sería demasiado grotesco (jua, jua, jua). Ya os aviso cuando sea millonaria. Dices tú de Amancio Ortega! Ja!

      Eliminar
  7. Eso del 902 ya mosquea un poco. Ya no te digo si se abusa del "todas nuestras líneas están ocupadas, espere un momento" y el momento se convierte en diez minutos. A ver si Telepollo se va a convertir en el denunciante denunciado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún paisano tuyo ha pensado justo lo mismo. Será que el cierzo os hace desconfiados...Déjame que despegue, hombre, luego ya si eso, montáis los pollos a Telepollo!

      Eliminar
  8. Me parece que cojeamos del mismo pie. Si necesitas personal, avisa.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nada empiezo el casting. Mándame el CV! Jajaja.

      Eliminar
  9. Pues mira si, porque los de la OCU son demasiado "light".
    Tendrías éxito fijo, con los bancos yo ya te amortizaría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La OCU es la diplomacia personificada. Ná, aquí hace falta mano dura!

      Un saludo!

      Eliminar
  10. Mira mira Anita que ya tenemos cartera de clientes jajajajajaa. El lunes empezamos jajajajajaaa
    Besines
    p.d. muy atenta quitar lo de "cabrones"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja...a ver, Covadonga, al César lo que es del César y a panda de cabrones, es lo que hay!

      ¿Has mirado sedes ya para ir abriendo sucursale en el Norte?

      Eliminar
  11. Negocio hay... Por pollos a montar no será... :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo. Aquí hay un filón!

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Pues es que eso a mi tambien me saca el mal genio eh! me quedo siguiendo tu blog yo también tengo uno, te invito a el, besotes..

    " estoy entre paginas"

    ResponderEliminar
  13. Mundial hijademivida. Qué carcajadas. Te contaré, así por lo bajinis lo que hace alguien que conozco (no, no soy yo, pero también se las gasta fino). Harto de hablar con las quimbambas y no poder entenderse, cuando llama a alguno de estos servicios telefónicos pide que le atiendan en euskera. "Ya", pensarás,"Qué majo. Yo no se euskera". Bien. El tampoco. Pero al menos consigue hablar con alguien con quien se entiende en un perfecto castellano a la primera de cambio. No es mala idea, ¿no?
    Mil besos, reguapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hosti tú! Yo lo voy a hacer en ruso...ya verás qué risas. Total lo hablo mal pero no creo que tenga la mala suerte de que la operadora sea Nadia Kolutishkina...(ver Telediario de la 1), jajajaja.

      Besotes!

      Eliminar